¿48 meses para un cambio significativo?

Un arduo trabajo le espera al nuevo gobierno y los colombianos tienen gran expectativa, al menos, en ver como resultado avances en las poblaciones más vulneradas

Por: CÉSAR CURVELO
julio 05, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿48 meses para un cambio significativo?
Foto: Leonel Cordero

Es como si un brillante sol multicolor encandilara las cosas a nuestro alrededor. Como si nos hubiésemos adentrado en otra dimensión con ciudades y campos más vitales y expectantes, con fe en que podrá haber más empleos, mejores salarios, más atención en salud, más educación, más apoyo a las bellas artes y al deporte popular.

Como si hubiésemos traspasado un mágico túnel del tiempo y saliéramos a un mundo de ciencia ficción propio de novelas o cuentos fantásticos de Asimov, Bradbury, Clarke, Verne o Rebetez.

La derecha retrechera ha quedado maltrecha en Colombia. Se nos viene ―gracias a la voz de Dios― un gobierno alternativo, como en México, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Honduras, etc.

Y a la vuelta de la esquina, en menos de lo que canta un gallo ―tres meses y pico, el domingo 2 de octubre―, los neoliberales salvajes pueden volver a morder el polvo con otra aplastante derrota en el gigante Brasil.

“¡Ojo con el 2022!”, advertía el septuagenario mandamás a sus ultramontanos seguidores, a manera de Casandra criolla.

Ahora toca prevenir desde este lado. ¡Ojo con un golpe congresal! o cívico-militar o combinado-empresarial, o mixto, con todo el menjurje anterior, que incluiría a una que otra que no está en sus cabales.

Se sabe que el tiempo de empalme le dará a los que sabemos, hasta el domingo 7 de Agosto, un margen de mes y medio para raspar la olla, comprar aviones y firmar contratos y resoluciones acomodadas a manos llenas.

El nuevo gobierno podría estar en atado de pies y manos, calzas prietas y con mil camisas de fuerza en aspectos macroeconómicos del futuro inmediato.

Pilas, mosca, alerta con en el empalme. Los respectivos equipos del Pacto (¿o ya es “Frente Amplio”?) deben realizar trasversales y ágiles análisis de documentos estatales, estructuras de entidades públicas, flujos entrantes y salientes de caja del erario y manejo de reservas internacionales.

Graben y dejen resúmenes públicos de tales gestiones. Eviten encerronas burocráticas, lobbys licenciosos y cabildeos venales de los que sabemos.

Van a tratar de dañarles el oído con aquello de que son los que saben por dónde le entra el agua al coco.

En la realización de veedurías podrían colaborar grupos de análisis que incluyan profesores y estudiantes universitarios, que pueden llevar adelante puntuales investigaciones económicas paralelas a sus cursos y estudios de pensum, en especial en carreras de carácter social, tales como economía, administración, contaduría, derecho, sociología, etc.

También se puede recurrir a otros estudiantes, incluso los de matemáticas, informática, medicina, física, filosofía, artes, idiomas, etc.

Todo lo dicho para emprender la dura lucha contra la corrupción, que hay que combatir de entrada, desde la misma conformación de estos equipos. No puede haber riendas sueltas ni palos en las ruedas.

Hay una parte que nos atañe a todas y todos, y es la de seguir con tareas de culturización positiva. Habrá que estudiar con mayor detenimiento las visiones peligrosas que presenta el nuevo horizonte de acontecimientos.

Habrá que leer más novelas, ensayos sociales, cuentos variados y poesías modernistas. Habrá que trabajar o colaborar con más tesón, con mayor sentido de solidaridad. Habrá que tener sumo cuidado en cuanto a evitar accidentes y prevenir enfermedades.

Habrá que divertirnos con más actividades lúdicas y menos alcohólicas. Habrá que aprender a reunirnos de manera ejecutiva y no para chacharear, en especial en las comunidades, a ver si organizamos en algo nuestros anómicos vecindarios.

En este último punto deberíamos proponernos convencer a vecinas y vecinos progresistas de la necesidad primordial de ir más allá de las juntas comunales, de acercarnos más al alma de nuestros sectores, como son nuestras manzanas.

Una idea inicial y fácil de llevar a cabo es identificar dichas manzanas con nombres representativos y de tendencia educativa, y no con números o códigos, como lo hace el DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, y el IGAC, Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Esto nos puede llevar a a una identidad cultural autónoma vecinal, a un mayor sentido de pertenencia a nuestro barrio, así apenas nos hayamos mudado ayer en este.

Comencemos a recolectar frutos-proyectos, recoger cereales-iniciativas y desenterrar tubérculos-ideas. Y sumarles la pesca, la pechuga, el tocino, la carne magra de un gran acuerdo nacional.

Y poner todo a fuego lento en una olla socializada, echarle frescas verduras de nuestras veredas y ahí sí, cocinar el sancocho de propuestas de manera colectiva para una distribución equitativa, en ataque directo al alto coeficiente Gini que hoy padecemos.

La oportunidad de cambiar en nuestros vecindarios está servida a la mesa y los comensales del pueblo asistimos, ávidos, a disfrutar de los platos.

Pero ojo, las lentos mejoramientos no los vamos a encontrar en bandejas de plata, sin más allá y sin más acá. Habrá que luchar como gatos boca arriba por pequeñas victorias.

Prepárate a conciencia. “Siempre hay un camino cuando se sabe ver con los ojos de la inteligencia”, decía el inmortal actor y locutor Gaspar Ospina en su papel protagónico en radio telenovelas de la serie Kalimán.

-.
0
200
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus