Poder público, institucionalidad y corrupción

Poder público, institucionalidad y corrupción

El actual gobierno debe ser consciente de que para la aprobación de las reformas que requiere la nación tiene que enfrentar la mezquindad en varios frentes

Por: MARCOS SILVA MARTINEZ
noviembre 28, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Poder público, institucionalidad y corrupción
Fotografía: Canva

El actual gobierno debe ser consciente que, para la aprobación de las reformas institucionales que requiere la nación, para construir equidad socioeconómica y alcanzar desarrollo tecnológico, económico, industrial y social, que las sustenten tiene que enfrentar la mezquindad mental y emocional, la mediocridad y la precariedad de la condición humana de los dueños de la riqueza y el capital y usufructuarios de los poderes público, que sustenta el Régimen institucional, que ha gobernado por más de doscientos años, a Colombia. Es clave y sin ello, las perspectivas son, al menos, dudosas. Y lo primero que debe atacar y extirpar es el cáncer de la corrupción.

Toda reforma, debe prever y estructurar ordenamientos específicos, para enfrentar el cáncer de la corrupción, en todos los niveles del poder público.

La corrupción en el manejo de los recursos públicos, por los niveles alcanzados  y la tolerancia institucional y social que la coadyuvan, impiden el desarrollo nacional y estimula la cultura mafiosa, que ya permea  a toda las estratos de la sociedad colombiana.

No entiendo: gente más llevada que uno protestando contra las reformas del gobierno Petro

Donde se coloca el dedo sale pus, expresó en 2013 el expresidente colombiano J M. Santos,  al referirse al flagelo  de la corrupción, pero nada hizo para extirpar ese cáncer  y hasta el presente, los gobiernos siguientes,  no encuentran antídoto para esa infección ética, moral, social y fiscal.

En el caso del Huila y sus municipios, el reciente informe de la Contraloría General de la Nación, sobre corrupción en contratación pública, constituye una radiografía aterradora, sobre el manejo de los dineros púbicos. Pero muy pocos ciudadanos se inmutan y menos los gobernantes de turno, la clase política y las organizaciones económico-sociales. La corrupción es ya parte del paisaje nacional.

Ese es un cáncer socioeconómico-fiscal que socava e impide el desarrollo integral nacional.

De acuerdo con conclusiones de entes de control e investigaciones particulares,  el Estado pierde o deja robar de los corruptos, más de $60 billones anules, equivalentes a cuatro reformas tributarias del actual gobierno y más del déficit fiscal.

El  cáncer de la corrupción es posible extirparlo. Se requieren  reglamentos precisos y sanciones contundentes y sumarias, para los responsables de actos de corrupción. Pero el actual gobierno, parece que no le importan las consecuencias de la corrupción pública y privada.

El instrumento más efectivo para las prácticas corruptas y saqueo de los recursos públicos, es la contratación pública.

Para erradicarla, es imprescindible adoptar  un Estatuto Único de Contratación. Un nuevo ordenamiento legal sobre Contratación Pública, debe ser obligatorio para todas las entidades que manejan recursos públicos y contratan obras y servicios.

Debe  ser concreto, preciso y racional, no como el actual Estatuto de Contratación o el sofisma del llamado “Pliego Único”, con el “Mico” de la puntuación para la selección de proponente y restringido a infraestructura vial. Otro  sofisma de distracción.

El Estatuto de Contratación debe  precisar  y ordenar que,  todo funcionario y/o proponente denunciado  por actos de corrupción debe ser separado  del cargo y/o del contrato correspondiente  suspendido, a partir de la imputación de cargos.

El funcionario público y  el respectivo contratista, al ser declarados culpables (persona natural o socios de persona jurídica), deben ser inhabilitados indefinidamente para ejercer funciones públicas y contratar con el estado.

El  contratista, como persona natural o los socios de persona jurídica, declarados culpables, y los integrantes de consorcios, deben ser  inhabilitado indefinidamente para contratar con entidad pública, en consorcio, unión temporal o integrante de persona jurídica. Además, todo investigado por actos de corrupción, debe ser investigado, de oficio, por enriquecimiento ilícito.

