2019: Un buen año para RCN pero negro para la tv colombiana

El canal demostró que sigue vivo y que todavía puede cautivar. Sin embargo, lo hizo con una telenovela de hace 20 años que no hemos podido superar

Por:
diciembre 18, 2019
2019: Un buen año para RCN pero negro para la tv colombiana

El 2019 fue el año en que RCN demostró que sigue vivo. Aunque el canal empezó y finalizó el año con cifras bastante malas lo cierto es que la mayor parte del 2019 vivió un receso, que hizo recordar sus épocas de gloria, en medio de la peor crisis de su historia. El artífice del buen año que tuvo el canal fue Fernando Gaitán. El libretista falleció en enero, cuando apenas estaba empezando el año. Esta lamentable pérdida, que tomó por sorpresa a todo el gremio de la televisión nacional, fue razón para que RCN le rindiera un homenaje trayendo al prime time la que había sido su obra más galardonada; Yo soy Betty la fea.

En principio la decisión fue ampliamente criticada y los primeros meses la telenovela, que se transmitía por cuarta vez en RCN, no contaba con muy buenas cifras. Sin embargo, con el paso del tiempo la historia fue revirtiendo la tendencia de los últimos años donde Caracol tenía el control absoluto del rating. La primera salida de Betty y Don Armando, los chistes del cuartel de las feas y las frases de la peliteñida cautivaron al país de igual forma que lo hicieron hace 20 años. Fue tal el éxito de la máxima creación de Gaitán que el tradicional Desafío, de Caracol, pasó como una de las temporadas menos vistas de dicho formato, pese a que Andrea Serna, antigua diva de RCN, era su presentadora. Igual sucedió con otras apuestas fuertes del canal como la telenovela Un Bandido Honrado y el programa de humor La Vuelta al Mundo en 80 risas, que debió ser sacado del aire antes de su final. Caracol no pudo con una telenovela que fue escrita hace 20 años.

Sin embargo, apenas se acabó Betty La Fea, en septiembre, todo regresó a su normalidad; Caracol retomó el control del prime time y RCN quedó sepultado como ya es costumbre. Al poco tiempo, a finales de septiembre, Caracol estrenó una nueva temporada de Yo Me Llamo, presentada por Valerie Domínguez y Carlos Calero, ex cónsul de Colombia en San Francisco. RCN, por su parte, intentó continuar con la buena racha que le trajo Betty La Fea repitiendo Los Reyes. Para octubre Yo Me Llamo alcanzó niveles históricos de rating rozando los 18 puntos y logrando los números más altos que ningún programa había logrado en 2019. Aunque en noviembre el programa decayó a los 12 puntos siempre se mantuvo como el programa más visto de la tv colombiana mientras estuvo al aire.

El 2019 no fue un año para la televisión colombiana porque quedó demostrado que en 20 años la industria televisiva no ha sido capaz de superar a un producto que fue hecho a finales de la década de los noventa. Es decir, de nada ha servido que técnicamente nuestra producción haya mejorado, que tengamos mejores cámaras y todo tipo de herramientas para producir series y novelas con calidad cinematográfica. A nivel creativo, que es lo que más importa a la hora de hacer cualquier producción audiovisual, estábamos mejor antes. No es secreto para nadie que las historias de hoy no cautivan. La tv perdió la magia que tenía en años pasados. La familia colombiana ya no espera la noche como en los tiempos donde todos nos congregábamos alrededor de la pantalla chica a ver la novela del momento.

Lo lamentable de que una telenovela escrita por el difunto Fernando Gaitán hace 20 años haya revivido a RCN por unos meses y Caracol no haya podido hacer nada para competirle es que queda demostrado que ninguno de los dos canales tiene ideas mejores. Por el lado de RCN no es de extrañar que el canal deje de invertir en producir dramatizados pues ya comprobó que repitiendo latas que tiene almacenadas le puede ir mejor que arriesgándose a hacer cosas nuevas. Y esto último es preocupante: significa menos empleo para actores, creativos y productores.

Para 2020 el panorama de nuestra industria televisiva parece estar enfocado en dos pilares específicos; producir desde Colombia para el extranjero y generar contenidos para nuevas plataformas tipo Netflix, que son las que están revolucionando la industria y las formas en que consumimos producciones audiovisuales. La llegada del tercer canal no fue lo suficientemente contundente para revolucionar la industria como se esperaba que iba a suceder. La televisión pareciera ser un dinosaurio en peligro de extinción, o bien, una industria que está evolucionando hacia algo que todavía no tenemos claro qué es. En todo caso, el 2020 trae consigo una nueva década en la que cualquier cosa puede suceder.

Por @enriquecart

-.
0
5000
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"Iván Lalinde llegó a ahorcar a una persona del equipo pero nadie se atrevió a denunciarlo"

Nota Ciudadana
Los medios de comunicación son los verdaderos actores del conflicto armado

Los medios de comunicación son los verdaderos actores del conflicto armado

Nota Ciudadana
Colombia, país de monas brutas y viejos verdes: así nos ve Caracol

Colombia, país de monas brutas y viejos verdes: así nos ve Caracol

El Tiempo Televisión no va más, salen más de 100 empleados

El Tiempo Televisión no va más, salen más de 100 empleados