Alcalde Quintero, ¡que renuncien todos!

"Que salga quien confunde su patrimonio con el erario o está salpicado por la corrupción, las dádivas, el tráfico de influencias o de información privilegiada"

Por: Julian Esteban Puerta Bolivar
agosto 12, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Alcalde Quintero, ¡que renuncien todos!
Foto: EPM

“Usted no es amigo de EPM, usted es amigo de los contratistas”, fueron las palabras de Daniel Quintero a Jorge Londoño de la Cuesta. Quintero no lo preguntó, no lo insinuó o, como diría mi abuelita, ni le mandó a decir con nadie, lo afirmó. Desde ese día supimos que si llegaba a ser alcalde no guardaría un silencio cómplice.

Los sufragantes rezábamos para que estos contratistas no se acercaran a él ofreciendo financiar su campaña. La esperanza de cambio nos embriagaba y desbordábamos en proclamas y arengas por el hijo de la comuna 5, el de universidad pública, el del barrio de los escalones y, lo más importante, el que no era por derecho de sangre heredero al trono.

Por aquellos días en Medellín teníamos las imágenes de pueblos fantasmas evacuados por amenaza de desborde del Cauca, ventas de activos de EPM, servicios públicos al alza, el arriendo injustificado de La Macarena a un privado por 20 años, la criminalidad tomándose la ciudad, un urbanismo táctico causante de trancones y un gobierno municipal en discordia con el exitoso gobierno departamental; todo esto camuflado en un “qué más, bien o qué, estamos trabajando por la ciudad”.

Daban ganas de encontrar al burgomaestre de la época en la calle y responderle que no estábamos bien y que su trabajo por la ciudad no se veía… si iba de La Alpujarra a su casa en el ficóptero para saltarse el taco que causaban las obras del demorado Parques del Río era por algo. También provocaba increparlo por aparecer cuando cogían un enclenque ladrón en el centro pero no dar la cara cuando decenas de familias se quedaron sin casa con el incendio en Zamora y él las mandó a desalojar. Medellín no iba bien y esa pujanza, esa ciudad de desarrollo social y modelo de innovación, se estaba quedando solo en fama de días de gloria que ahora eran solo un recuerdo.

Por eso la importancia de un dirigente que viniera de abajo, con visión, amante a la tecnología, que no estuviera permeado por la corrupción y que conociera la ciudad más allá de La Inferior, La Superior, Los Balsos; un alcalde que supiera a qué sabe la chunchurria donde el Mocho en Buenos Aires, que se hubiera tomado una cervecita en la 68 y por qué no que hubiera bailado salsa en la 45 de Manrique... tan sencillo como que el pueblo reclamaba pueblo.

Pues el milagro pasó, la esperanza derrotó el miedo. Quintero llegó y no la ha tenido fácil. Ha sorteado con éxito la pandemia y en medio de ella hasta le ha sabido ahorrar dinero al municipio, dicho por los mismos entes de control. Y como no es solo el alcalde de la pandemia sino de todo lo que concierne a Medellín, Quintero ahora enfoca su mirada en la joya de la corona, EPM.

El alcalde quiere encontrar nuevos nichos de mercado para este titán. Se nota que leyó grandes tratadistas de la economía y la administración, y haciéndoles caso no está poniendo todos los huevos en la misma canasta al diversificar el portafolio de servicios. Pero esto no es todo, sabe bien que nuestra empresa orgullo padece de un cáncer (llamado contratistas) que se la come a billones. Además, la inversión no ha acabado, imprevistos aún puede haber, multas con seguridad llegarán y equipos por comprar o recomprar es lo que se viene.

Por eso Daniel Quintero madrugó a anunciar una demanda contra los contratistas por una cifra histórica, buscando así proteger el patrimonio de todos los medellinenses y el futuro, seguridad y continuidad de EPM. La medida no fue nada nueva para quienes conocimos sus promesas de campaña. Sin embargo, sí llegó de sorpresa a personas con intereses de por medio que esperaban ser consultadas para disuadirlo o para convencerlo de tratar estos temas en sesiones de medianoche en el consejo, como venían acostumbrados cada que asaltaban el nido de la gallina de los huevos de oro.

A estos mercaderes de lo público les digo que renuncien y que sigan renunciando, tomen ejemplo. Renuncien todos y renuncien ya. Quien confunde su patrimonio con el erario, renuncie. Aquel salpicado por la corrupción, las dádivas, el tráfico de influencias o de información privilegiada, renuncie. Renuncie una y mil veces porque su continuidad simboliza la muerte de la equidad, de la prosperidad y la esperanza que estas empresas del pueblo representan. Este es el gobierno del cambio, el no silencio y la denuncia, el que caminó tres kilómetros cada día para educarse en una institución pública y que tutelará lo público.

El hijo del tricentenario está cumpliendo.

@yojulianp

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Daniel Quintero le declara la guerra a Federico Gutiérrez

Daniel Quintero le declara la guerra a Federico Gutiérrez

Expertos en educación de todos los continentes se toman Medellín

Expertos en educación de todos los continentes se toman Medellín

Las tres del tintero

Nota Ciudadana
“No me preocupa ser oposición”: Daniel Duque

“No me preocupa ser oposición”: Daniel Duque