Las condiciones para participar en convocatorias para contratar con el estado, deben garantizar amplia participación de potenciales proponentes.

La evaluación y clasificación de propuestas, solo debe hacerse por cumplimiento de requisitos habilitantes para participar y clasificar, sin puntajes en todos los casos.

Ordenar que en todos los casos, debe haber mínimo cinco propuestas hábiles, como resultado de la evaluación,  en toda convocatoria. En caso contrario debe repetirse el proceso. ¿Qué piensan, al respecto, los elegidos alcaldes y gobernadores de Colombia?

La adjudicación debe hacerse solamente con balotas, entre los proponentes habilitados.

Debe ordenar que todo contrato de obra o prestación de servicios, en el sector oficial, debe ser firmado por el Jefe de Gobierno o jefe o gerente de entidad descentralizada.

Toda entidad oficial, que contrate obras o servicios, debe tener base de precios unitarios actualizados anualmente y debe someterlos a aprobación de la Contraloría General de la República, anualmente.

Lo que se plantea y sugiere aquí, es sencillo de precisar y aplicar, pero tiene abierta oposición   de politiqueros, clientelistas, burócratas y delincuentes de cuello blanco y  congresistas, muchos funcionarios incrustados en el servicio público.

Por  las actitudes y  posición de congresistas y por el resultados de debates y aprobación de normas de control contra la  corrupción, debe concluirse que la única vía rápida para implementar cambios concretos en el sistema de contratación pública, debe ser mediante facultades extraordinarias,  al  Sr. Presidente de la República, para que estructure y promulgue  un nuevo Estatuto General de la Contratación, mediante Decreto Ley, que contenga disposiciones como las sugeridas.

El mismo decreto ley, debe derogar toda la normatividad sobre contratación vigente. Debe precisar, procedimientos,  términos  y controles,  que acaben con todas las mañas que están utilizando ordenadores del gasto y proponentes, para saquear el presupuesto público, a través de la contratación,   aplicable a toda entidad que maneje dineros públicos, sin ninguna excepción.

La contratación pública es la vena rota del fisco nacional, no debemos ignorarlo u ocultarlo.

La  estructuración de ese Nuevo Estatuto, debe hacerla una comisión especial, integrada por personas de amplio conocimiento y experiencia  en análisis de costos, especificaciones técnicas, programación de inversión  y desarrollo de proyectos, entre otros.

Es un asunto de interés nacional, de tanta trascendencia, que no se debe confiar solamente  a abogados, economistas, administradores, filósofos, poetas, artistas, lagartos, politiqueros y  habituales burócratas  paracaidistas. Es un asunto específicamente técnico, en el que debe imperar el interés general, la ética y la moral.

Debió ser la primera decisión del presidente Petro. Parece que lo tienen trastornados los variopintos acuerdos partidistas y los tintos aguados.

Adicionalmente, si considera o prueba que es imposible lograr aprobación de un nuevo estatuto de contratación y le niegan facultades para adoptarlo por Decreto Ley, puede y debe recurrir a los mecanismos de participación ciudadana, y a través del Constituyente Primario y mediante los recursos constitucionales procedimentales vigentes,  lograr la aprobación y vigencia del Estatuto de Contratación necesario para suturar la hemorragia fiscal, que desde hace muchos años, ocasiona la corrupción administrativa, a los presupuestos públicos, en Colombia.

Solicitar facultades extraordinarias al Congreso o convocar al Constituyente Primario,  para desarrollar los procedimientos legales para institucionalizar y aplicar  un Nuevo Estatuto de Contratación, es un desafío, tan urgente e inaplazable, como declarar la Emergencia nacional, por inseguridad ciudadana para prohibir  totalmente el porte de todo tipo de armas e institucionalizar normas que efectivicen la sanción a los delincuente, que violan los derechos a la vida, honra y bienes de muchos colombianos 25-11-2023

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Ciénaga también tendrá su festival de la salchipapa

Ciénaga también tendrá su festival de la salchipapa

Nota Ciudadana
Descubriendo el paraíso verde: Nueva Zelanda y su compromiso con la sostenibilidad

Descubriendo el paraíso verde: Nueva Zelanda y su compromiso con la sostenibilidad

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus