Libres por la selva y la nieve
Opinión

Libres por la selva y la nieve

"La sociedad de la nieve" de los uruguayos sobrevivientes de los Andes, "40 días perdidos en la selva", de los niños sobrevivientes del Amazonas: realidad y ficción

Por:
febrero 15, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Mientras en los Premios Óscar La sociedad de la nieve es un fenómeno cinematográfico sobre la hazaña de los deportistas uruguayos que resistieron luego de la caída de su avión en los Andes, obra que se alista a recibir quizá la estatuilla a mejor película internacional, en Colombia se espera con expectativa creciente el estreno de 40 días perdidos en la selva, largometraje enfocado en los cuatro niños indígenas quienes tras un accidente similar sobrevivieron a una aventura que todavía envuelve secretos.

Con 51 años de diferencia se trata de historias similares, acontecimientos excepcionales de la condición humana capaz de superar adversidades desproporcionadas, aquella evidencia irreductible de que “por el espacio de una grieta renace la esperanza”.

El cine es en todos los sentidos una ficción, incluso una manera de narrar con voz a distancia hechos reales para que el espectador penetre por un túnel sin salida a doscientos kilómetros por hora. Pero es cierto que siempre “la realidad supera a la ficción” y ambas historias, la de los sobrevivientes en los Andes y la de los niños en la selva colombiana, son testimonio de ello.

40 días perdidos en la selva se intuye, pues, como una ficción a partir de hechos épicos, aquellos acontecimientos que tuvieron despierto al país durante ese tiempo; a lo colombiano, con unos niños, incluso uno todavía de brazos, que salieron vivos del avión, que anduvieron trasegando y hablando con la selva porque son parte de ella, porque esta de verdad habla, porque tiene alma, porque cuida a los suyos, a quienes no buscan dominarla o arrasarla.

Niños aparentemente secuestrados, quizá rescatados antes de la noticia, de las falsas noticias, de los fragmentos de verdades; un perro protagonista, huellas de sobrevivencia, un ejército, una banda, distintos ejércitos, olfatos de muerte; el vaivén de conveniencia noticiosa, aquella humedad viscosa, una odisea que hace eco en el mundo.


La película dirigida por Gustavo Nieto Roa incita: ¿qué se sabrá? ¿qué quedará para siempre sin resolver?


Vaya historia, vaya realidad y vaya alucinación. La película dirigida por Gustavo Nieto Roa incita: ¿qué se sabrá? ¿qué quedará para siempre sin resolver? Una ficción de la ficción, una ficción de la realidad, una película como es el cine, esa posibilidad de meterse en la piel de los acontecimientos por un par de horas y quedarse con la idea que a uno le dé la gana.

De camino a La Lindosa, ya lo había contado, coincidí con este curtido cineasta en las selvas del Guaviare; recostado en un árbol infinito, sin megáfono, con voz serena dirigiendo a un grupo grande y muy joven de filmación.

Nieto Roa, quien fue el director colombiano más taquillero en las décadas de los setenta y ochenta se clavó en la cabeza y en sus 83 años, la tenacidad de hacer 40 días perdidos en la selva, otra película que se suma a más de una decena anteriores (El taxista millonario, Esposos en vacaciones, Caín…) algunas declaradas obras del patrimonio audiovisual colombiano).

A este tipo que habla como si todo estuviera al alcance de la mano se le nota su peripecia de soldado en Vietnam, estudiante de cine en EE. UU., el trasiego de esposo en vacaciones, de locutor radial; un cineasta que no tiene gestos impostados de director trascendental, antropólogo, ni mesiánico. Es concreto, sabe cómo se hacen películas sobre la marcha, si no hay dinero las hace con poco dinero, si se dificultan apoyos estatales, las filma de todos modos, asume retos y deudas, y se ha dado en esta ocasión, a la tarea de hacerla para pantallas grandes con teléfonos celulares.  

La historia de los niños sobrevivientes es una hazaña que se contará en décadas y se hará mito. La del relato cinematográfico entorno a ella apenas empieza; quizá se hagan muchas películas, otras versiones, otras ficciones y realidades. La de Nieto Roa, que se estrena pronto, inaugura la saga, seguramente habiéndole pedido aprobación a la selva.

Fotos de Daniel Jiménez

…….

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
9 de abril… de Gaitán a Uribe

9 de abril… de Gaitán a Uribe

No se tiren a la selección

No se tiren a la selección

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--