La dramática división de la oposición que Guaidó no logró unir

Están enfrentados cuatro grupos con figuras tan representativas como Leopoldo López, Henrique Capriles y María Corina Machado. Difícilmente repetirán mayoría en las elecciones de diciembre

Por:
abril 12, 2020
La dramática división de la oposición que Guaidó no logró unir

Hace quince meses Juan Guaidó surgió de repente y dio nuevo aire con un sólido respaldo internacional a una alicaída oposición. Cuatro años atrás, en el 2015, había logrado unirse y obtener el resonante triunfo que le dio la mayoría en la Asamblea Nacional. Hoy son cuatro fichas, muy difíciles de encajar.

Guaidó y Leopoldo  encabezan el G-4, el grupo opositor de cuatro grandes partidos

El gran bloque opositor es el G-4 de los grandes partidos que lidera Juan Guaidó y que tiene en la sombra a su mentor, al fundador de Voluntad Popular, Leopoldo López, el más sonado de los presos políticos venezolanos, quien tras su liberación de la detención domiciliaria por parte de militares disidentes ha estado once meses como huésped de la Embajada de España. Las caras visibles de VP son Carlos Vecchio, exiliado en Estados Unidos y embajador de Guaidó en ese país, y Freddy Guevara, primer vicepresidente del Parlamento hasta el 2018, que lleva más de dos años asilado en la Embajada de Chile.

 

Capriles (dr) y Borges lideran al partido de centroderecha más grande entre los opositores

Sin embargo, el más grande de los partidos del G-4 es Primero Justicia, liderado por Henrique Capriles Radonski, candidato presidencial de la Mesa de Unión Democrática en las elecciones de 2012. Quedó fuera del juego porque el gobierno lo inhabilitó en abril de 2017 para ejercer cargos públicos durante quince años. Por esta razón la cabeza visible de este partido de centroderecha es Julio Borges, quien funge “canciller” de Guaidó encargado de las relaciones internacionales y vive asilado en Colombia.

 

Manuel Rosales, fundador de Nuevo Tiempo, disputó a Hugo Chávez la presidencia en el 2012

Los otros dos partidos del G- 4 son Un Nuevo Tiempo, centroizquierda, nacido en Zulia con políticos procedentes de Acción Democrática, y liderado por Manuel Rosales, quien disputó la presidencia a Hugo Chávez en 2006, antes de solicitar asilo político en Perú. Iba a participar en los comicios legislativos del 2017, pero fue inhabilitado por siete años y medio. Y el tradicional Acción Democrática, de izquierda, con el expresidente del Parlamento (2016), Henry Ramos Allup a la cabeza, un político de vieja data que hoy suscita desconfianza entre sus críticos.

 

María Corina Machado es la cabeza de la línea dura contra el chavismo

La oposición radical tiene una figura icónica: María Corina Machado. Su discurso es el más duro, no ha aceptado la negociación porque la considera un respiro para el régimen, cuestiona las posibilidades de unión de la oposición y considera que Maduro solo cede ante la fuerza. En la línea dura también está el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, quien sufrió prisión como López, y tras escapar de su arresto domiciliario, reside en Madrid. Y Diego Arria, exdirector del BID, y exembajador en la ONU. Los tres hacen parte de Soy Venezuela.

 

Timoteo Zambrano, miembro de la “mesita de negociación” y Luis Parra autoproclamado presidente de la AN

El Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario, y su investigador Ronal Rodríguez, además del G- y Machado, suman dos sectores opositores colaboracionistas con el chavismo. El que nació en la mesa de negociación que se instaló el día siguiente del fracaso de las conversaciones de Noruega y Barbados y en la que aceptaron sentarse, con el chavismo, sectores minoritarios de escaso peso político:  Timoteo Zambrano de Cambiemos Movimiento Ciudadano, Claudio Fermín  de Soluciones Para Venezuela, Luis Augusto Romero de Avanzada Progresista, Felipe Mujica y Leopoldo Puchi en representación de MAS. Estos cuatro partidos fueron la palanca en que se apoyó el gobierno para el regreso de su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a la Asamblea Nacional. El 5 de enero de este año se puso en evidencia su papel en la estrategia oficialista: socavar el funcionamiento de la Alianza Nacional

El segundo bloque colaboracionista apareció ese día, cuando Luis Eduardo Parra, expulsado de su partido Primeo Justicia por estar involucrado en la trama de corrupción del programa de las cajas alimentarias (CLAP) se autoproclamó sin quorum como presidente de la Asamblea Nacional, acompañado por algunos asambleístas.En

Los cuatro sectores de oposición han tenido que sobrevivir al exilio, a la cárcel de sus dirigentes, al control de los medios, y así mismos. “Sus propios representantes viven en una permanente guerra interna. No hay un liderazgo que pueda sobrevivir a ese circo de conspiraciones múltiples.”, manifestó el escritor Alberto Barrera Tysyka en su columna del New York Times.

Una encuesta de Datanálisis de febrero encargada por Bloomberg señala que el 82,6 % de los venezolanos cree que la oposición debe participar en las elecciones parlamentarias. Ese es su gran dilema.  Si se abstiene, le dará al chavismo el dominio de la Asamblea Nacional, y la legitimidad de Guaidó como presidente. Si participa, tendrá que buscar con qué garantías, en caso de hacerlo con algunas. La más importante es el Consejo Nacional Electoral, que el gobierno dice renovar con la mesa de diálogo. En las filas opositoras no hay consenso al respecto.

La certeza es que en diciembre, dentro de ocho meses, se juega su suerte política buscando mantener la mayoría en el Parlamento. Tremendamente dividida, cuestionada, con varios de sus líderes inhabilitados, en el exilio, perseguidos, no será una tarea fácil.

-Publicidad-
0
15100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Duque y la conveniencia del absurdo

Duque y la conveniencia del absurdo

¿Para dónde carajos va Venezuela? Historia de una conspiración

¿Para dónde carajos va Venezuela? Historia de una conspiración

El testimonio escrito de Leopoldo López salvado del atropello chavista

El testimonio escrito de Leopoldo López salvado del atropello chavista

Leopoldo López, desde la cárcel, le escribe a la oposición

Leopoldo López, desde la cárcel, le escribe a la oposición