La poesía es mi patria

Compilación de algunos poemas de Antonio Acevedo Linares

Por: ANTONIO ACEVEDO LINARES
noviembre 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La poesía es mi patria
Foto: Pixabay

Y si ustedes no sienten la poesía, si no tienen sentimiento de belleza, si un relato no los lleva al deseo de saber qué ocurrió después, el autor no ha escrito para ustedes. Déjenlo de lado, que la literatura es bastante rica para ofrecerles algún escritor digno de su atención, o indigno hoy de su atención y que leerán mañana…

Canción

Años después llegó

con su música

de otra parte

con la guitarra en la mano

cantando la lluvia

sobre el tejado

la muchacha que vio pasar

por la calle mientras

se bebía la vida como un licor

y sentado en el bar pensaba

que eso era el amor que

llegaba con la lluvia.

Los días de la guerra

habían por fin terminado

lo supo en las noticias

de esa tarde mientras se

entonaban las letras del himno

del país de las masacres

más de cincuenta años

después desde que

la ciudad ardió en llamas

y se bombardeó la montaña

eso decía su canción

traída desde algún

remoto lugar del exilio.

 

Daguerrotipo

La guerra del Vietnam

Mayo del 68

Tlatelolco

La primavera de Praga

Woodstock

El viaje del hombre a la luna

La revolución cubana

La muerte de Camilo

La Beat Generation

La muerte de Che Guevara

El boom latinoamericano

El bombardeo a la Moneda

y Allende acribillado

Las canciones de los Beatles

Elvis

Los Rolling Stones

Joan Manuel Serrat

Cabral

Joan Báez

Santana

Charly García

Víctor Jara

que aún resuenan

en mi corazón

como en la memoria

el napalm de los años sesenta.

 

Las palabras

Las palabras con las

que se escribe la poesía

son como las semillas  que

se siembran en la madre tierra

y como las caricias en tu cuerpo

con las que sueña la vida

son las mismas con las que

nos besamos y abrazamos

y con las que se forja

un arma son para la defensa

de las cosas más puras

y bellas del hombre que la escribe

esas palabras que nos redime

y nos refleja como un espejo

las palabras que una tras otra

son la poesía son las dignas

que merecen ser recobradas.

                                                                                         

Un país

Yo vivo un país

que tiene

tres cordilleras

dos océanos muchos

cielos nevados y volcanes

orquídeas y oro

y amapola

un río ancho y lejano

con nombre de mujer

que es el origen de un país

del color de la bandera

amarillo azul y rojo

yo vivo un país de gaviotas

y mariposas azules

que tiene un corazón

amazónico y llanero

y una música de acordeones

y un baile de tambores

de sangre negra

y guerras intestinas desde

el siglo diecinueve

yo vivo un país que

se busca así mismo

en la memoria

para existir sobre la tierra.

 

Una patria

La poesía

el único territorio

libre de la palabra

la libertaria de naciones

y hombres que la

escribieron a galope

sobre el viento

y la volvieron una patria.

La poesía es la única

patria donde se

alcanza la máxima

libertad de la

imaginación y la palabra. 

 

Epigrama

La poesía es la única

patria libre

que la patria sea libre

a través de la poesía.

 

Las palabras

 Los que hacen

florecer las palabras

como una rosa

los que les alcanzan

para nombrarla con belleza

y lucidez, los que la convierten

en un arma que no dispara

fuego sino caricias y lluvia

los que les cabe el universo

en un verso, los que la adoran

y las dicen como una oración

los que la sueñan por  un

mundo posible, los que la

viven con dulzura en todos

los días cotidianos de su vida

los que la arengan con la

ternura en la voz, los que

la escriben y la convierten

en poesía, déjalos

esgrimir sus palabras

y se abran paso entre

los hombres y entre

tu cuerpo que las ama.

  

Elegía

La muerte no

es un viaje

a ninguna parte

es el regreso a la tierra

o a las cenizas

en el mar o en la raíz

de los árboles

esos lugares que amaste

en vida y quieres seguir

en la muerte a la orilla del mar

o a la sombra de los árboles.

La muerte es un país

verde dijo nuestro poeta

Tomás y está sembrado

de cipreses en la orilla

de la colina

o de gaviotas y palmeras

frente al mar

en donde dejaremos

en los orígenes

nuestros

huesos o cenizas.

 

Oda a la paz

La paz sea contigo

y conmigo

con ellos y con los otros

con justicia con alegría

con distribución de la

tierra, el poder y la poesía

con patria con pan y vino

con libertad con luna llena

con vuelo de campanas

y palomas y banderas

y mariposas

paz en la vida como paz

en la muerte para todas

las cosas y los seres vivos.

La paz no la de los sepulcros

sino las de los crepúsculos

es la que salimos a buscar

para construirla

como de rosa en rosa

vuela el colibrí

para fecundarla hasta

en el corazón de las piedras. 

 

Epigrama

Mientras las mariposas

amarillas

de Mauricio Babilonia

volaban por los aires

en el discurso de Timochenko

un avión Kfir de combate

rompía la barrera del sonido

a vuelo bajo sobre la multitud

en la ciudad heroica

donde se firmaban

los acuerdos del fin de la guerra.

