Alcalde Char, ¿para cuándo el megacolegio Salvador Suárez?

Durante su primer mandato el alcalde anunció la obra. Sin embargo, algo pasó y esta se detuvo. La comunidad exige respuestas y acciones contundentes

Por: ROBERTO ROSANIA SANTIAGO
octubre 26, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Alcalde Char, ¿para cuándo el megacolegio Salvador Suárez?
Foto: Twitter @AlejandroChar

En el primer gobierno del alcalde Alejandro Char, por allá en el año 2010, se anunció con bombos y platillos la construcción de varios megacolegios en la ciudad de Barranquilla, un proyecto ambicioso donde se invirtieron más de 200 mil millones de pesos. Esto fue aplaudido por toda la comunidad del sur de la ciudad, quienes vieron cómo se modernizaban los principales establecimientos educativos, algunos deteriorados en la parte locativa y otros en la planta de profesores (en la mayoría se notaba la falta de docentes de todas las materias, a pesar del esfuerzo que hizo la administración del exalcalde Guillermo Hoenigsberg Bornacelly en el período 2004 al 2008).

En el año de 2010 en pleno corazón del barrio Los Pinos, el alcalde Alejandro Char Chaljub anunció a los cuatro vientos la construcción del megacolegio Salvador Suárez con capacidad para más de mil estudiantes del suroccidente de la ciudad. La obra por un monto de $ 2.900 millones, que se iniciaba a finales del mes de julio del año 2010, cuyo contrato llevaba la firma del señor alcalde Char y de la secretaria de educación de la época Lucía Ruíz, fue informada a los medios de comunicación.

Efectivamente la obra se inició con gran ímpetu, pero inexplicablemente se paralizó en el último año de la gestión del alcalde Char, o sea, año 2011. A partir de ahí ha tenido cualquier cantidad de tropiezos administrativos y la comunidad del barrio Los Pinos no ha logrado obtener una explicación ni de la administración de Char (tanto vieja como actual), ni de la administración de la alcaldesa Elsa Noguera de la Espriella. Además, el nombre del contratista ha sido un misterio hasta hoy, ya que la obra nunca ha tenido una valla informativa, tal cual como lo señala la ley de contratación, que debe fijar públicamente el nombre del contratista, monto de la obra y duración.

Desde el año 2010 la obra del megacolegio está en un profundo y completo abandono, y como ya se mencionó la administración actual no da una clara información de lo que pudo pasar con su desarrollo. Con este proyecto se aspiraba dar cobertura a más de mil estudiantes de los barrios circunvecinos de esta parte de la ciudad del sur de Barranquilla, que se quedaron a la espera.

Además, el alcalde Char le prometió a la comunidad del sector construir en la misma obra unas instalaciones especiales o salones sociales para que pudieran desarrollar actividades sociales, al igual que una sede para la junta de acción comunal del barrio Los Pinos. Sin embargo, como lo demás, no se materializó. Todavía es la hora que la Secretaría de Educación actual ni el alcalde Alejandro Char dan la cara a la comunidad del barrio Los Pinos.

Por otro lado, los costos de las obra han subido exageradamente y nadie entiende el por qué, especialmente estando en rotundo abandono. Luego de que fijaron un monto inicial de $ 2.900 millones, apareció un reajuste de cuatro mil millones de pesos, sin explicación alguna por parte del contratista. Al precio de hoy, según la Secretaría de Educación, la obra del megacolegio Salvador Suárez vale $ 17 mil millones de pesos.

Para cerrar, cabe recordar que la capacidad de la zona actualmente es de aproximadamente 400 estudiantes, de los cuales el 37% presenta alguna discapacidad. Con la nueva sede del Salvador Suárez se aspiraba a que la población estudiantil llegara a los mil estudiantes, debidamente cómodos y con unas instalaciones adecuadamente confortables. Pero como dice la canción del grupo Niche, a la comunidad del barrio Los Pinos le pintaron pajaritos en el aire, porque esa parte de la obra es un refugio de gamines, carromuleros que han sustraído todo el hierro y los materiales que dejaron abandonados los trabajadores o la empresa contratista que adelantaba las obras.

¿Qué pasó con el contratista de este megacolegio? ¿Por qué se disparó su costo de 2.900 a 17 mil millones de pesos? ¿Quién era el contratista de esta obra? Estos son algunos de los interrogantes que la comunidad del barrio Los Pinos y de la ciudad espera que el alcalde Char responda.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
555

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Rector Prasca salió por la puerta de atrás de la Universidad del Atlántico

Rector Prasca salió por la puerta de atrás de la Universidad del Atlántico

El alcalde de Montería se deja seducir por el poder de los Char

El alcalde de Montería se deja seducir por el poder de los Char

El mega árbol de navidad en Barranquilla que le sacó la piedra a Peñalosa

El mega árbol de navidad en Barranquilla que le sacó la piedra a Peñalosa

Nota Ciudadana
La carcasa de Char

La carcasa de Char