Alemania y Francia: extrema derecha en ascenso
Opinión

Alemania y Francia: extrema derecha en ascenso

El eje del poder en el Parlamento Europeo tiende a desplazarse hacia la derecha y la creciente presencia de la extrema derecha añade incertidumbre a temas clave

Por:
junio 10, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo (PE) arrojan preguntas acerca del futuro de la democracia, la inmigración, la diversidad religiosa y étnica, la guerra de Ucrania y la lucha contra el cambio climático, entre muchas. No tanto por la composición del parlamento, similar a la del que culmina, como por los desastrosos resultados de las votaciones para los partidos de gobierno en los dos países más grandes de la Unión que, además, fueron sus promotores: Alemania y Francia.

Ciudadanos de 27 países votaron entre el 6 y el 9 de junio para elegir a sus representantes en el PE. En total son 720 escaños que se distribuyen en un abanico que va de la izquierda a la derecha.

Es inevitable que las votaciones de cada país reflejen, más allá de incidir en un órgano supranacional, el grado de aceptación ciudadana hacia las coaliciones en Alemania, Italia, Francia o cualquiera de los países miembros.  Por tal razón, los resultados a escala europea no necesariamente reflejan el grado de insatisfacción ciudadana en determinadas naciones que, después de la segunda guerra, han sido bastiones de la democracia.

Así, la composición del parlamento elegido en el 2024 no dista mucho de la correspondiente a la última legislatura (2019-2024). Los bloques “europeístas”, que caben en un espacio de la centro - derecha a la centro - izquierda, siguen contando con amplia mayoría. No existe, con la nueva composición del PE, un peligro existencial a los propósitos de la Unión.

No obstante, los resultados electorales ratifican que el eje del poder en el parlamento tiende a desplazarse hacia la derecha y que la creciente presencia de diputados de extrema derecha añade incertidumbre a la gestión de temas como la misma razón de ser de la Unión, la guerra en Ucrania y las posturas frente a Putin, las políticas de asilo e inmigración, el cambio climático, la sustitución energética, entre otros.

Ursula von der Leyen, exministra alemana, actual presidente de la Comisión Europea, del partido alemán CDU (Unión Demócrata Cristiana, el partido creado por Adenauer, cerebro de la Unión, y de la excanciller Angela Merkel) será, probablemente reelecta. El PPE (Partido Popular Europeo, de centro derecha, europeísta, que agrupa partidos de afines de Europa), es el bloque hegemón del PE, con la capacidad de tender puentes con los segmentos “europeístas”.


Lo que realmente ha sido sorprendente es la magnitud de la derrota de Macron en Francia y de Scholz en Alemania


Lo que realmente ha sido sorprendente es la magnitud de la derrota de Macron en Francia y de Scholz en Alemania. La señora Le Pen, con su partido de extrema derecha, Agrupación Nacional, obtuvo un impresionante 31.5% de la votación, más que duplicando a Renacimiento (15.2%). Macron extrajo, de inmediato, las consecuencias. Disolvió la Asamblea Nacional y citó el 30 de junio a elecciones. Es un caso extraño, ya que, independiente del resultado, permanecerá como presidente hasta el 2027, cuando Le Pen podrá ser elegida su sucesora.

El caso de Alemania es dramático. Aunque la CDU fue la ganadora (¡qué alivio!), la Alternativa para Alemania (AfD) superó a cada uno de los partidos de la actual coalición, denominada el “semáforo” (socialdemócratas, verdes y liberales). Resulta increíble que haya dejado tendido al otrora formidable partido de Willy Brandt y Helmut Schmidt un partido que busca revisar la historia, incluyendo el Holocausto, además de su corte homofóbico y xenófobo…

La coalición de gobierno es rechazada por el 80% de los alemanes y ello se vio en las elecciones al PE.  En las elecciones, el Partido Verde fue el más castigado. Existe algún grado de repudio, quien lo creyera, a la lucha contra el cambio climático. La AfD no considera que los seres humanos sean causantes de la crisis climática, como tampoco acepta las sanciones a Rusia, ni opciones sexuales distintas a las binarias. Consideran que la democracia alemana se encuentra en un grado extremo de degeneración y que “el Islam no tiene lugar en Alemania”.

Ha sido tan radical que el partido fue excluido del bloque europeo Identidad y Democracia (con asiento en el Parlamento), al que pertenece el partido de la señora Le Pen.

Dicho lo anterior ¿qué ocurrirá si gana Trump en noviembre? ¿Mayor licencia para los partidos europeos populistas de extrema derecha para repudiar el sistema democrático, para aumentar su odio hacia los inmigrantes? ¿Putin triunfante? ¿Impunidad para los políticos corruptos? ¿Fin de los Objetivos de Desarrollo Sostenible? ¿Aliento a partidos de extrema izquierda para los mismo, es decir, torpedear las instituciones democráticas?

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Acuerdo entre Petro y antecesores: ciencia y tecnología no importan

Acuerdo entre Petro y antecesores: ciencia y tecnología no importan

Claudia Scheinbaum: el referendo que ganó AMLO

Claudia Scheinbaum: el referendo que ganó AMLO

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--