Un 23 de septiembre: día histórico y falaz

¿Quién pierde con la firma del acuerdo de justicia transicional entre gobierno y Farc?

Por: Leonel Uriel Alzate Herrera
septiembre 25, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un 23 de septiembre: día histórico y falaz

Comienzo por decir que con la firma en la Habana del acuerdo de Justicia Transicional entre Gobierno y farc, el gran ganador es toda la cúpula de este movimiento subversivo, en tanto que los grandes perdedores son dos; Colombia, y Álvaro Uribe Vélez.

En primer lugar pierde Colombia; porque es un país de 50 millones de habitantes, de los cuales por lo menos 3 millones han sido víctimas directas o indirectas del conflicto armado con las farc, y no creo que haya reparación para más de un millón. También pierde Colombia porque la Fiscalía acaba de anunciar que retira las imputaciones contra los guerrilleros acusados de delitos graves, y que que hasta hoy, eran buscados "afanosamente" por la Justicia. Lo que significa que las farc logró desbaratar y pisotear el aparato de Justicia colombiano, doblegando a un gobierno que hace décadas gasta más dinero en la guerra que en la educación.

De otra parte, pierde el ex Presidente y hoy Senador Álvaro Uribe Vélez, porque esto demuestra que era mentira el cuentico chimbo que la guerrilla estaba diezmada, que el Ejército los tenía acorralados, y bla, bla y bla... Hoy queda claro que vivimos 8 años de un Uribe que nos vendió la idea de la 'Seguridad Democrática' bajo el imperio de una guerra que no sirvió más que para desgastar a las FF.MM. dejando una estela de muerte que en nada benefició al país, sino que por el contrario, aumentó el ya largo estimativo de muerte, que ni siquiera el Centro Nacional de Memoria Histórica ha logrado cuantificar con certeza.

Ahora bien, es evidente que el Gobierno va a firmar la paz con la guerrilla de las farc a más tardar en seis meses, y esto a la par de nuestra realidad, es una luz al final del túnel, pero... Si bien en materia de procesos de paz, Guatemala y El Salvador lo lograron -por lo.menos en el papel-, es claro también que estos países no estaban preparados para la post guerra, y hoy están carcomiéndose entre la corrupción, las pandillas y la desigualdad social. .
Y es que los que no ven más allá, ignoran que en la América Latina de hoy, los conflictos internos no cesan; simplemente mutan en su accionar violento, pero siguen dejando pobreza y muerte.

No se puede ignorar la cantidad de guerrilleros que simplemente no quieren volver a la ciudad, porque no están dispuestos a vivir de un auxilio gubernamental, cuando saben que las armas les producen más y mejores dividendos económicos, aunque solo sea para salir cada tres meses de la manigua al pueblo, y gastar su plata en trago y vagabundas, porque en eso convirtió 'tirofijo' a sus guerrilleros rasos, mientras el y su cúpula se hacían millonarios, y en últimas estos 'soldados rasos' de la guerrilla también son víctimas reclutadas por la fuerza y la mentira de una filosofía mal llamada "Marxista-Leninista". Por eso, sin ser ave de mal aguero, creo que muchos de estos hombres terminarán indefectiblemente en la selva, haciendo lo que saben hacer.

Tampoco se puede desconocer el poder que va a heredar la cúpula del ELN y otros actores del conflicto como el paramilitarismo, representado en las mal llamadas Bacrim, otro de los demonios que están desbaratando a Colombia.

Así que yo, en mi condición no de periodista sino de colombiano, creo que debemos ser mesurados en la celebración de este acuerdo y objetivos a la hora de seguir trabajando con esos actores del conflicto que no se llaman farc. ¡He dicho!

 

-.
0
1904
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La nueva política

La nueva política

Nota Ciudadana
Un presidente sin pantalones

Un presidente sin pantalones

El desperdicio de un Premio Nobel

El desperdicio de un Premio Nobel

Nota Ciudadana
Clara López, la mejor 'santista' en Colombia

Clara López, la mejor 'santista' en Colombia