Honda, Tolima, no es solo una linda zona colonial

Es fácil apegarse a los clichés y no ver más allá de lo evidente: el municipio tolimense tiene mucho por explorar, solo hay que aventurarse

Por: Yilmar Javier Amaya Perdomo
febrero 21, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Honda, Tolima, no es solo una linda zona colonial
Foto: Dru007 - CC BY-SA 3.0

Honda no es solo una bonita palabra de cinco letras, también es ciudad de mediados del siglo XVII, rica en historia, arquitectura y cultura; puesto que desde tiempos inmemoriales ha sido paso obligado para ir de un lugar a otro gracias a su magnífica posición estratégica de estar prácticamente en el centro de Colombia. La historia la ha hecho merecedora de estar en varias rutas turísticas como lo son: la Mutis, Mitos y Leyendas, la del Oro, la del Magdalena, la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia.

El decreto 1192 del 26 de mayo de 1977 la declara Bien de Interés Nacional, lo que en otrora fuese monumento nacional, su historia, sus calles, casas, puentes, ríos, quebradas, cerros y veredas la han hecho merecedora de tan importante título. Sin embargo, como dije antes, Honda no solo es una linda zona colonial, también tiene una preciosa zona rural, sitios que hace que propios y visitantes siempre digan lo mismo como si se pusieran de acuerdo. ¿Esto es Honda?, ¿solo su zona colonial? Hasta su zona rural es hermosa y también muy rica en historia.

Así quedan de maravilladas las personas que la visitan y conocen sitios como, por ejemplo, los chircales de Quebradaseca. Esta es una de las cincuenta y cinco quebradas que rodean a Honda: pasa por el barrio Francisco Núñez Pedrozo y desemboca en el río Magdalena a escasos metros del centro histórico. En el primero de estos dos sitios hay lo que en otrora fuese una antigua capilla, según los ancianos que desde niños han habitado el sector. En el segundo, descubierto por este servidor en el año 2014, hay al parecer una antigua factoría de ladrillo, que eran transportados por esclavos o indígenas hasta el centro histórico de la ciudad para las diferentes construcciones. En este sector se hace avistamiento de aves y posee gran variedad de árboles y plantas medicinales.

Otro de estos maravillosos sitios son los petroglifos de la vereda Perico; es una de las ocho que posee Honda, se encuentra a escasos 15 minutos en vehículo por la vía que conduce hasta la ciudad de la Dorada. El vehículo después de dejar al turista en la entrada de esta vereda, este hace una espectacular caminata de 50 minutos extasiándose de ver por todo el camino aves de hermosos colores y magníficos sonidos emitidos por las mismas, además de eso se cruza la misma quebrada cinco veces; puesto que viene en forma serpentiforme y después de una buena caminata, se encuentra la tan anhelada recompensa los petroglifos, gran variedad de figuras allí plasmadas al parecer hace más de 600 años; en este sector el guía le habla a los turistas de arqueología, antropología, espeleología, geología del sector y región y por último remata llevándolos a ver un auténtico basurero indígena y luego con espectacular taller de talla de roca tal cual como lo hicieran los antepasados. Este es un magnífico yacimiento arqueológico a cielo abierto cuya cerámica indígena es del periodo tardío siglo VIII al XVI D.C Esta cerámica según los expertos se dice es parecida a la de la costa norte de Colombia.

Otro de los sitios es La Mesa de los Palacios, ubicada justo frente a la terminal de transporte. Desde allí se aprecia una magnífica panorámica de la ciudad. El sector es rico en avistamiento de aves y tiene una cantidad de flora que hace que el sendero sea muy fresco a medida que se va ascendiendo. Ahí el guía le va diciendo al turista los nombres de algunas plantas y árboles medicinales, los cuales sirvieron a los nativos y por ende aun a los mismos hondanos. Al llegar a la cima de esta montaña se puede apreciar una antigua casona, al parecer allí era una antigua hacienda. Además, hay unas rocas que tienen petroglifos y hay variedad de material lítico, lo que puede ayudar a deducir que es un yacimiento arqueológico a cielo abierto. En esta casa hay una especie de grutas o campanarios, dicen algunas personas que a veces escuchan el sonido de estas campanas justo al mediodía y medianoche.

El barrio Calunga es otro sitio que queda saliendo de la ciudad por la vía que conduce al municipio de San Sebastián de Mariquita. Allí el turista queda maravillado con el camino puesto que la gran mayoría es en roca tallada adornado con gran variedad de plantas medicinales lo que los transporta a vivir una vez más lo que fue la Expedición Botánica, a la vera del camino se hacen varias paradas donde el guía les explica sobre el trabajo de José Celestino Mutis y todos sus herbolarios y dibujantes.

Otro de estos es la vereda el Mezuno, de renombre por lo que pasó hacia el año de 1819 cuando el General Bolívar triunfó en la Batalla del Pantano de Vargas; fue de Bogotá que el virrey Sámano salió despavorido llegando a la ciudad de Honda con un muy buen cargamento de oro, plata y piedras preciosas, llegó a la vereda Mezuno cargo unas canoas de este botín y con tan mala suerte que las canoas se hundieron debido al peso en el río Magdalena; hacia la década de los treinta el río mermó tanto que parte de esta playa brillaba con luz propia debido a las monedas de oro que allí había y fue en la ciudad de Honda donde en ese entonces había Banco de la República y fue allí donde se compró la primer pieza o macuquina para crear el hoy día Museo del Oro.

El Cerro Cacao en Bellota, “Cuchilla Flor Colorada. IGAC”, es estupendo, desde su cima se aprecia una hermosa e imponente vista de la ciudad. Si se madruga se alcanzan a ver los nevados del Ruiz, el Cisne, Tolima y Santa Isabel. En horas de la tarde-noche se aprecian las luminarias de municipios como San Sebastián de Mariquita, Falán, Palocabildo, Fresno, La Dorada y Puerto Salgar. Caminar por allí es regresar a tiempos como la expedición botánica, recorrer los caminos por donde estuvieron personalidades como Mutis, el barón Alejandro Von Humboldt, Bompland, el Sabio Caldas entre otros, además de eso el barón Alejandro Von Humboldt encontró petroglifos.

Esto es Honda. Como se han podido dar cuenta, no es solo zona colonial. Espero, apreciados amigos, que este material sea de gran ayuda e información a todos y cada uno de los colombianos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
3548

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La venta de motos también cayó en Colombia

La venta de motos también cayó en Colombia

La india Bajaj le puso la pata a las japonesas Yamaha, AKT y Honda. RANKING

La india Bajaj le puso la pata a las japonesas Yamaha, AKT y Honda. RANKING