¿Qué es el bendito neoliberalismo?

¿Qué es el bendito neoliberalismo?

Las verdades y paradojas de los que significa ser neoliberal

Por: Juan David Torres
mayo 12, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Qué es el bendito neoliberalismo?
Foto: Juan David Torres

La palabra neoliberal es un hit incomparable en el argot político contemporáneo. Desde los colegios hasta los círculos intelectuales y de opinión, el término, utilizado de la manera más despectiva posible, triunfa en su empresa de inocular una profunda aversión hacia la libertad de mercado y todos sus derivados. Al parecer, los neoliberales son los causantes de todos nuestros males. La pobreza, la inequidad, la corrupción, el clientelismo, la violencia, la falta de competitividad en la industria y el agro, entre otros problemas, son producto del neoliberalismo, a pesar de que estos fenómenos tengan causas estructurales que se remontan a varios siglos atrás. Ojo, según sus detractores, el neoliberalismo llegó hace 24 años. Sin embargo, bajo esta lógica, los mismos conquistadores españoles serían una cáfila de neoliberales.

Los orígenes del término son bastante inciertos. Algunos se lo atribuyen a Ludwig Von Mises, economista liberal, quien en su obra Socialismo de 1922, estableció una dicotomía entre los antiguos liberales (defensores de la teoría clásica del valor) y los nuevos liberales (defensores de la teoría subjetiva marginalista del valor de Böhm-Bawerk y Menger). Otros aseveran que el término fue acuñado por un grupo de intelectuales en el coloquio Walter Lippman en 1938 en París, para distanciarse del liberalismo imperante en el viejo orden europeo. Sus ideas planteaban una combinación entre precios libres y la prevalencia del Estado de derecho. Otros lo asocian con el ordoliberalismo, o economía social de mercado, teorizada por Muller-Armack en la Alemania Federal durante los 60. Académicos alemanes como Schuller y Krusselberg de la Universidad de Marburgo, lo propusieron como un retorno al laissez faire y un rechazo al totalitarismo. Sin embargo, con el paso de los años la palabra adquirió un cariz peyorativo y carente de sentido alguno.

Y es que hoy, después de tanto cacareo, nadie sabe al fin y al cabo qué significa ser un neoliberal. Solo se es neoliberal. Todo lo que huela a privatización, concesión, iniciativa privada, libre comercio, TLC, Estados Unidos, emprendimiento, riqueza, valor de cambio, etc., es neoliberal. Empero, se ha ido más allá y se ha asociado a la palabra con todo tipo de epítetos despectivos y abstractos: criminal, inhumano, avaro, son algunos ejemplos. De esta manera, el término se ha llevado al extremo, y abarca todo tipo de fenómenos, conductas y personajes. Uribe, Santos y hasta el pobre Petro, quien se llegó a autodenominar “hereje del neoliberalismo”, han caído en esta clasificación. ¿Son tan neoliberales como los pintan? Depende de la óptica bajo la cual interpretemos lo que es ser neoliberal.

Aquí es preciso considerar ciertas paradojas. Si ser neoliberal es ser un criminal, ¿qué son las Farc y el ELN, qué fueron la Rusia estalinista, la China de Mao o el Nazismo de Hitler, todos caracterizados por su dossier criminal y su doctrina anti neoliberal? Si ser neoliberal es ser inhumano, ¿qué es Venezuela, donde marcan como borregos a los individuos para racionar la comida, mientras vociferan consignas contra el neoliberalismo? Si ser neoliberal es ser un avaro, ¿qué son Chávez y los Castro, quienes aseveraban que ser rico es inhumano, con sus ingentes fortunas de USD$2000 y USD$900 millones respectivamente? ¿Es más inhumano el supuesto neoliberal que pide levantar las restricciones a la importación de arroz, o el anti neoliberal que pide proteger la industria, a sabiendas que un incremento del 20% en el precio del arroz (causado por la protección) manda a 413,148 personas bajo la línea de la pobreza?

¿Sería Álvaro Uribe, ávido defensor de la guerra contra las drogas, un neoliberal, aún sabiendo que los teóricos del supuesto neoliberalismo abogaban por la legalización? ¿Será Petro un neoliberal por no hacerle el favor a Fecode de acabar con los 25 colegios en concesión, los cuales, además de no salir a paro, superan con creces en resultados, costos e infraestructura a los del distrito? ¿Qué caracteriza exactamente a un neoliberal?

Según parece, a los países considerados neoliberales les va mucho mejor que a los que más despotrican del mismo. Mientras el crecimiento proyectado por la CEPAL para Argentina, Brasil y Venezuela (en este caso, decrecimiento) es deleznable, países más amigables con la iniciativa privada y el comercio internacional, como Panamá, Perú, República Dominicana, Nicaragua, Bolivia (que predica pero aplica a la inversa las tesis del socialismo del siglo XXI) y Colombia, presentan guarismos más saludables. Y es que al parecer existe una gran confusión frente a lo que es ser neoliberal. Por ejemplo, nos plantean a los países nórdicos como la panacea frente al capitalismo. Lo que no saben es que son estos países los que ocupan los primeros puestos en libertad económica y facilidad para hacer negocios. Ignoran que en estas naciones se hayan privatizado las telecomunicaciones, las eléctricas, los correos y hasta las carreteras. De igual manera, se desconocen sus impuestos regresivos, sus mercados laborales flexibles (los despidos casi gratis en Dinamarca) o sus modelos de vouchers educativos similares a las concesiones, propuestas por el “neoliberal” por antonomasia, Milton Friedman.

Todo depende de la óptica. Si se asocia al neoliberalismo con sus orígenes, en relación con la libertad individual, de mercado, de asociación y de pensamiento, y un Estado que funja como árbitro, este se podría llegar a comprender. Si se sigue satanizando junto a tanques de guerra, hambre, despojo, motosierras, crímenes de lesa humanidad, entre otras distorsiones injustificadas y arbitrarias, el término “neoliberalismo” seguirá careciendo de sentido y siendo lo que es: una herramienta facilista para la politiquería barata, un insumo mediocre para el aplauso fácil y el elogio en el mitin.

@jdesign9615

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Nota Ciudadana
Inseguridad, un desafío para los colombianos

Inseguridad, un desafío para los colombianos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--