El profe que puso de moda las matemáticas en el Amazonas

Néstor Hernando Rengifo Do Santos cambió los batallones militares por las aulas de clase para hacer de su departamento uno de los más educados en el país

Por:
marzo 01, 2016
El profe que puso de moda las matemáticas en el Amazonas
Foto Cortesía: Néstor Hernando Rengifo Do Santos

Néstor Hernando Rengifo Do Santos lleva en su sangre y apellidos raíces peruanas y brasileras. Es uno de los tantos nacidos en Leticia que cuentan con una mezcla de tres naciones y un solo corazón: Colombia.

Creció con su abuela, quien desde muy pequeño se lo llevó a Bogotá —donde hizo su primaria—y pasó su infancia en la selva de concreto. A los 11 años la selva amazónica lo estaba esperando para que se reconectara con su gente y sus costumbres. Cuando regresó a Leticia todo era más tranquilo, aunque por venir de un colegio de la capital del país — en donde la exigencia y calidad académica eran más altas— todo le parecía fácil, y, al parecer, con el tiempo libre que le quedaba por terminar siempre de primero sus obligaciones escolares, empezó a desarrollar su gusto por los números y la ciencia de lo exacto.

Al terminar su bachillerato, jugó a ser suboficial, hizo parte del Ejercito Nacional, entrenó durante tres años en Tolemaida, pero su amor por las matemáticas ya había escrito su destino. Por eso lo de la fuerza pública no cuajó y se instaló en Bogotá buscando suerte en la docencia. En 1998 en un colegio de Funza, Cundinamarca le abrió las puertas a los niños de quinto de primaria para enseñar matemáticas de una manera diferente. “Siempre he querido romper el miedo que los alumnos le tienen a los números. Las matemáticas han vendido como el coco de las materias, sin ver que pueden ser divertidas y se pueden hacer cosas extraordinarias”. Con propuestas innovadoras pasó por varios colegios en Bogotá, desde Kennedy, Fontibón y Suba, y vinculó a los niños en proyectos como el estudio de los diferentes ábacos, el maya, inca y japonés. Además de educación financiera, creó un banco para que lo niños entendieran cómo se debe manejar el dinero durante la adultez, en donde su técnica participativa ha dado resultados increíbles: “un niño problema dio la vuelta, se enganchó con el programa y toda la energía que tenía en la indisciplina la utilizó para investigar durante seis meses sobre geometría molecular”.

Pero no todo eran números. Néstor siempre ha querido encontrar un punto de equilibrio entre la docencia y sus ingresos, pues vive en un país en el que, a diferencia de otras naciones, el rol de los docentes no es reconocido por la sociedad, ni por el gobierno. En Colombia los profesores ganan en promedio 2 millones 744 mil 500 pesos si están vinculados al sector privado, mientras que en colegios públicos pueden ganar alrededor de 2 millones 120 mil 750 pesos. Los sueldos varían desde Un millón doscientos mil pesos — el más bajo que paga el Estado— hasta 4 millones de pesos para los docentes con doctorado, que en el 2013 eran 6.398 de los 108.093 del país. Además de la inestabilidad laboral, “no es rentable vivir de profe. Hay que tener un plan b que te deje ejercer la docencia sin estar pendiente del pago, de la deuda, del cheque a fin de mes”.

Luego de dos intentos fallidos por tener un bar en Bogotá, un desamor y dos hijos, en el 2012 decidió regresar al Amazonas, esta vez con ganas de quedarse, con un amor firme y una nueva hija que le dio su esposa Sandra. A pesar de tantos años de experiencia como docente, entendió que necesitaba un título para legitimar de alguna forma todo su conocimiento, por lo que entró a estudiar Licenciatura en Matemáticas en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia –UNAD-. Hoy en quinto semestre, asegura que tomó la mejor decisión: “la propuesta virtual de la UNAD se acomoda a lo que necesito. Puedo estudiar desde cualquier lugar, además de administrar mi tiempo.”

Foto Cortesía: Néstor Hernando Rengifo Do Santos

Foto Cortesía: Néstor Hernando Rengifo Do Santos

Instalado en Leticia, inició el proyecto que se ha convertido en su sueño y que poco a poco ha ido calando entre los niños del departamento ubicado al sur de Colombia: un Centro de Enseñanza e Investigación en Matemáticas, Ciencia y Tecnología. Néstor Hernando Rengifo cree que el Amazonas es un departamento en el que fácilmente se pierden talentos por no identificarlos a tiempo, apoyarlos y encausarlos, y con su iniciativa, espera cambiar las estadísticas de las pruebas Saber Pro 11°. En 2014, el Amazonas se ubicó en el puesto 28 de desempeño, entre los 32 departamentos de Colombia, y durante varios años consecutivos los resultados han dejado muy mal parado a su departamento. Por esta razón, su sueño es crear una cultura de enseñanza y aprendizaje en matemáticas, ciencia y tecnología, ya que está convencido que un científico puede nacer en cualquier parte y su iniciativa puede ofrecer esos ambientes para lograrlo.

Con los cuatro pilares de su proyecto — club de matemáticas, desarrollo del talento, cursos lúdicos para el desarrollo del pensamiento y profesionalización docente— procura hacer de las matemáticas y la ciencia un tema del que se hable sin temor, y que los muchachos puedan explorar para potencializar sus habilidades. A través de un evento como las olimpiadas, el profe Néstor logró vincular por primera vez a 200 niños que participaron de una competencia sana y en la que se identificaron 40 talentos potenciales. Así mismo, con los cursos lúdicos de desarrollo del pensamiento, logró que durante 8 sábados consecutivos, casi 30 niños de colegios públicos, entre ellos indígenas, participaran de talleres sobre el círculo y la circunferencia en el arte, que terminó con una exposición de lo desarrollado por los pequeños, en el que se vinculó a las familias. “Era emocionante ver a los padres de los niños indígenas, llevar emocionados a los pequeños a su exposición.

Foto Cortesía: Néstor Rengifo Dos Santos

Foto Cortesía: Néstor Rengifo Do Santos

El profe Néstor espera que su proyecto trascienda y contribuya a cambiar el rumbo de su departamento. Hace un llamado para que desde sus casas los padres motiven y empoderen a sus hijos, y desde la academia los docentes busquen la excelencia educativa. Por eso la profesionalización docente hace parte de su iniciativa: “En un lugar como mi departamento las políticas llegan distorsionadas. Quieren excelencia pero los docentes no recibimos incentivos ni capacitación constante en matemáticas, ciencia y tecnología.”

-Publicidad-
0
3565
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“Es hora que Colombia humanice a las personas transgénero”

“Es hora que Colombia humanice a las personas transgénero”

La patrulla aérea que salva vidas en el Chocó

La patrulla aérea que salva vidas en el Chocó

Jackeline Rentería, la caleña de oro

Jackeline Rentería, la caleña de oro

Los Guardianes del macizo colombiano

Los Guardianes del macizo colombiano