Alabanzas a la impunidad

Maria Valencia, nieta de Jorge Eliécer Gaitán, se va en contra de Antonio Caballero tras su última columna en Los Danieles

Por: Maria Valencia Gaitán
julio 19, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Alabanzas a la impunidad
Foto: El Espectador

Mi abuelo, Jorge Eliécer Gaitán, no leía los periódicos en los que, en lugar de debates ideológicos, se dedicaban a calumniarlo, insultarlo y denigrarlo sin fundamento. Mi abuela, en cambio, los leía todos, para poder responder a quienes utilizaban la mentira como herramienta de debate supuestamente ideológico. Mi abuelo le decía a su esposa: “Amparo, no le gastes tiempo a esas insignificancias”. Y ella respondía: “De las grandes cosas ocúpate tú, que de las pequeñas me encargo yo”.

Hoy, a pesar de la insignificancia de un artículo, donde Antonio Caballero repite su acostumbrada cantaleta de denigrar sin fundamento, síndrome en el que no esconde un inmenso placer por insultar a cualquiera que, fuera de su círculo de amistades, se le presente en el camino.  Esta vez su escrito se centra en una clara alabanza a la impunidad en el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Le tocó el turno de sus diatribas a Gloria Gaitán, por su lucha en contra del manto de impunidad que ha encubierto a los verdaderos culpables del asesinato de su padre.

En su columna del 18 de julio pasado en Los Danieles, sin investigación ni comprobación alguna, Caballero se lanza por centésima vez a denigrar del prójimo. ¡Qué cansancio! Siempre el mismo tono de diatriba que busca ser aplaudido y catalogado de inteligente o chistoso.

Si fuera un periodista serio, habría investigado y habría constatado las múltiples pruebas que señalan a Plinio Mendoza Neira como el Judas del asesinato de Gaitán, “los Plinios” como apodó mi abuela a todo traidor. Tanto en el expediente del “caso Gaitán”, como en la Revista Cromos, los testigos del hecho relatan cómo Mendoza Neira tomó a mi abuelo del brazo, pidiéndole extrañamente a los demás acompañantes que se quedaran al fondo del corredor y, antes de que el asesino sacara el revólver, salió corriendo.

Eso explica su declaración, al decir equivocadamente que a Gaitán le dispararon en el pecho y que su rápida desaparición de la escena del crimen correspondió a su interés de buscar un taxi para llevar a Gaitán a la clínica. ¡Falso! El ministro Alfonso Araújo dejó testimonio escrito de que Mendoza Neira había aparecido de inmediato en el Palacio Presidencial a encontrarse con Ospina Pérez, a quien Gaitán, menos de dos meses antes, había señalado con el dedo de la ignominia como responsable del genocidio al pueblo gaitanista.

Testimonios y pruebas es lo que tiene la familia Gaitán para demostrar la complicidad de “los Plinios” en el asesinato de Gaitán.

-.
0
600
¿Por qué Carlos Vives a sus 60 años sigue conectando a los más jóvenes?

¿Por qué Carlos Vives a sus 60 años sigue conectando a los más jóvenes?

Un Honduras polarizado se prepara para elegir a su nuevo presidente

Un Honduras polarizado se prepara para elegir a su nuevo presidente

Hitchcock, un enfermo sexual que se escondía tras el oficio de director

Hitchcock, un enfermo sexual que se escondía tras el oficio de director

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus