Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

La justicia en manos de bandidos

Tres exmagistrados involucrados en un escándalo de corrupción que da asco y coloca un velo de duda sobre los fallos que pasaron por sus manos, desmoraliza y enfurece

Por:
Agosto 18, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La justicia en manos de bandidos
Exmagistrados José Leonidas Bustos, Francisco Javier Ricaurte y Camilo Tarquino

Como lo viene demostrando Venezuela con amplitud, la verdadera democracia está hecha de una justicia honesta, independiente y regida por leyes garantistas. Nada de eso tiene nuestro vecino. El Tribunal Supremo de Justicia Venezolano está conformado por magistrados cuestionados y cuestionables; el presidente tiene un prontuario por delitos de corrupción, por ejemplo. Sus decisiones parecen dictadas desde el Palacio de Miraflores, sin ninguna separación de los intereses políticos del ejecutivo y se rige por normas, procedimientos y leyes redactadas de afán, según sus necesidades pero no por la rama legislativa, que es desconocida olímpicamente, sino por Maduro y sus secuaces. Allá no hay democracia, la justicia se aplica a discreción.

Esos elementos deben servirnos de alerta, en especial por el susto de convertirnos en un régimen castrochavista. Si hay un camino expedito para llegar a parecernos a esa nación fallida, es el deterioro de nuestra rama judicial. Lamentablemente, eso es lo que está pasando ahora que se confirma el grado de corrupción alcanzado en la Corte Suprema y nos hace recordar los escándalos que se develaron antes en la Constitucional y en la Judicatura.

 

Si hay un camino expedito para llegar a parecernos a esa nación fallida,
es el deterioro de nuestra rama judicial

 

Y es que corrupción es corrupción, sin importar si es de izquierda o derecha. Cuando un magistrado empeña su potestad para obtener un beneficio ilícito, no importa si el que le pague es Maduro u Odebrecht, un presidente de un país o de una compañía, un gobernador o un congresista. Simplemente, ese magistrado no está ejerciendo justicia, sino haciendo negocios y de paso pisoteando el fundamento de la democracia: que la justicia sea igual para todos y en defensa del bien común.

José Leonidas Bustos, Francisco Javier Ricaurte y Camilo Tarquino, están involucrados en un escándalo de corrupción que da asco y coloca un velo de duda sobre los fallos que pasaron por sus manos. Lo grave es que también esas dudas se hacen extensivas a todo el colectivo, a los magistrados actuales y en general a todo el sistema judicial. No más en el caso de la oposición cerrada que tuvieron a las propuestas de reforma a la justicia y en especial a la creación de un Tribunal de Aforados que se hiciera cargo de juzgar a estos altos magistrados, se puede deducir ahora con las denuncias que se conocen, que no actuaron pensando en el bien del país sino en proteger su pellejo privilegiado.

Que estén implicados excongresistas no sorprende a nadie. Más desprestigio no puede caber en el Congreso porque no tiene más integrantes; pero que en una sola investigación afloren tres exmagistrados, no solo sorprende sino que desmoraliza y enfurece.

Ojalá que no haya solidaridad de cuerpo, por el bien de la rama judicial y de la democracia, se requiere que la Corte Suprema colabore con la investigación, que abra todos sus secretos, que se auto examine y, sobre todo, le dé total respaldo a la Fiscalía y después a la Comisión de Acusaciones de la Cámara que sería la encargada de abrir el proceso contra estos tres nombres rodeados de privilegios.

 

No puedo imaginar peor momento para tanto desprestigio de la justicia,
ahora que necesitamos un Tribunal Especial para la Paz y el posconflicto
y que se comprometa a cerrar las heridas de la guerra

 

No puedo imaginar peor momento para tanto desprestigio de la justicia, ahora que necesitamos un Tribunal Especial para la Paz y el posconflicto y que se comprometa a cerrar las heridas de la guerra y a construir un nuevo país. Nada de esto se puede hacer con la justicia corrupta que tenemos, donde los fallos se compran y se modelan como un traje a la medida del comprador.

¿Justicia corrupta? Eso sí es castrochavismo, así los corruptos sean de derecha, como lo son algunos de los involucrados.

[email protected]

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
3051
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

El paraíso al otro lado de la frontera

El paraíso al otro lado de la frontera

Los venezolanos llegan con la esperanza de un paraíso, así se llame Colombia, y Álvaro Uribe crea que este es un infierno creado por Santos y la Far
Están en todo su derecho, pero…

Están en todo su derecho, pero…

Los hermanos de Garzón tienen todo el derecho a no compartir la puesta en escena, y los detractores de Timochenko a amargarle sus giras, pero en ambos casos hay tela por cortar
Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

El terrible caso de Claudia Morales abre el debate más allá de la denuncia. También está el nivel de acoso, abuso o agresión contra una mujer o un niño y la posición de poder del agresor
La serpiente del paraíso

La serpiente del paraíso

Francisco respalda a obispo chileno cuestionado por pederastia y se va lanza en ristre contra las “fake news”
Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos