No queda otra que abrir los ojos

No queda otra que abrir los ojos

Hay un mal momento con un inescrupuloso que sabe mentir y atropellar. Pero realmente la nación comprende lo que pasa y sabe cómo evadir esos malos tiempos.

Por: Armando Barona Mesa
febrero 20, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
No queda otra que abrir los ojos
Fotografía: Canva

El gobernante ecuánime debe ser equilibrado, justo, veraz e imparcial. Ha de entenderse que si bien fue elegido por una facción mayoritaria del pueblo, su deber es gobernar para todo el pueblo sin parcialidades a favor de unos y en contra de los otros. Ese, sin duda alguna, es su deber indeclinable.

La historia enseña: Pericles era el gran arconte de Atenas. Un día, cuando sale de casa, un energúmeno se iguala a su paso y lo insulta con todas las malas expresiones. Pericles no se inmuta; y llega a su trabajo y el energúmeno prosigue desde afuera insultándolo. Con un gesto del gobernante lo habrían podido aprehender y hasta decapitarlo. Pero éste nada dice; y al caer de la tarde, cuando sale hacia su casa, el insolente se parea a su lado con todos sus interminables insultos. Llega a casa y el agravio prosigue. Entonces, cuando irrumpe la noche, Pericles manda a dos guardas con antorchas y le dicen: El arconte nos envía para que te acompañemos hasta vuestra morada, en orden a que no te pase nada en el camino.

Ah, cuánta diferencia. El presidente Petro fustiga con palabras a quienes de alguna manera, dentro de su oficio legal, se oponen a los múltiples atropellos a la moral y a la Constitución. Nadie inventa lo que ha ocurrido con el hijo Nicolás y el recaudo de dineros ilegales para la campaña. Eso no es un invento. Ni tampoco lo es que el señor Benedetti habló de que él mismo recibió quince mil millones de pesos mal habidos con el mismo destino y que además Petro -como ya se había dicho antes- era un drogadicto. Ni se lo inventó nadie que el hermano del presidente estuvo en negociaciones con los narcos de la Picota para fortalecer la campaña. Ni se ha olvidado el video de los fajos de dinero, gruesos, que recibe Petro de un tal Montes, antes de las elecciones. Todo esto es sucio y amerita que la justicia lo conozca y lo juzgue, acorde con la Constitución y las leyes vigentes.

La Fiscalía debía investigar tales desaguisados, al igual que la Corte y la justicia ordinaria. ¿Cómo pretender que no obren conforme a su deber? Ah, pero el señor Petro, como cualquier orador de barrio bajo el barniz de revolucionario, monta un discurso que se encarga de que circule con toda la propaganda que gasta en favor de su gobierno y mueve sus “colectivos”, al igual que el faltón de Maduro, para las movilizaciones que él mismo sitúa a la vista de todo el mundo en los sitios claves y estratégicos que los marxistas manejan a la perfección.

No se puede olvidar que la que después se llamó “primera línea” que alborotó tanto a Colombia, sobre todo a Cali, surgió de las instrucciones que dejó -Petro- a la Cut y a Fecode antes del viaje placentero que emprendió hace dos años a Italia. En esa oportunidad tiró la piedra y escondió la mano.

El nombramiento como embajador de Benedetti es una grosería que además indica que hay un chantaje triunfante debajo de eso, por los conocimientos que aun conserva aquel personaje de reconocidos antecedentes abominables. No, este no es un país de burlas en el que un presidente sin escrúpulos y con todos estos antecedentes puede manejar la justicia, humillándola y arrinconándola y advirtiendo que esas armas torcidas de la época del paro serán nuevamente usadas en su beneficio personal.

Por favor, abramos los ojos y miremos ese nubarrón oscuro y siniestro que se nos vino encima. Y que obremos en conciencia para que vuelva a brillar la justicia y la decencia. Hay un mal momento con un inescrupuloso que sabe mentir y atropellar. Pero realmente la nación comprende lo que pasa y sabe cómo evadir esos malos tiempos.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Síndrome de Estocolmo: el alimento de la corrupción en Colombia

Síndrome de Estocolmo: el alimento de la corrupción en Colombia

Nota Ciudadana
En el Caribe comes o pagas energía

En el Caribe comes o pagas energía

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--