Opinión

Los candidatos… fuera del tiesto

La crisis económica probablemente se volverá el factor motivante de los electores, pero de ella que ningún candidato habla, encasillados como están en paz, corrupción, seguridad

Por:
diciembre 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los candidatos… fuera del tiesto
La baja de la calificación por parte de la calificadora de riesgo Standard & Poor´s se produce porque el panorama, lejos de estar despejado —y menos ‘blindado’— lo que se encuentra es una crisis estructural que no muestra salida.

Se dice que en la campaña de Bill Clinton lo que fue el faro decisivo fue el eslogan  ‘Es la economía, estúpidos’.

En realidad fue un acierto pero no necesariamente por la situación o el momento que vivía la economía de los Estados Unidos sino porque concretaba que lo que movía al ciudadano americano es lo que le pasa a su bolsillo.

Se dice también que el nivel de cultura política de un país se expresa en la forma que los ciudadanos votan en las elecciones: entre más subdesarrollado más se moviliza con las emociones y menos pesa el análisis de las propuestas de los candidatos.

Estas dos premisas aplicadas a Colombia permiten una perspectiva diferente para ver las candidaturas actuales.

Lo que llaman la ‘opinión pública’ no es sino la que crean los medios de comunicación. Estos sirven sus propios intereses aunque puedan ser diversos; por ejemplo, pueden ir desde el éxito comercial, pasando por la satisfacción como profesionales, hasta simplemente ponerla a disposición de sus convicciones políticas o de sus odios. Pero lo que si es común a todos es el apelar más a las emociones que al criterio y capacidad analítica de la audiencia.

Es decir que en el propósito de minimizar la presencia de los temas importantes y maximizar el peso de las emociones inmediatas del elector coinciden el atraso en países con poca cultura política y la influencia que manejan los medios de comuicación.

Por eso la situación de nuestra economía pareciera relegada a un tercer o cuarto lugar de las preocupaciones en estas elecciones, detrás del cojeante ‘proceso de Paz’, de la enervante corrupción, y de la angustiosa inseguridad.

Pero no solo en términos generales dependen todos esos en forma importante de la economía nacional sino en estos momentos esa situación tiene todas las probabilidades de volverse el principal factor motivante de las decisiones de los electores.

La baja de la calificación por parte de la calificadora de riesgo Standard & Poor´s (que seguramente será seguida pronto por las otras) no solo trae las consecuencias de aumentar los costos del acceso al crédito internacional, y no solo para el Estado sino tambien para las empresas locales (a comenzar por los bancos): lo realmente significativo es que esta se produce porque el panorama, lejos de estar despejado —y menos ‘blindado’— lo que se encuentra es una crisis estructural que no muestra salida.

 

 

Se reconoce que el gasto público no tiene de donde recortarse,
el recaudo de impuestos ha caído,
el endeudamiento como proporción del PIB se dobló en los últimos tres años…

 

 

Por un lado, se reconoce que el gasto público no tiene de donde recortarse. Por otro, el recaudo de impuestos ha caído en la parte de resultados descendientes cuando por excesos de ‘apretar el tornillo’ el resultado comienza a ser negativo; teniendo en cuenta el aumento del gasto basado en lo esperado del aumento con la reforma tributaria que no se alcanzó, lo que se generó fue una continuidad del desfase fiscal. El nivel de endeudamiento como proporción del PIB se dobló en los últimos tres años, cerrándose esa puerta para colaborar en una eventual reactivación. Y la repercusión de la recesión económica en las empresas y en el consumo hace que no se vea por ninguna parte el factor o la actividad que podría iniciar un repunte.

Quienes creemos que este escenario llevará a que el tema principal de la campaña debería ser  e inevitablemente llevará a ser la crisis económica, nos encontramos conque ninguno de los candidatos trata el tema. Convencidos que la polarización alrededor del proceso de paz, o que seguir escandalizando con los casos de corrupción son temas más atractivos para el ciudadano, no tiene en cuenta que cuando se deteriora demasiado la situación económica nacional y se refleja en la personal lo que acaba siendo determinante para el elector es cuál es la respuesta que se ofrece a sus angustias económicas.

 

-Publicidad-
0
805
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La novedad en el caso del asesinato de Álvaro Gómez

La novedad en el caso del asesinato de Álvaro Gómez

Se le chispotió a Vicky Dávila

Se le chispotió a Vicky Dávila

Trump: un ejemplo indeseable

Trump: un ejemplo indeseable

Duque: ¡despierte!

Duque: ¡despierte!

No más cuentos del ‘crecimiento económico’

No más cuentos del ‘crecimiento económico’

El ‘mejor aliado’ del matón del barrio

El ‘mejor aliado’ del matón del barrio

La mediocracia o en qué está el gobierno de los medios

La mediocracia o en qué está el gobierno de los medios

Parece que no han podido entender nada…

Parece que no han podido entender nada…