Pacho Santos y sus dos hijos rebeldes Gabriel y Pedro

El primogénito Gabriel es la piedra en el zapato del Centro Democrático, un congresista que vota independiente en contravía del gobierno y Pedro es abiertamente gay

Por:
mayo 31, 2021
Pacho Santos y sus dos hijos rebeldes Gabriel y Pedro

Gabriel, el primogénito era un bebe con escasos meses de nacido cuando su papá, Francisco, fue secuestrado por Pablo Escobar. Era el 19 de septiembre de 1990. Su esposa María Victoria García a quien Pacho no se cansa de agradecerle de ser el bastión familiar como lo hizo en un afectuoso trino a raíz  de su cumpleaños hace unos días, mantuvo la serenidad.

El patriarca de la familia, Hernando Santos, el influyente director de El Tiempo, movió todos los hilos posibles para buscar la liberación de Pacho, quien entonces era el jefe de redacción del periódico. El capo mayor buscaba precisamente golpear el corazón el poder para presionar en su agenda contra la extradición en la guerra declarada contra el Estados. Pacho le peso llevar el apellido Santos que para Escobar era uno de los símbolos del poder en Colombia.

Estuvo cerca de ocho meses amarrado a una cama, en una casa con goteras y puertas de latas en las afueras de Medellín, viendo un televisor y rogando que los pisto locos del capo no lo ejecutaran. Aunque sobrevivió y lo liberaron, 1990 fue un año terrorífico para el país. Diana Turbay, fue asesinada en un fallido rescate de las fuerzas especiales del ejército en el gobierno del  presidente César Gaviria. Pacho Santos fue liberado. Tuvo suerte. Era una de las ofrendas de paz que le daba Escobar al gobierno Gaviria y convencerlo de su entrega inminente, en una cárcel en las afueras de Envigado diseñado a su entero capricho.

Su regreso a casa fue una mezcla de tristeza y euforia. Pacho Santos abrazó a Gabriel y lloró. El secuestro lo había cambiado para siempre. Hizo una pausa en el periodismo activo en Colombia, viajó a Estados Unidos a estudiar periodismo y de regreso fundó  Pais Libre, la fundación para enfrentar el flagelo que había vivido en carne propia. Y luego vendrían las marchas contra el secuestro diarias y un Francisco Santos con mayor visibilidad pública, mientras la familia crecía: Gabriel, Benjamin, Pedro y Carmen.

Los planes iniciales era permanecer un tiempo en el extranjero, la familia se trasladó a España mientras Pacho iba y venía, jalonado por el activismo contra las Farc, buscando liberar secuestrados, incansable con las familias de las víctimas. Su activismo derivaría en una propuesta inesperada: ser fórmula vicepresidencial de Alvaro Uribe para las elecciones del 2002 . Gabriel, el primogénito no podía ser ajeno a este nuevo destino.

Cuando regresaron al país, Pedro tenía siete años. La intensidad del trabajo de su papá en la vicepresidencia y con múltiples compromisos fueron del país, lo llevaron a crecer independiente y a escoger su propio camino. A vivir en sus términos. A punto de concluir el segundo período como fórmula vicepresidencial de Alvaro Uribe, Pedro Santos tomo una decisión clave. Tenía catorce años y estaba en plena adolescencia cuando citó a sus papás. Y fue en el escenario de un restaurante cuando rompió en lágrimas, pero sin titubeos les dijo a Pacho y María Victoria: “Tengo algo que confesarles…”  Pacho lo intuía.  Le tomó la mano y le dijo que fresco. Ellos ya sabían que era gay.

La familia recibió la noticia con normalidad. Después de su confesión se fue a estudiar en Barcelona a terminar el bachillerato. Luego se fue  Nueva York a estudiar fotografía y, cada tanto, regresaba al país. A finales de la década pasada, con 25 años, le confesó a un país homofóbico que era gay.

Su primo segundo Martin Santos, hijo de Juan Manuel, primo hermano de Pacho y políticamente antagónicos, hizo una infidencia descomedida con Pedro, en sus afán de atacar políticamente a Pacho y al ex Presidente Uribe para defender el plebiscito y el gobierno de su papá.

Pedro, con altura, no contestó. Esperó a que Twitter se la cobrara y la gente también lo hacía por una clara agresión homofóbica. Pedro ni siquiera se enteró al momento porque no tenía Twitter. Sonrió y se liberó. Para él fue un favor, fue la oportunidad de volver pública su opción sexual que convirtió en una militancia por la libertad de los LGTB.

Gabriel, a sus 21 años, uno años después de que Uribe hubiera dejado la Casa de Nariño, entró a estudiar Derecho a la Universidad de Los Andes. Allí, se vinculó a la agencia de abogados Holland  & Knight como traductor pero terminaría ascendiendo como profesional. Pero lo tocó el bicho de la política y siguió los pasos de su papá: se vinculó en el 2006 , como coordinador de las juventudes uribistas.

Aunque la verdadera opción por lo público la tomó en la campaña al congreso en el 2017, en que se representó a la Cámara por Bogotá, después del fracaso de la candidatura de Pacho Santos a la alcaldía de Bogotá.

Obtuvo más de 22 mil votos y llegó a la Cámara con la bancada del Centro Democrático pero con un talante independiente que le ha permitido perfilarse con independencia. Ha enarbolado la consigna de la reducción de sueldos de los congresistas y en su defecto el recorte del período de vacaciones de los parlamentarios que va para el tercer debate. Con el paso del tiempo cada vez marca más distancia del redil uribista. El twitter es su arma para expresarse, y la usa sin reparos.

Pedro es beligerante en la defensa de los derechos de la comunidad LGTB y vive su vida a su aire

-.
0
10500
Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus