“Ahora me toca hacer casting”: Consuelo Luzardo

La actriz celebra sus 56 años de carrera con un India Catalina por su personaje en El Laberinto de Alicia al mismo tiempo que se presenta en teatro con Entretelones.

Por:
marzo 20, 2015
“Ahora me toca hacer casting”: Consuelo Luzardo

¿Cómo le llegan a usted los personajes?

Antes me llamaban, me decían que iban a hacer tal cosa en televisión, que había un personaje, que podría hacerlo muy bien y uno a veces tenía muchas cosas y tocaba escoger el que más le sonara. Duré 40 años trabajando así porque sabían cómo era mi trabajo, pero hoy día llaman para una etapa de casting y es muy difícil llegar con un personaje porque dan muy poquita información al respecto. Cuando ya eres dueño del personaje y sabes que es tuyo ya es otra cosa y ahí si empiezas a construirlo.

Usted lleva 55 años trabajando en televisión… ¿Le toca hacer casting?

Claro que sí, y soy muy mala para hacerlos porque nunca aprendí. Es un momento muy corto y no alcanzas a relacionarte con el director que está ahí, y dirige el casting, pero no se crea una verdadera relación. Después es otra cosa y ahí si creas una relación pero en ese momento es una cosa como de obediencia, como de ¿Qué quiere usted? Yo sé que a estos niños de ahora les dan talleres para enseñarles cómo hacer un casting y como salir airosos. Yo debería hacer uno de esos porque no sé hacer un casting.

¿Cómo fue la experiencia en El laberinto de Alicia?

Maravillosa. Es que teníamos un directorazo que era Juan Felipe Cano. Él en principio quiere ser actor y entra a la escuela más dura de teatro que tenemos en Bogotá que es la del teatro libre. Sale de la escuela y empieza a hacer teatro, luego se va a España a seguir estudiando actuación pero empieza a trabajarle a sus amigos que hacían cine y se da cuenta que le gusta mucho opinar, por eso es que termina estudiando dirección, y es de los mejores directores que hay porque sabe dónde pulsar para que su actor haga tal cosa. Aunque también hay directores que nunca han sido actores y también entienden al actor muy bien. Además que tuvimos un mes solo de ensayos antes de grabar, como se hacía antes, últimamente la mayoría de producciones han regresado a los ensayos que es importantísimo porque es difícil ser la esposa de alguien que conociste hace cinco minutos.

¿Y le ha tocado trabajar con algún director que no entienda eso?

¡Claro que sí! Son directores que saben dónde poner la luz, dónde poner la cámara, son excelentes directores técnicos pero ante el actor sueltan su responsabilidad, te dicen “A ti te contratamos porque eres muy buena actriz, entonces haz lo tuyo”. Entonces ahí tocaba lo que uno buenamente pudiera componer “auto – dirigirse” que es un ejercicio que muy pocas veces da buenos resultados, y el que queda mal es uno porque no haces un buen trabajo, la gente lo ve y la crítica es inclemente. Muchas veces lo destrozan a uno y ni saben en qué condiciones se hacen las cosas.

La televisión es dura, a veces hay muy poco descanso y el ritmo de producción es muy alto porque en un día tienen que sacar muchas escenas, además la vemos también en teatro… ¿Usted a su edad cómo hace para poder con tanto?

Uno se acostumbra. Es un trabajo muy duro, de horarios muy extendidos, totalmente absorbente y donde siempre está la presión del tiempo, uno siempre tiene una gente atrás dándole chancleta “rápido, ¡Ya!” Pero uno se acostumbra a que hay que producir tanto tiempo en una semana. Es mi trabajo, y como todo el mundo, quiero seguir haciéndolo porque me gusta.

2

Su más reciente participación en televisión, en El Laberinto de Alicia le valió un premio India Catalina a Mejor Actriz de Reparto que no pudo recoger en Cartagena, por estar presentándose en la obra Entretelones en Bogotá.

 

Me da la impresión que hace un par de décadas la televisión colombiana era mejor…

No era mejor ni peor, era diferente, era otra cosa. A mí me siguen hablando de novelas que se hicieron en el 85, 79 y uno dice ¿Por qué las recuerdan a estas alturas con tanto afecto y todo? Porque cuando las vieron esa vez, fue algo que no solo les gustó sino que fue algo que les caló un poco más adentro y por eso permanece en el recuerdo. Cuando era como los picapiedra, con estas cámaras gigantescas que no las movía nadie, se hacían cosas buenísimas pero era por las temáticas. Lo más importante es no bajar la guardia en cuanto a las temáticas.

Personalmente creo que el cine es mejor que la televisión…

Depende porque mira lo que está pasando en Estados Unidos. Allá en este momento las cosas más interesantes se están haciendo en televisión, no en cine. La televisión gringa está aventurándose y haciendo lo que el cine no, por eso ves cosas maravillosas en televisión. Allá pasaba que había actores de cine que en su vida habían hecho tv, entonces ahora los ves felices de la vida protagonizando una serie.

Entonces dígame una diferencia entre cine y tv.

La permanencia. En el cine es mucho más grande porque la televisión es una cosa que pasa, como los periódicos. En televisión tú hoy puedes ser la figura más importante, ganarte todos los premios, estar en todas las portadas, pero de pronto por alguna razón no trabajas, o te vas del país, y cuando vuelves ya nadie se acuerda ti. En cambio la permanencia del cine es distinta hasta para las malas películas. Hacer una mala película es terrible porque en veinte años te la pasan y te va a doler, entonces lo único que quieres es ganarte el baloto para comprarle los negativos al director y quemarla completa en tu casa.

Hablemos de los realities…

Pues no tengo mucho de qué hablar porque no he visto ninguno y tampoco lo quiero ver. Me producen mucha angustia, me parece que es lograr sacar de la gente lo peor de sí para cumplir con un amarillismo que toca el morbo de la gente y la engancha por eso.

¿Por qué hacerse un lugar en la televisión colombiana es tan difícil?

Porque es un trabajo muy exigente y estás metiéndote en la casa de la gente, y uno no deja entrar a cualquiera a su casa. La televisión es el medio ideal porque desde ella llegas a todas partes. Ves la gente en los lugares más humildes que cuadra unos alambres con unas ollas y hasta allá llega la televisión, además hay mucha gente que la tiene como su único medio de distracción. Por eso mismo es que este trabajo uno tiene que cuidarlo, que tenerle mucho respeto, hacerlo lo mejor posible, es algo de quererlo mucho y no pararse ante la cámara a hacer cualquier cosa como todavía mucha gente cree que es.

Por @enriquecart

 

-.
0
8303
La gran vida de los hijos de Chupeta

La gran vida de los hijos de Chupeta

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Ser pillo paga

Ser pillo paga

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus