La Vorágine: escrito a lápiz en un libro de Contabilidad

El manuscrito secreto de La Vorágine: escrito a lápiz en un libro de Contabilidad

Viaje al fondo y revelaciones de los manuscritos de La Vorágine, obra cumbre de José Eustasio Rivera, de la mano de Norma Donato, su investigadora

Por:
mayo 01, 2024
El manuscrito secreto de La Vorágine: escrito a lápiz en un libro de Contabilidad

La Vorágine: viaje al fondo y revelaciones de los manuscritos de la obra cumbre de José Eustasio Rivera, de la mano de Norma Donato, su investigadora

Fotos: Ricardo Rondón y cortesía Norma Donato.

Soy un grávido río y a la luz meridiana /
ruedo bajo los ámbitos /
reflejando el paisaje; /
y en el hondo murmullo de mi audaz oleaje /
se oye la voz solemne de la selva lejana (...)

Con esta factura lírica del verso 'Prólogo', incluido en su poemario 'Tierra de promisión', José Eustasio Rivera, en los albores de la juventud, daba puntadas de lo que sería su larga y procelosa ruta por los meandros y corrientes del exuberante follaje, que el destino le tenía señalado para lograr su obra máxima: 'La Vorágine', una de las novelas más importantes de la literatura hispanoamericana que, desde su publicación en 1924, ha sido de permanente estudio y análisis.

Bien se ha dicho que Rivera fue un adelantado de su tiempo, con la virtud y la disposición para la escritura, que afloró en sus años de colegial con sus primeros poemas al entorno natural de su Huila natal, y con el paso de los años, ya como abogado, el impulso vertiginoso de su espíritu aventurero que lo llevó a emprender fascinantes y no menos temerarias expediciones por la selva colombiana.

Pero lo que escasamente se conoce es, que, detrás de 'La Vorágine', entre otros de sus escritos, como "Juan Gil", para teatro, existen valiosos manuscritos que, gracias al admirable interés de investigación del legado literario de Rivera, se ha podido conocer el recorrido, el andamiaje, el anecdotario y las claves secretas del autor en su periplo narrativo, paralelo a la cinematográfica correría por ríos y senderos inhóspitos de la manigua.

| También le puede interesar: 'La Vorágine' y las materias primas…

Norma Donato Rodríguez, investigadora colombiana del Instituto de Textos y Manuscritos Modernos, en calidad de doctoranda de la Escuela Normal Superior de París, y en cotutela con la Universidad Complutense de Madrid, viene adelantando desde hace cuatro años un riguroso trabajo de investigación sobre el manuscrito de 'La Vorágine', que será su tesis doctoral.

El manuscrito de 'La Vorágine', un tesoro revelador de más de 100 años

Dicho manuscrito reposa en la Biblioteca Nacional de Colombia, y está a disposición del público en su edición digital, igual que un facsímil en la FilBo 24 (Pabellón 6 de Corferias, segundo piso), en el stand del departamento del Huila.

Abrir, palpar y leer esta joya de documento de más de 100 años, además de ser un privilegio por la antigüedad y la magna obra que representa, es un ejercicio que compromete los sentidos y la imaginación: es volar por la ruta alucinante del poeta, en su búsqueda obsesiva de lo oculto y extraordinario, más allá de las fronteras.

Bitácora

El manuscrito de 'La Vorágine' empieza a escribirse en un libro de contabilidad. En la parte superior del lineado, con elegante letra cursiva en lápiz de copiado ("lápiz graso con pigmento de anilina") se advierte el título La Vorágine, José Estadio Rivera, Novela, con una tachadura reteñida, que deja entrever que el autor pensó en un título diferente al definitivo.

Entre paréntesis: Sogamoso, abril 22 de 1922. Seguido de un punto: Rionegro, Orinoco, Guaviare, Guainía, Casanare, Amazonas, 1923. En el registro del municipio boyacense, punto de partida de la escritura de la novela, Donato argumenta que Rivera se encontraba en esa localidad por la visita a Lisandro Durán, uno de sus mejores amigos.

Renglón aparte, entrecomillado, el autor registra una carta de Arturo Cova, su poeta protagonista, y en el párrafo a continuación, el mentado encabezamiento que nos quedó en la memoria, cuando 'La Vorágine' era texto de lectura obligada en la asignatura de español y literatura: "Antes que me hubiera enamorado de mujer alguna, jugué mi corazón al azar y me lo ganó la Violencia".