 

A la calle

La poesía

como los gatos

o los perros

ha salido a la calle

escrita en los muros

en las ventanas

o en los tallos de los árboles

a orillas de la lluvia

que cae sobre los semáforos

y como vagabundo

duerme debajo de los puentes

o estira su mano o pone

el sombrero mientras

toca su guitarra

o hace sonar su riolina

en las calles de la ciudad

en medio del tráfico

de los autos

y los transeúntes.

En el aire 

Algo está ocurriendo

en el aire

porque sopla el viento

y las nubes negras

que trae el viento

presagia la lluvia

como los árboles

que se deshojan

de pájaros y flores.

Algo está

ocurriendo

en el aire

porque sopla el viento.

 

La palabra viva

La poesía no es

lo que tú crees

es lo que ella quiere ser

y que está en el lugar

que menos se imaginan

pero que siempre

he creído que está en

todo tu cuerpo

no es la rosa

que está en mi ventana

pero si es su olor

que me llega con la lluvia

no es el viento que aletea

como los pájaros en los árboles

sino sus hojas amarillas

como una alfombra en

la orilla de los andenes.

La poesía es mi patria

mi lengua y mi canto

la memoria viva de la palabra.

 

Lluvia negra

Los norteamericanos

cuando

arrojaron

la bomba nuclear

contra Hiroshima

y Nagasaki

hicieron llover

lluvia negra

y cuando emergieron

desde el fondo de la tierra

sus habitantes

desde sus refugios

subterráneos

la ciudad ya no existía.

 

Alguien

Alguien ese

otro desconocido

que habita en uno

y que se torna sentimental

cuando ve los arboles

llenos de flores

a la orilla de los andenes

o con las hojas caídas

del verano y que camina

por los días de la lluvia y el sol

y se sienta a conversar

en los cafés con los amigos

del oficio de la poesía

esa otra desconocida

que habita en uno

y que se encuentran

con el hombre que la

intenta escribir en la

soledad de esta página.

La poesía ese territorio

libre de la palabra.

 

Escribir tu cuerpo

Quiero escribir

tu cuerpo

para volverlo poesía

con las palabras

más tiernas y puras

y con esta mano

en donde se acaricia

su cuerpo

dibujar su croquis

y describir el paisaje

de tu pelo en mi almohada

y en la forma de guitarra

de tu cuerpo tocar

la más bella canción.

Quiero escribir

tu cuerpo

para que nazca

en esta página la poesía.

.

Creo

Creo que después

de la muerte

no existe absolutamente nada

y morir no es un viaje

donde se desea buen viento

y buena mar

la muerte es la eternidad

donde ya no existimos

apenas si ese retrato

en color sepia en ovalo

que alguien retrató cuando

todavía éramos jóvenes y bellos

en alguna parte donde vivimos

nuestra ya lejana infancia

y jugábamos con la niebla.

 

Como mi casa

La poesía es como

mi casa

en ella habito

y me asomo por la ventana

a ver la lluvia caer

y me acuesto sobre su lecho

como junto a una mujer desnuda

y rodeada de árboles

los pájaros vienen a dormir

en sus ramas.

La poesía es como

mi casa

ella habita en mi

como yo habito en ella

y con nostalgia escribo

cuando vivo

bajo su refugio.

A veces

A veces

no escribo

porque no me salen

las palabras

ni las siento a un costado

de mi pecho

o no me dicen nada

sino siento la lluvia caer

o no tengo a donde ir

ni siquiera a una mujer amar

o no he leído ni vivido

nada que me siembre

el deseo de escribir

y volver a la página

en blanco.

A veces

no escribo

porque no tengo

nada que decir

porque para escribir

hay que sentir las palabras

como los árboles

sienten el canto

de los pájaros.

 

Ah no escaparás

Ah no escaparás

de mi poesía

porque caminarás

en ella bajo la lluvia

o estarás desnuda

al borde de la cama

o en la ventana acodada

mirando la luna llena.

Ah no escaparás

de mi poesía

porque escribiré

de memoria tu cuerpo.

  

Te escribo

Te escribo

para no perder

la memoria de tu cuerpo

ni de tu pelo

ni de tu boca

ni de tus manos

ni de tus ojos.

Te escribo

para conjurarte

y llegues primero

a esta página

antes que a mi cuerpo.

Si no te conozco

Si no sé nada

de tus ojos

porque aún no me miran

como el amor que yo te tengo.

Si no sé nada

de tus manos

porque no me acarician

aún como yo aquella noche de lluvia.

Si no sé nada

de tu pelo

porque aún no lo he tenido

dulcemente derramado

sobre mi almohada y mi pecho.

Si no sé nada

de tu cuerpo

porque aún no ha estado feliz

en mi lecho a la orilla de la tarde.

Si no te conozco

porque aún no hemos estado

juntos en el paraíso.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Poesía y fútbol

Poesía y fútbol

Nota Ciudadana
Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Falleció Armando Cerón, la voz más alta de la poesía huilense

Falleció Armando Cerón, la voz más alta de la poesía huilense

Nota Ciudadana
Un escritor se despide

Un escritor se despide