En una jaula dorada

En una jaula dorada

Salir de esa extraña y monótona esclavitud de cada día no es una tarea sencilla, pero es un acto de valentía y de autoafirmación

Por: Santiago Palacio
julio 11, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
En una jaula dorada

Vivimos en una sociedad que a menudo nos hace sentir como si estuviéramos atrapados en un laberinto sin salida. Una vida que no es la nuestra, sino una que nos ha sido impuesta por un sistema que parece necesitar de nuestra esclavitud para poder subsistir. Es una cadena terrible de la que debemos liberarnos, a pesar de los riesgos que ello conlleve.

Desde que nacemos, se nos inculca la idea de que debemos seguir un camino predeterminado: estudiar, conseguir un buen trabajo, casarnos, tener hijos y repetir el ciclo una y otra vez. Nos vemos obligados a encajar en moldes que no nos pertenecen, a renunciar a nuestros sueños y aspiraciones en aras de mantener una supuesta estabilidad. Es una organización que necesita esclavos para seguir manteniendo la pura organización que necesita esclavos, y así hasta el final.

Esa extraña y monótona esclavitud de cada día, esa rutina que nos asfixia y nos impide ser verdaderamente libres, debe ser rota. Debemos atrevernos a dar un paso al costado, a alejarnos de esa jaula dorada en la que nos han encerrado. Sí, el camino no será fácil. Enfrentaremos la soledad de quienes no entiendan nuestra decisión, la falta de comprensión de aquellos que se han acomodado a vivir dentro de los límites que les han impuesto. Pero es un riesgo que debemos estar dispuestos a correr si queremos recuperar nuestra libertad.

Ir al campo, en el mejor de los sentidos, significa alejarnos de esa vida artificial que nos han obligado a llevar. Significa volver a conectarnos con la naturaleza, con nuestras raíces más profundas, con aquello que nos hace verdaderamente humanos. Es un acto de valentía y de autoafirmación, un rechazo a seguir siendo parte de un engranaje que nos consume y nos despoja de nuestra individualidad.

Cada día debe tener su propio afán, su propia sonrisa, su propio gozo, su propio color y su propio aroma. No podemos seguir viviendo en la monotonía, en la repetición constante de las mismas tareas, de los mismos patrones que nos han sido impuestos. Debemos recuperar la capacidad de asombrarnos, de disfrutar de los pequeños placeres de la vida, de encontrar la belleza en lo cotidiano.

Salir de esa extraña y monótona esclavitud de cada día no es una tarea sencilla. Requerirá de valor, de determinación y, sobre todo, de una profunda convicción de que nuestra vida merece ser vivida de una manera más auténtica y plena. Será un proceso de desaprendizaje, de desprendimiento de todo aquello que nos ha mantenido atados a un sistema que nos niega la posibilidad de ser verdaderamente libres.

Pero el premio vale la pena. Recuperar el control sobre nuestras vidas, tener la capacidad de darle a cada día su propio significado, su propia alegría, su propia esencia, es una de las mayores satisfacciones que podemos alcanzar. Es el camino hacia una existencia más genuina, más conectada con nuestro ser más profundo y, en última instancia, más feliz.

Desencadenarse de esa cadena terrible implica enfrentar la incertidumbre, la falta de seguridad que brinda el sistema al que hemos estado acostumbrados. Pero es un riesgo que debemos estar dispuestos a asumir si queremos recuperar nuestra libertad. Porque la verdadera libertad no se encuentra en la comodidad de una vida predeterminada, sino en la capacidad de elegir nuestro propio camino, de abrazar la incertidumbre y de encontrar la felicidad en lo desconocido.

Salirse de esa extraña y monótona esclavitud de cada día puede significar renunciar a ciertos privilegios, a ciertos lujos a los que nos hemos acostumbrado. Pero a cambio, ganaremos algo mucho más valioso: la posibilidad de vivir una vida auténtica, de ser dueños de nuestro propio destino. Será un proceso de desprendimiento, de dejar atrás todo aquello que nos ha mantenido atados a un sistema que nos ha negado la posibilidad de ser verdaderamente libres.

En ese camino, enfrentaremos la incomprensión de quienes no han logrado dar ese paso. Seremos vistos como raros, como inconformistas, como personas que no encajan en los estándares establecidos. Pero es un precio que debemos estar dispuestos a pagar si queremos recuperar nuestra esencia, si queremos volver a ser dueños de nuestras vidas.

Salir de esa extraña y monótona esclavitud de cada día no es una tarea sencilla, pero es un acto de valentía y de autoafirmación que nos permitirá recuperar nuestra verdadera identidad. Será un camino lleno de desafíos, de incertidumbres y de soledad, pero también de una profunda satisfacción y de una alegría que solo se puede encontrar en la libertad de ser uno mismo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Talento Visible: desafíos y oportunidades para el emprendimiento afrodescendiente en Colombia

Nota Ciudadana
¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

¿Por qué las denuncias de Olmedo López deben tomarse con pinzas?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--