Opinión

Iván Duque presidente: ¿Qué nos espera a los trabajadores?

La vamos a tener muy difícil en este gobierno que ha dicho sin sonrojarse que no le apuesta a la paz, mantendrá el statu quo y promoverá otro tipo de sindicalismo

Por:
Junio 26, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Iván Duque presidente: ¿Qué nos espera a los trabajadores?
El sindicalismo colombiano, el auténtico, está señalando que hará oposición al gobierno de Duque

El presidente Duque no va a ser precisamente un aliado de los trabajadores del país. De hecho, no le interesan los temas laborales.  La prueba es que, hasta ahora, en todos los pronósticos sobre la composición del Consejo de Ministros no se ha mencionado la cartera de trabajo o algún candidato para ocuparla.

Si con la olvidable ministra Griselda la Agenda laboral para la paz y las reformas sindicales pedidas por la OCDE las metieron al congelador y le pusieron candado, con Duque seguro se enterrarán sin ceremonias.

Ya lo advirtió el analista político y consultor Ramón Jimeno en entrevista para la Escuela Nacional Sindical, al decir sin vacilar: “Duque le va a dar palo al sindicalismo”. En ella, el experto dijo “como todo el mundo sabe, el uribismo y el neoliberalismo buscan reducir los costos laborales a como dé lugar. La tendencia a reducir las prestaciones sociales, a acabar con el costo que tiene para los empresarios el bienestar social o la salud. Va a ser una batalla intensa. El uribismo nunca la va a dejar de lado.”

Entonces no podremos esperar nada del gobierno naranja que en la práctica, es el Uribismo 3.0.  Recordemos que durante los dos mandatos de Uribe los trabajadores fuimos duramente maltratados, empobrecidos y perseguidos. Reformas laborales y pensionales afectaron a millones de trabajadores y enriquecieron a los empresarios, lo que importaba era la “confianza inversionista”. (Ver aquí)

Por ahí circula un audio en el que presuntamente Uribe se reúne con líderes sindicales y trabajadores y les agradece su apoyo. Es un audio corto, pero muestra cuál será la agenda laboral a partir del 7 de agosto.

  1. Sindicalismo gerencial en vez de sindicalismo reivindicativo o político: el uribismo seguirá luchando por convertir al sindicalismo auténtico, en sindicalismo corporativo. Y eso lo hará negándose a negociar convenciones colectivas, arrinconando a los sindicatos en los tribunales de arbitramento o fomentando la división del sindicalismo creando sindicatos de bolsillo de los empresarios.
  2. Fortalecimiento del contrato sindical: una figura contra la cual el sindicalismo colombiano independiente y clasista viene luchando a muerte en el escenario nacional pero también en el internacional. Es una figura que sirve para precarizar las condiciones laborales de los trabajadores, seguir tercerizando sin derechos, paradójicamente evitar la sindicalización y estigmatizar al sindicalismo entre decenas de miles de trabajadores víctimas de esta figura. Son suficientes las sentencias de la Corte Constitucional que señalan con precisión que los efectos laborales del contrato sindical sobre los trabajadores, son iguales a los de las cooperativas de trabajo asociado. (Ver aquí)
  3. Flexibilización laboral: El uribismo en el poder propondrá más flexibilización laboral. Mientras los sindicatos y el sindicalismo luchamos contra la tercerización por ser una forma de que el empresario evada su responsabilidad y abarate costos, el gobierno de Duque la va a profundizar con el mismo cuento de siempre, repetido hasta la saciedad por el presidente electo Iván Duque: que abaratar costos y bajar impuestos a los más ricos, genera más empleo.

Y lo anterior coincide con el video de una joven uribista, que también se ha hecho viral, en la que se propone eliminar el salario mínimo. No creo que sea una propuesta aislada, sino más bien un mandado para preparar el terreno sobre lo que se nos viene. Al fin y al cabo, ya lo ha venido proponiendo Alberto Carrasquilla desde hace años y hoy regresa al poder de la mano de Duque y seguramente será ministro de Hacienda.

Como si esto no fuera suficiente, Duque y el uribismo, con su propuesta de “Economía Naranja” pretenden resolver el problema de empleo y economía en el país, lo cual no es más que una falacia tal y como lo dijo recientemente Carlos Julio Díaz al señalar que “Sin desconocer la importancia que para el desarrollo social e integral del ser humano tienen la cultura y muchas de las actividades creativas, decir que los problemas del desempleo, la precariedad laboral, la pobreza y la desigualdad se van a resolver al impulso de la economía naranja, es un engaño”.

Por eso está bien que el sindicalismo colombiano, el auténtico, esté señalando que hará oposición al gobierno de Duque. El sindicalismo colombiano debe entrar en una fase de autorreforma, de autoacomodación para unirse y enfrentar los duros retos que se nos avecinan en el escenario nacional pero también en el internacional, donde hoy estas batallas tienen más garantías.

Siempre hemos estado en oposición. Siempre hemos sido un sindicalismo independiente, nunca hemos estado en el poder y seguramente sobreviviremos, pero sin duda la vamos a tener muy difícil en este gobierno que ha dicho sin sonrojarse que no le apuesta a la paz, que mantendrá el statu quo y promoverá otro tipo de sindicalismo, precisamente el que nosotros nunca seremos.

Mejor preparémonos desde ya para ser poder en 2022, hay todas las posibilidades, y el desinterés de Iván Duque por mejorar las condiciones laborales de 22 millones de trabajadores, es una oportunidad para nosotros. Más que nunca tenemos que hablar, proponer y movilizarnos por todos los trabajadores de Colombia.

Publicidad
0
7895
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Edwin Palma Egea

El debate sobre las consultas populares no termina

El debate sobre las consultas populares no termina

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

La Unión Sindical Obrera vuelve a brillar

El populismo laboral de Iván Duque

El populismo laboral de Iván Duque

La dañina atomización sindical colombiana

La dañina atomización sindical colombiana

El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

El próximo domingo vamos a votar siete veces sí

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

Chao Santos: lo bueno y lo malo para los trabajadores

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

La necesaria reinvención de la lucha sindical colombiana

Una huelga para defender a Ecopetrol

Una huelga para defender a Ecopetrol