Señores candidatos, invertir en educación no es construir escuelas

Petro y Fico sacaban pecho por cuál de ellos había hecho más escuelas como alcalde. Están equivocados: la educación es un arma de construcción masiva

Por: Jeferson Alexander Caicedo Galindez
marzo 28, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Señores candidatos, invertir en educación no es construir escuelas
Foto: Archivo particular

Hace pocos días, en medio de todas estas campañas políticas para lograr un puesto en la Cámara y Senado, leí una propuesta, de algún candidato, que me pareció curiosa e interesante: “La educación: un arma de construcción masiva”, y es que parece una frase tan relevante, una necesidad tan sentida, que debería no ser una campaña política, pues esto es lo que el Estado debería garantizar.

Analizando esta curiosa aseveración; comprendiendo el término de educación, la RAE la define como un “proceso para facilitar el aprendizaje o la adquisición de conocimientos, así como habilidades, valores, creencias y hábitos”. Entonces la definición desde un concepto holístico menciona que este proceso requiere un espacio “infraestructura” unos facilitadores “docentes”, una forma “didáctica” y un proceso “currículo” que lleva a una obtención de conocimientos.

Hasta el momento, el Estado ha dado a entender que en la educación lo que importan son las escuelas, es más, en un debate reciente de los candidatos políticos a la presidencia, Gustavo Petro y Federico Gutiérrez se sacaron los trapitos al sol; sacaban pecho por cuál de ellos había hecho más escuelas durante su periodo como alcalde y es aquí donde está el gran problema: piensan que la educación es construir escuelas, pero no mencionaron cuántas de esas escuelas que mejoraron tal vez el ingreso de niños o jóvenes a la educación también se fortalecieron en el presupuesto, en la cantidad de docentes y la optimización administrativa para la gestión del espacio académico, y este es el punto que no mencionan porque definitivamente no lo tuvieron en cuenta, una muestra de ello es que la relación docente/estudiante la aumentaron y, con ello, la carga para el maestro.

En Colombi,a según datos del Ministerio de Educación Nacional (MEN), a 2019 hubo 7.746,785 matriculados en la zona urbana y 2.414.296 en la zona rural. De estos, 4.264.543 fueron para la educación primaria y 3.519.612 para la educación secundaria, y solo 1.401.736 para la educación media. Así mismo, hubo una inversión de 47,3 billones de pesos en 2021 a 49,4 billones para 2022 del PIB, por tercer año consecutivo, los recursos para la educación han aumentado y “es bueno”.

Pero hay que comprender que Colombia está en niveles inferiores comparado con el ámbito internacional, pues según cifras de la Unesco, la Ocde y el Banco Mundial, la inversión que hace el país por estudiante está muy por debajo del a destinada por otros países. Mientras que al año el país gasta por estudiante en promedio 2.407 dólares, los países que integran la Ocde invierten 10.437 dólares, es decir, 4,3 veces lo de Colombia.

En otros datos el MEN también estableció que, en 2018, de cada 100 estudiantes que ingresan al primer grado de educación escolar, solo 46 llegan a grado 11 sin desertar ni repetir ningún año, y aproximadamente el 15 % de los estudiantes que aprueba el último grado de cada nivel educativo (transición, quinto y noveno) no se matricula de manera inmediata en el grado siguiente.

La Consulta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes realizada por Unicef en Colombia en 2018 indica que cinco de cada diez niños y adolescentes considera que únicamente aprende lo suficiente o poco en su escuela. Entre las razones que expresan se encuentran: porque hay clases aburridas, porque no entienden las explicaciones, porque los profesores no enseñan bien, o porque no sirve para nada. El mismo estudio también revela que 3 de cada 10 niños consideraron que lo que aprenden en la escuela no es del todo útil.

En este sentido la frase toma relevancia, pues en el territorio Colombiano la educación se puede plantear es como un arma de destrucción, no por el sentido de la generación del conocimiento, que por parte del docente y las escuelas o colegias hacen lo posible por hacer su gestión con lo que se brinda. La conclusión llega a partir del análisis que en Colombia este rubro antes mencionado no se ve reflejado y es que de los 49,4 billones de pesos del 2022, el 89 por ciento; es decir, 44 billones de pesos, corresponde solamente a gastos de funcionamiento, rubro que además recibe 1,3 billones de los 2 billones de aumento. Mientras que apenas el 11 por ciento (5,4 billones) es para gastos de inversión.

La educación, así como la salud, se han vuelto un excelente negocio para los políticos que encuentran en grandes contratos con poca capacidad de resolución de los problemas reales, un excelente espacio para la generación de buenos dividendos para sus bolsillos, otro ejemplo grande es el gran escándalo de centros poblados que involucra el MinTic sobre el contrato firmado y no ejecutado para brindar internet a zonas lejanas del país, así mismo otros escándalos en caso de sobrecostos en contratos de dotación de elementos de menaje para los comedores escolares, como estos hay una cantidad de procesos descubiertos (no sabemos cuántos más por descubrir) donde muestran que en Colombia la educación es una fuente para financiamiento de bolsillos de persona inescrupulosas que ponen en riesgo la capacidad y desarrollo de la infancia y evitan la probabilidad de que la educación sea un arma de construcción masiva pues los padres de la patria se la están robando.

-.
0
100
El ranking de los bancos que más dinero han ganado en Colombia para 2022

El ranking de los bancos que más dinero han ganado en Colombia para 2022

Después de 23 años la CIDH estudiará el homicidio de Jaime Garzón

Después de 23 años la CIDH estudiará el homicidio de Jaime Garzón

¿Qué hay detrás de la dureza de la minSalud Carolina Corcho?

¿Qué hay detrás de la dureza de la minSalud Carolina Corcho?

La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus