La educación pública colombiana: un fracaso nacional

Los resultados de las pruebas Saber Pro nos dicen que estamos peor que nunca. Y qué decir de las pruebas Pisa: allí solamente pasamos más vergüenza

Por: Jamal Said
octubre 16, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La educación pública colombiana: un fracaso nacional
Foto: Pixabay

Ralph Waldo Emerson, el escritor, filósofo y poeta estadounidense, dejó para la posteridad la siguiente frase: “El educador es el hombre que hace que las cosas difíciles parezcan fáciles”. Su sentencia, si la entendemos bien, nos dice que el maestro es el único responsable del conocimiento que va a recibir el alumno. En otras palabras, de él depende ser entendido o escuchado adecuadamente por las mentes a las que se ve obligado a iluminar. Sin embargo, cuando no se tiene compromiso con la labor educativa, como pasa en nuestro terruño, cualquier cosa sirve para educar; o simplemente se imparte todo aquello que promociona el facilismo, con tal de salir del paso de las dificultades de la vida cotidiana.

Ojalá los representantes de Fecode prestaran más atención a lo que dice Emerson, porque está más que comprobado que los niños y niñas que educan día tras día salen mal preparados. Estos llegan a cursar su primer semestre —en la universidad que usted se imagine— cayendo ipso facto en bajo rendimiento: no consiguen adaptarse al mundo universitario. Cómo lo van a conseguir si los entrenan para que salgan a marchar, cuando deberían enseñarles a calcular, escribir y pensar para salir adelante y convivir con decencia.

Amigo lector, créame: si se destacan diez colegios públicos de todos los que hay en el territorio nacional, realmente se estaría hablando de un completo milagro. Los resultados de las pruebas Saber Pro 11 —la evaluación que mide las competencias básicas de nuestros estudiantes, año tras año— nos dicen que estamos peor que nunca. Y qué decir de las pruebas Pisa: allí solamente pasamos más vergüenza. Por eso es necesario analizar nuestro sistema educativo, haciendo hincapié en la labor de los maestros que por concurso de méritos están llegando al magisterio, sin dejar de lado a los que vienen de tiempo atrás y tampoco hacen nada como educadores.

Ya es hora que estos maestros, en lugar de politizar la educación, se piensen su labor y se comprometan con el futuro del país. Su consigna no puede ser solamente pelear por unos intereses personales, cuando vemos a una juventud que sale a las calles a destruir el patrimonio público y a priorizar la gratuidad y el poco esfuerzo personal. Deberían emular lo que está pasando en otras partes del mundo, en donde se enseña a investigar y a emprender, prácticas sociales que aquí no se ven y que son necesarias para el progreso de un país.

En conclusión, da lástima la educación que se imparte desde San Andrés y Providencia hasta el Amazonas. Esto lo conocen muy bien los ministros de Educación que cada cuatro años toman posesión, los cuales carecen de la formación necesaria para copiar lo mejor de los países que han salido adelante educando a su población. El país no puede vivir en un atraso criminal, así que el próximo presidente debe priorizar el acto educativo como un derecho constitucional.

-.
0
7800
El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus