Opinión

Los cuestionados candidatos al Concejo de Bogotá por Cambio Radical

Julio César Acosta que quiere repetir y Henry Castro que se quemó en el 2011, apoyan a Peñalosa

Por:
octubre 13, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La semana pasada escribí la columna sobre el partido Cambio Radical y mencioné los diferentes avales cuestionados que había entregado en las regiones del país, igualmente mencionaba el apoyo de este partido a Enrique Peñalosa, porque el partido del vicepresidente Vargas Lleras es quizá, el pilar fundamental de la campaña de Peñalosa. En política las responsabilidades políticas son colectivas y no únicamente individuales.

Esta columna va dedica al mismo partido Cambio Radical, pero esta vez sobre algunos de sus candidatos en Bogotá. Tal vez uno de los principales cuestionamientos a dicho partido en la capital es Julio César Acosta, hijo del exgobernador de Arauca Julio Acosta Bernal. El exgobernador actualmente es procesado por relaciones con grupos paramilitares. Además se le ha sindicado de ser responsable de una serie de homicidios. No se debe olvidar que el comandante militar del Bloque Vencedores de Arauca era alias Tolima o Félix Bata, que había sido durante años jefe de escoltas de Julio Acosta Bernal. El ingreso de los grupos paramilitares entre el año 2001 y 2002 coincidió con una transformación en el mapa político del departamento.

En el 2001 fueron asesinados los entonces representantes a la Cámara Octavio Sarmiento y Alfredo Colmenares Chía. Los Mellizos más tarde reconocerían que esto fue producto de una orden de Vicente Castaño, quien a su vez había pactado esto con una serie de políticos de la región de los Llanos Orientales. No se debe olvidar que Sarmiento había sido militante de la UP. Este primer hecho le quitaría a Julio Acosta Bernal la presión política en el departamento, de ahí en adelante su carrera empezaría un importante ascenso.

Un año más tarde, en el 2002, se produjo un nuevo acontecimiento político en el departamento. Un listado de personas debía salir del departamento por amenazas directas de los paramilitares. En esa lista se encontraban periodistas, políticos y líderes sociales, que fueron obligados a salir. Alias el Mellizo dice que ese listado también salió de las manos de Julio Acosta Bernal. Un año más tarde, algunos días antes de las elecciones de 2003, se produjo una detención masiva de políticos. En dicha detención masiva fueron capturados: José Helmer Muñoz, candidato a la gobernación de Arauca; Orlando Barahona, candidato al concejo de Arauca; Luis Alberto Peroza, Antonio Ortega y Zoila Espósito, candidatos a las alcaldías de Arauca, Saravena y Cravo Norte, respectivamente, entre otros dirigentes políticos de la zona. Todos ellos enemigos políticos de Acosta Bernal, los cuales confidencialmente fueron capturados una semana antes de los comicios locales.

El 28 de junio de 2002 había sido asesinado el periodista de Meridiano 70 Efraín Varela, que se caracterizaba por ser bastante crítico y tenía una alta audiencia. Andrés Darío Cervantes, alias Chichi, confesó ser el autor material y dijo que obedeció las órdenes de alias Tolima, el exescolta de Acosta Bernal. Aunque el Mellizo aceptó la culpa, manifestó que él no dio la orden, sino que vino directamente de alias Tolima. El otro hecho fue el asesinato el 10 de julio de 2003 de Juan Alejandro Plazas Lemónaco, que para ese momento se desempeñaba como registrador de Arauca. Este era otro de los obstáculos que tenía Acosta Bernal de una ascendente carrera política.

Su hijo, Julio Cesar Acosta, nunca había tenido una trayectoria política en Bogotá, sin embargo luego de alianzas con caciques bogotanos resultó elegido como concejal, apoyado y financiado por su padre. Hoy nuevamente aspira al Concejo de la ciudad.

Otro de los casos es el de Henry Castro, quien había sido ya concejal y en 2011 no logró obtener la curul, este fracaso fue producto de una serie de escándalos que se destaparon en la gerencia de Corabastos. Castro había sido miembro de la junta directiva de Corabastos y manejó a su antojo diferentes administraciones de la central de alimentos de la capital. El anterior gerente de Corabastos era José Gonzalo Romero, quien realizó allí una serie de contratos y malos manejos. Tal vez el más nombrado fue el contrato de concesión vial 070 de 2005, suscrito con la empresa Covial por un valor de 342.000 millones de pesos es decir, casi el doble de los activos de Corabastos, y este era para pavimentar algunos kilómetros internos de la central de alimentos. Otro de los contratos fue el suscrito con la empresa de vigilancia Andina Ltda., también muy cuestionado.

Castro manejó durante varios periodos la central de abastos de la ciudad y quería llevarla a la quiebra para utilizar esos terrenos para la construcción de apartamentos. La quiebra de Corabastos significaría una tragedia económica para los estratos uno, dos y tres, ya que los precios de los alimentos podrían aumentar cerca de 12 %. Hoy Castro nuevamente aspira al Concejo de la ciudad por Cambio Radical y a pesar de todos los escándalos Cambio Radical lo avaló de nuevo.

-.
0
5205
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Los Urabeños y las zonas veredales transitorias de normalización

Las ciudades del posconflicto

El papel del nuevo fiscal

Saboteos

Las zonas de frontera

Una pequeña oportunidad

¿Será que van a bombardear ciudades?

Los otros Catatumbos