¿Quiénes son nuestros talibanes?

En Afganistán los talibanes se tomaron el territorio. Sin embargo, en Colombia hay ciertos políticos que, aunque no lo reconozcan, tienen mucho de talibanes

Por: Octavio Cruz González
agosto 18, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Quiénes son nuestros talibanes?
Foto: Pixabay

Hace poco, la supuesta muy sesuda y ponderada política del Centro Democrático María Fernanda Cabal señalaba y acusaba a los movimientos progresistas colombianos como la versión local de los talibanes, sentencia personal que obliga a retrotraernos en el tiempo para analizar esos comentarios, intentando inferir y poder descubrir, a partir de ellos, si puede tener razón, y estar en lo cierto.

O si, por el contrario, está intentando desviar la atención de quienes tragan fácilmente entero todo tipo de aseveraciones que se dicen a granel, sobre todo por aquellos que pertenecen a los partidos políticos que siguen y acompañan los postulados del muy poco ecuánime, neutral, centrado y sin tachas éticas ni morales, el expresidente Álvaro Uribe.

Además de un grueso porcentaje de nuestra población, quienes hastiados de tanta violencia, física y verbal, proveniente desde todos los lados y espectros de nuestra realidad interna, aspiran a creer y confiar en cualquiera que diga tener la solución a todos nuestros problemas, aunque sea por medio de la mano dura y la represión, como si fueran estas las mejores medidas para alcanzar algún grado de control social dentro de un país descuadernado y en permanente caos, en poder de una aberrante corrupción, exacerbadas, el caos y la corrupción, por unas clases dirigentes, políticas, industriales, religiosas y económicas, que no encuentran contención por parte de las sociedades en general, que se hallan totalmente sumisas y sometidas.

De allí que sea demasiado importante traer a colación, con hechos, las argumentaciones que desmientan esas aseveraciones sin sustento, que esa dirigente lanzó para expiar sus propias culpas, y de ese modo esparcir los excrementos que no se cansan de lanzar esos dirigentes y sus movimientos políticos, como aquel al que ella pertenece, intentando vehemente culpar a otros, con todo tipo de mentiras, sobre lo que en realidad viene ocurriendo en Colombia.

Aunque realmente viene sucediendo desde hace mucho tiempo, no se puede soslayar que principalmente ocurre desde el mismo momento en que el narcotráfico y la guerra internacionalmente emprendida contra él lograron cooptar a nuestro Estado y a todas sus instituciones, un hecho que es actualmente incuestionable e incontrovertible, y al mismo tiempo más visible que nunca antes, teniendo en ese tipo de políticos los mayores adalides de una toma total como estrategia económica y social, partiendo de gobiernos mimetizados entre una escuálida legalidad, pero dando visos evidentes de su podredumbre y de los manejos delincuenciales, en todas las estructuras del Estado colombiano.

El mismo hecho que las distintas sociedades colombianas hayan sido incapaces de reaccionar unidas para atajar estas acciones vandálicas no significa que ese tipo de comentarios tengan algún grado de veracidad, aunque hoy sea incuestionable que han podido hacer mella en la idiosincrasia nacional. Al extremo que las mayorías permanecen desunidas e indiferente ante ellas, y al hacerlo se está permitiendo cierto grado de aceptación hacia ellas; sin embargo, los verdaderos talibanes internos son ellos mismos, liderados por dirigentes relacionados y hasta provenientes directamente de negocios que tienen que ver con el tráfico de drogas, como ocurre con los talibanes en Afganistán, igualmente con el robo y la apropiación de tierras, con la misoginia y con el ataque y rechazo de comunidades minoritarias y diferentes.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ni con zancadilla de último minuto logró Cabal parar las curules de víctimas

Ni con zancadilla de último minuto logró Cabal parar las curules de víctimas

¿El comienzo del fin del uribismo?

¿El comienzo del fin del uribismo?

Senador del Centro Democrático despierta la ira de los pastusos

Senador del Centro Democrático despierta la ira de los pastusos

Nota Ciudadana
El Vichada

El Vichada "muy pronto va a ser parte en gran porcentaje del PIB de Colombia, y le va a aportar a la nación”