A medianoche...

"Es tiempo de nostalgia, de cantar con desgarros de garganta canciones tristes, y de añorar y de buscar la manera de burlarnos del infortunio"

Por: Samuel Astor Bahos
diciembre 15, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A medianoche...
Foto: Pixabay

En esta Navidad la cabalgadura de los reyes ha sido reemplazada por el trepidar del miedo; el frío de la noche apaga el manto constelado; las esperas son eternas sin fiestas estrelladas en silencios que guardan las confidencias trágicas y lo que se anticipa es el obituario del suceso. Todo requiere reparaciones, incluso las lágrimas que se guardan para la media noche mientras se leen cartas que fueron escritas al siniestro decoro de la desesperanza.

En el 2020 no se ha de olvidar la prepotencia de la tecnología ante nuestra sed de cercanía; todos volcados al collage subido en plataforma para alucinar con la presencia del que está, pero no del todo. La casa vacía, adornada con luces que enseñan reflejos de alegrías en visto, ignoradas por las almas inmersas hasta el fondo de la soledad. Es tiempo de vivir otras renuncias, la cena y los manjares condenados a la imposibilidad; renuncias al pasado por todo lo bello que nos diera y al futuro mientras se puja en larga espera. Echar de menos la música y el baile, la acción de gracias, la foto sin ausentes. Acusaremos los golpes del desencuentro y la muerte virtual de los amigos. Es un tiempo en el que hay que rebuscar por dentro para hallar motivos de gratitud, los mismos que hallados en lo profundo, se despegan desmembrando el alma cuando se quieren dejar salir.

Imaginaremos que el Niño Dios y Noel no están sujetos a la pesadumbre producida por la mortal amenaza, y esperaremos al pie del árbol sus dádivas para calentar la frialdad del lugar. Ellos podrán viajar por todas las naciones aumentando las entregas que por contagio serán póstumas. Y en su visitación protectora tratarán de no poner en peligro a nadie, su presencia estará anclada a las imágenes de Cristo, a los faroles que cuelgan fusilados por el viento y al aire que respiran los que se están despidiendo de este mundo.

A pesar de todo, esta Navidad es canto de fortaleza por la dureza de los vientos que atestiguan nuestras miserias y para las frustraciones que se anclan a la impotencia de extender una mano para acariciar y sentir un toque. Canto de fortaleza para estar sin estar, de hibernar mientras el caos termina y de aislarse mientras llega el nuevo día. Un acto de generosidad el de guardar las alegrías para otro año y cuidar de la quietud que soslaya el conjuro de estar separados; renunciando a dar la cara por temor a la enfermedad y buscando en la naturaleza un remanso que compense la fragilidad de la vida.

Es Navidad triste por los hogares desiertos, por los hermanos que faltan entre lamentos; por los queridos relegados por los muertos y la obligación del regalo empacado por el duelo. Es tiempo de reír llorando, de irnos al rincón donde no hemos de ser vistos para derretirnos en pesadumbre y agonía; tiempo de hablar de muerte, de elevar globos al firmamento como señal de despedida. Es tiempo de nostalgia, de cantar con desgarros de garganta canciones tristes; tiempo de añorar y de buscar la manera de burlarnos del infortunio y de hacerle una media verónica al constreñimiento para no ceder al dominio de la melancolía. Esta vez no habrá nochebuena, será noche de cazar fantasmas y recordar el fuego purificador que consume las tristezas; será noche de descubrimientos al amparo de una tradición que sabe de quebrantos, el regalo mágico, el milagro perfecto que al hacer memoria se manifiesta en forma de persona, en un juego cualquiera o en un sentimiento de lo alto que adviene en plegarias inéditas.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Navidad y Año Nuevo...

Navidad y Año Nuevo...

Nota Ciudadana
¡Chao, bisiesto 2020!

¡Chao, bisiesto 2020!

Nota Ciudadana

"Mamá, ¿dónde están los juguetes?"

Nota Ciudadana
El año de las marranadas

El año de las marranadas