Petro, ¿acorralado en el laberinto de su soberbia?

Petro, ¿acorralado en el laberinto de su soberbia?

No soy petrista ni antipetrista, soy realista y muy preocupado por el futuro de mi país, ante la ausencia de políticas y proyectos coherentes

Por: DARIO ALFARO TAMARIZ
abril 26, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Petro, ¿acorralado en el laberinto de su soberbia?

Al analizar la trayectoria política de Gustavo Petro, se observa un firme comportamiento de autócrata, donde la obediencia sumisa de sus seguidores, alimenta el orgullo de sentirse único, alardeando de su capacidad para refutar con solvencia a sus contradictores y, cualquier simpatizante que tenga la osadía de refutarle, lo ubica al lado de sus enemigos, e indigno de pertenecer a su organización política.

La actitud de nuestro Presidente, nos lleva a la creencia de que su vinculación al M-19 fue con el fin de adquirir alguna figuración que le permitiera crear su propia imagen para formar con sus incondicionales aduladores, su grupo político, pero siempre sin personería jurídica; porque tal condición, le exige el cumplimiento de las disposiciones legales que lo obligan a acatar los principios democráticos, como el respeto al libre discernimiento de sus militantes y directivos, imposibilitándole la creación de un gran partido político que aglutinara, no solo a quienes se entusiasmaran con su vibrante verbo, sino a la clase media que no traga entero y no perdona los excesos de las posiciones políticas extremas, pero a la larga, es la que define los resultados electorales, como sucedió en la última elección presidencial, siendo él, el gran beneficiado, pues sin el apoyo de este sector no hubiese alcanzado el triunfo, pero que, igualmente, ya le retiró su confianza.

No se puede desconocer la inteligencia y capacidad analítica del actual mandatario, pero tampoco es un secreto su reiterada manifestación de soberbia, que aleja cualquier intento de sus subalternos y asesores de recomendarle algo contrario a lo que él ha expuesto, limitándose la acción de tales funcionarios a cumplir las tareas trazadas por su superior jerárquico; prueba de esto es la rápida salida de los miembros de su gabinete ministerial con mayor experiencia y formación académica como Alejandro Gaviria y Cecilia López, al igual que el director de Planeación Nacional, Jorge Iván González, quien fue reemplazado por un abogado experto en litigios laborales y comunitarios que, aunque no tenga idea de planeación, está dispuesto a obedecer lo que su jefe ordene.

Los aspectos señalados que caracterizan la administración del Presidente Petro, priva a sus asesores de preveer e informarle de situaciones que, de darse, no se lograrían los objetivos que su gobierno se propone, con consecuencias desastrosas para el país. Prueba de ésto, son las reformas a la salud, pensional y laboral que, por su rigidez, han dado poco margen para concertar acuerdos en el Congreso de la República, que eliminen su dañina orientación populista y les den claridad y sostenibilidad a tales propuestas, para hacer posible su aprobación. Igualmente, puede decirse de la política minero-energética y la agraria.

En síntesis, el estado de confusión que nuestro Presidente ha creado en el territorio nacional, él lo interpreta como que todo se está haciendo, pero infortunadamente, nada se ha hecho, encontrándose así, acorralado en el laberinto de su soberbia.

Ojalá que las grandes marchas realizadas en el día de ayer, 21 de abril, contra el gobierno de Petro, sus reformas y su absurda constituyente, lo hagan comprender la imperiosa necesidad de rectificar el camino, pues de no hacerlo, su soledad puede llevarlo a cometer locuras, donde los más afectados serían sus inmediatos subalternos, a quienes señalará como culpables de su fracaso. Su ego será el alimento de su grandeza, pero su estatura histórica se minimizará.

No soy petrista ni antipetrista, soy realista y muy preocupado por el futuro de mi país, ante la ausencia de políticas y proyectos coherentes, pertinentes y sostenibles para combatir de raíz los 3 grandes males que padece nuestro pueblo, como son la inseguridad, la corrupción y la pobreza.

Economista – Docente universitario

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Nota Ciudadana
¿Por qué los 'call centers' se están chupando a los universitarios?

¿Por qué los 'call centers' se están chupando a los universitarios?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--