Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

“El ministro Cárdenas debe renunciar”: Fernando Sierra

El Representante a la Cámara por el Meta lanza fuertes críticas contra las políticas económicas y sociales del Gobierno actual

Por: Fernando Sierra Ramos
Marzo 15, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
“El ministro Cárdenas debe renunciar”: Fernando Sierra

Es notable y alarmante la falta de resultados del actual Gobierno en todo lo referente a las políticas económicas y sociales, lo que ha llevado a que muchos colombianos hoy no disimulen su inconformidad y así lo demuestran las encuestas. A este Gobierno le ha faltado seriedad para asumir sus responsabilidades ante los grandes problemas que atraviesa el país y se ha convertido en un experto en hacerse el de la vista gorda en lo que le corresponde en temas tan trascendentales para la nación como el escandalo de Reficar, la venta de Isagen, los millonarios contratos de derroche y ahora ‘el apagón’, el cual han querido maquillar llamándolo: cortes programados de energía.

Llama la atención, y a esto dedicó mi columna hoy, que en todos estos descomunales escándalos siempre aparece un nombre: Mauricio Cárdenas Santamaría, quien hoy sigue al frente del ministerio de Hacienda y Crédito Público, impávido, como si nada supiera.

Cárdenas es un hombre que pareciera vivir en una realidad paralela en la cual el país va por muy buen camino. La economía de Colombia es ejemplo para el mundo: decía. ¿Cómo es posible que hasta relativamente hace poco tiempo el Ministro de Hacienda no hablara de la devaluación del peso colombiano, de la inflación cercana al 6%, la caída de la inversión extranjera a 26%, la caída de las exportaciones en un 34%, la nota negativa que nos puso la calificadora de riesgo Standard & Poor’s Ratings Services? Así es él. Siempre se ha negado a llamar las cosas por su nombre y oculta la realidad, hasta que ya es demasiado tarde. Así lo ha hecho por su paso por las diferentes carteras y gobiernos. En todos ha dejado huella en detrimento del país.

Recordemos. En 1998, Cárdenas era el ministro de Obras Públicas (hoy Transporte). En esa época estuvo en el ojo del huracán luego de que estallara uno de los escándalos de corrupción más graves del país: Dragacol. Su gestión fue altamente reprochada por la sociedad y sentenciado como solidariariamente responsable en un fallo del Consejo de Estado. Todo por el detrimento patrimonial que había sufrido la Nación cuando el Ministro aprobó una conciliación por 26.000 millones de pesos, que no debió pagar.

Sin embargo, pareciera que el Ministro no ha aprendido la lección, pues no hace más de unos meses ha estallado otro escándalo que logró eclipsar el de Dragacol: ¡Reficar! La Refinería de Cartagena es uno de los activos estratégicos más importantes de Ecopetrol, creada para lograr realizar el proceso de refinación del crudo en el país. La repotenciación de la planta inició en 2006, pero a lo largo del tiempo y habiendo pasado 10 años ya, se presentaron unos sobrecostos de más de 4.000 millones de dólares. Cárdenas es doblemente responsable sobre las omisiones que ocurrieron bajo su gestión tanto como Ministro de Minas y Energía (2011) y como Ministro de Hacienda (2012). Esto se debe a que en ambos cargos, tuvo presencia en la junta directiva de Ecopetrol y no se percató de los millonarios sobrecostos, ¿o sí? Por tal actuación, la Procuraduría General de la Nación resolvió recientemente abrirle investigación. Estos hechos no dejan de generarnos una serie de inquietudes: ¿Dónde está el Ministro que no ha querido dar la cara? ¿Es válida la posición del Gobierno de mirar por el espejo retrovisor, luego de ya casi 6 años de la administración Santos?

Pues bien, como si fuera de poca monta la omisión sobre Reficar, el Ministro hizo oídos sordos a los conceptos de muchas entidades y personas -de diferentes vertientes- que le pedían no vender la electrificadora Isagen. Como bien lo resumió la periodista Salud Hernández en su columna del 17 de enero del diario El Tiempo: “Siguen en su burbuja palaciega, nadando en prepotencia y distanciados de la calle. Confundieron el ensordecedor clamor nacional contra la venta de Isagén con una rabieta uribista y lo despreciaron”.

Es irónico que para vender Isagen, Cárdenas y Santos no tuvieron el menor reparo en omitir las voces de protesta, pero ahora ante la realidad de un apagón, instan a los colombianos a que los ayudemos en el noble propósito de no quedarnos a oscuras. Sin embargo, no menos oscuro fue el proceso de venta de la electrificadora: un único proponente, requisitos hechos a la medida del actual propietario, plazos bastante cortos y, lo peor, con el precio del peso colombiano devaluado, lo que pagó efectivamente la compañía canadiense por Isagen es no menos que una ‘ganguita’. Por estos hechos, la Fiscalía General de la Nación también le abrió investigación preliminar a Cárdenas.

 Ad portas de un apagón nacional, también debemos ser enfáticos en que Cárdenas no puede salir impunemente del asunto y eludirlo con el argumento que el Fenómeno del Niño es el único culpable (salvo que esté hablando del niño Juan Manuel). Cómo es posible que quien fuera Ministro de Minas y Energía en 2011, hubiera hecho caso omiso a la inestabilidad energética que se avecinaba y se empeñara en vender Isagen. ¿No era mejor financiar los proyectos de energías alternativas que tanto ha prometido este Gobierno, en lugar de empecinarse en arrasar el medio ambiente con su fracasada locomotora minera?

El ministro Cárdenas al igual que el Gobierno al que representa ha demostrado con sus hechos que lo que dice no es verdad. No hace más de unas pocas semanas el exministro de Minas y Energía, Tomás Gonzáles, decía de forma enfática que no había el menor riesgo de un racionamiento, hoy tras su renuncia, nos enfrentamos a una realidad completamente diferente: los embalses del país están en niveles críticos de 25% y el apagón “está de un cacho” como la paz de Santos.

Hoy el país también ha conocido que el señor Jorge Hernán Cárdenas tiene multimillonarios contratos con el Gobierno y con la Policía Nacional. Nada importa, es el hermano del ministro Cárdenas. Otro tema por el que tampoco responderá.

Con estos antecedentes y ante la negativa de responder por cada una de sus actuaciones, hoy le digo al ministro Cárdenas: por el bien del país, por favor ¡renuncie!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2269

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La desigualdad como norma

La desigualdad como norma

Tanto las fuentes de creación de riqueza, como su distribución, están concentradas en muy pocas manos, que además acaparan el poder político en Colombia
Corrupción “Dulce” Disfrazada de Inversión Social

Corrupción “Dulce” Disfrazada de Inversión Social

"Santos administra a punta de mermelada una empresa llamada Colombia"
“La guerra de las Farc se acabó en el 2015”: León Valencia

“La guerra de las Farc se acabó en el 2015”: León Valencia

El último semestre del 2015 ha sido el de menos confrontaciones de las Farc en sus 30 años de existencia
Pesos pesados en el desfalco de la refinería de Ecopetrol RefiCar

Pesos pesados en el desfalco de la refinería de Ecopetrol RefiCar

Presidentes de Ecopetrol y ministros de Minas y de Hacienda pueden salir implicados penal y disciplinariamente