Todos contra Petro

Hace rato que el establecimiento colombiano ve en el líder de la Colombia Humana la mayor amenaza para la continuidad de su dominio absoluto sobre la sociedad

Por: Emilio Lagos Cortés
diciembre 03, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Todos contra Petro

Sus denuncias contra las castas políticas asociadas al narcotráfico y el paramilitarismo, su primera aspiración presidencial y su paso por la alcaldía de Bogotá lo convirtieron en el enemigo número uno del establecimiento, la corrupción y el crimen enquistados en el poder.

Desde entonces está en marcha una campaña para destruirlo políticamente. Se le ha calificado de terrorista de civil, castrochavista, comunista y expropiador. De La Espriella lo señaló de ser socio del Loco Barrera; y Abad Faciolince dijo que no le gustaba porque no se reía.

El clímax de la campaña contra Petro se alcanzó en estos días en los que avanza el paro nacional. Se le acusó de incendiario, oportunista, sembrador de odio, de querer hundir el país, de ser agente del Foro de Sao Paulo, entre otros señalamientos. Se le crítica por usar su Twitter para convocar a marchar pacíficamente.

Contra Petro dispara la derecha. Esa casta política tradicional que por décadas se ha adueñado del país en las esferas política y económica. La casta que se ha enriquecido inmensamente mientras que la mayoría de los colombianos se empobrece de manera progresiva. Esa casta a la que siempre le ha ido muy bien, aunque al país le vaya mal. Ahora ven en Petro una amenaza a su monopolio del poder y la contratación estatal. Desde la pasada elección presidencial no duermen tranquilos.

Contra Petro también dispara eso que llaman el “centro”, que comparte el programa neoliberal de la derecha, aunque le avergüenza reconocerlo. Aspiran a asumir el gobierno una vez que la casta política tradicional se hunda.  Aspiran llegar al poder sin pisar callos dentro el establecimiento corrupto que hace agua. Sueñan con un frente entre el establecimiento que se retira del poder y un “centro” dispuesto a gobernar con la derecha en segundo plano, sin realizar reformas de fondo en la estructura de la sociedad colombiana. Se limitan a esgrimir la bandera de la lucha anticorrupción como lema, sin atacar a los corruptos, siendo Sergio Fajardo su máximo exponente. Fajardo, quien nunca ha denunciado ni se ha enfrentado a un corrupto; al contrario, se esfuerza por declarar que jamás hará parte de un frente antiuribista, como si fuera posible separar la corrupción de esa parte de la casta política que ha gobernado el país durante los últimos 20 años.

Y contra Petro disparan los grandes medios de “comunicación”, portavoces de los intereses del poder, y amplificadores de cada disparo de la derecha y el “centro” contra Petro. En cada entrevista se evidencia el intento por destruir a Petro ante la opinión pública, y hacerlo parecer como el responsable de la crisis generalizada que vive la sociedad colombiana. Durante la pasada campaña presidencial sembraron la idea de que la economía colombiana quedaba en riesgo si Petro era presidente, hoy dicen que la economía está en riesgo porque Petro ejerce su derecho a ser oposición política. Siempre lo culparán de todo.

Paradójicamente, los ataques engrandecen a Petro. El prestigio de la derecha y del gobierno está por los suelos; el del “centro” fajardista se empantana en su propia tibieza; y cada vez que los medios de comunicación intentan hacerle una encerrona en una entrevista, Petro se les crece mediante la argumentación, mediante la explicación de conceptos. Ejemplo de ello fue el intento de imponer en Twitter la tendencia #CulpaDePetro. Como los colombianos poco a poco dejan de tragar entero, la tendencia fue convertida en burla, y se escribió que por culpa de Petro se acabó el Imperio Romano y por eso mismo Songo le dio a Borondongo, y Borondongo le dio a Bernabé.

Si el establecimiento en conjunto persigue a Petro y si Petro se juega su suerte apoyando los justos reclamos de los colombianos que están en las calles, ¿qué supone uno?

Adenda. En los momentos trascendentales de la política colombiana Fajardo se “indispone” para no actuar. En la segunda vuelta de 2010 se accidentó en bicicleta; en la segunda vuelta de 2018 se fue a observar ballenas y a ver fútbol; y en el paro nacional de 2019 sufre de cólicos. En las tres ocasiones evitó enfrentarse al uribismo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
6000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La izquierda en Colombia: una voz silenciada

La izquierda en Colombia: una voz silenciada

La bofetada de Gustavo Petro...

La bofetada de Gustavo Petro...

La alianza con Mockus tira a Petro hacia el centro

La alianza con Mockus tira a Petro hacia el centro

Vargas Lleras el nuevo mejor amigo de Petro

Vargas Lleras el nuevo mejor amigo de Petro