Opinión

¿Medicina alternativa? Qué buen negocio

Por:
Diciembre 26, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Muchas personas descorazonadas con la poca efectividad de la medicina tradicional u occidental acuden a tratamientos alternativos. De ahí salen con un montón de procesos que van desde goticas insalubres, chuzadas de todo tipo, electrodos, masajes, cristales, lecturas de ADN, auras, etc.

Nadie controla la medicina alternativa, ni el Invima, ni el ministerio de Protección Social, ni la Superintendencia de Salud, ni la de Comercio, ni las asociaciones médicas. Frente a esta medicina las y los pacientes están desarmados como conejitos de indias: si se mejoran es gracias a procedimientos alternativos, si se mueren es porque así lo quiso Dios.

El problema es que miles o millones de personas van cada día a dejar sus “diezmos” en las arcas de unos mercachifles sin ningún nivel de calidad, ni control, que pueden ser o no salvadores, pero que en ningún caso asumen responsabilidad frente a su clientela.

Hay tutelas y demandas cuando una IPS o EPS se equivoca, cuando se produce el paseo millonario o cuando un profesional de la medicina recomienda un tratamiento equivocado. En esos casos, los jueces y las superintendencias caen con todo el peso de la Ley. Eso está bien, nadie puede, ni debe lucrarse con la salud de la población. La medicina es un servicio social y prestarla con responsabilidad es una obligación del Estado que debe velar por la preparación de profesionales como un compromiso sagrado de las instituciones educativas.

Sin embargo, al otro lado hay una zona gris, más aún, una sobra obscura que no permite ningún control, que no asume ninguna responsabilidad y a quienes nadie controla, ni en precios, ni en rigor por los tratamientos, ni mucho menos en los resultados.

Es posible que algunas formas de ver la enfermedad sean acertadas. Una mirada holística, que consiste en ver la persona como un sistema integral en el cual lo físico y lo emocional se conjugan como un conjunto que no se puede escindir, puede resultar útil y hasta necesaria. Sobre todo frente a esa tendencia “moderna” de subespecializaciones que separa de manera simplista los sistemas para dejar cada órgano respondiendo por sí mismo. Sin embargo, de ahí a la totalización que simplifica, que resuelve todas las enfermedades en un todo llamado paciente, o mejor cliente, es un camino peligroso.

Bajo el principio de que el Ministerio de Protección Social solo protege lo que puede caber en las facultades de medicina estamos cayendo en el mundo mágico de la brujería. De igual manera, si se sigue considerando que el Invima y la Supersalud solo pueden controlar goticas o pastillas consideradas medicinales, estamos en poder de mercachifles que montan “laboratorios de bolsillo” para vender placebos sacados de cualquier cosa, sin calidad ni control, la especulación comercial va a producir muchos réditos para los llamados “alternativos” y muchas víctimas entre los considerados “pacientes”.

Me parece que la situación es insostenible. Frente a la inoperancia de la medicina tradicional, no podemos permitir el desborde de la improvisación y el negocio. La salud es algo muy serio para dejarla en manos de teguas y de comerciantes.

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus/

Fecha de publicación original: 20 de junio de 2014

-Publicidad-
0
2823
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Hora de mentiras y fábulas

Hora de mentiras y fábulas

Calculadora o ábaco para Macías

Calculadora o ábaco para Macías

El calvario de Duque

El calvario de Duque

Porque vas a venir…

Porque vas a venir…

Se enfría Venezuela, se calienta Colombia

Se enfría Venezuela, se calienta Colombia

Excesos de una minga, indiferencia de un gobierno

Excesos de una minga, indiferencia de un gobierno

De huelgas y de ambientes

De huelgas y de ambientes

Pa´lante es el camino

Pa´lante es el camino