Facsimil del manuscrito en la FilBo 24, Pabellón 6, segundo piso, stand del Huila

Donato se encontró con el manuscrito de ‘Juan Gil' (obra teatral de 1912, que Rivera escribió cuando apenas frisaba 24 años) después de estar trabajando sobre los manuscritos de ‘La Vorágine’ (que fueron comprados por la Biblioteca Nacional a su depositario Sergio Calderón, sobrino nieto de José Eustasio Rivera). Esa fue la piedra toque de su impetuosa investigación, que aún sigue en curso. 

Esto hace suponer, que el destino también estaba marcado para su labor de rastreo, toda vez que la interesada quedó sorprendida, no solo con el meollo de la dramaturgia escrita en verso, y el carácter violento de la trama, sino por la visión adelantada de la prematura crítica social del joven escritor, que ‘La Vorágine’  en su dimensión y complejidad refiere.

Genética de 'La Vorágine'

La doctora Norma Donato Rodríguez desarrolla una labor investigativa de los manuscritos de 'La Vorágine' a través del método genético, que analiza en detalle   la escritura, repartida en dos cuadernillos escritos por "recto y verso" (por un lado y otro), en los que se vislumbran anotaciones al margen, tachaduras y reescrituras. borradores de cartas, memorandos limítrofes entre Colombia y Venezuela, cuando Rivera en su función de abogado, egresado de la Universidad Nacional, fue encargado de esa misión por el gobierno de turno.

 "Mi trabajo con la edición genética consiste en ordenar todo ese caos del gran relato que comienza el 22 abril de 1922 y termina el 21 de abril de 1924. Mostrar cómo avanzó el proceso creativo de la obra, desde la primera idea hasta la última voluntad es el objetivo: El recorrido de sus personajes, su transformación en el curso de la historia, la línea de tiempo, las tachaduras que se van incrementando a lo largo de la escritura de esta novela bisagra entre el modernismo y la  denuncia como compromiso social", explica la experta.

Hay una libreta de viajes sobre la investigación en las caucherías del Amazonas, con entrevistas a víctimas y victimarios. Ahí aparece Narcisa Sabas de Barrera, la viuda de Julio Barrera Malo, el villano de la novela.

Primera edición de 'La Vorágine', de 1924, de la editorial Cromos

"Mi labor también ha sido comparar las cinco ediciones cuidadas por el autor, desde la primera de 1924, publicada por la editorial Cromos, hasta la última, vigilada por él, de 1928, en Nueva York, donde se crea la Editorial Andes, con su libro fundacional: 'La Vorágine'. José Eustasio Rivera fallece en Nueva York el 1° de diciembre de 1928, según el parte médico del Policlínico de esa capital, por un absceso cerebral, producto de una enfermedad tropical", refiere la investigadora.

"Muy importante destacar que la reedición de 'La Vorágine', de 1924, que es la primera voluntad de Rivera, la acaba de publicar la Universidad Nacional. Se trata de una versión que marca la diferencia entre las aproximadamente 140 ediciones que han circulado, porque tiene en cuenta sus manuscritos, las modificaciones que se hicieron, y un apéndice de 15 artículos sobre distintas perspectivas alrededor de la obra, incluido uno mío; con la dirección editorial de Carlos Guillermo Páramo Bonilla, profesor asociado del Departamento de Historia y decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Bogotá".

Clásico del modernismo, con la impronta romántica de la época, "La Vorágine", que no contó con la simpatía de varios escritores del boom de la literatura latinoamericana como Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes, ha sido comparada con obras influyentes que plantean el esclavismo, la explotación, el colonialismo y el choque de culturas como "Gran Serton", novela del médico y escritor brasileño Joao Guimarāes Rosa, y con "El Corazón de las Tinieblas", del polaco Joseph Conrad.

| También le puede interesar: 'La Vorágine': espejo y alegoría de Colombia

Masculinidad cuestionada

En sus largas pesquisas de archivos relacionados con el manuscrito, la doctora Donato se encuentra con una carta mutilada de Franco Zapata, el mejor amigo del autor de 'La Vorágine', en la que escribe sobre la extracción del caucho. La despedida textual de la misiva es la siguiente: "Aquí, más o menos termina el canto, mi dulce amado bien".

"Solo es una hipótesis de lo que podría pensar mucha gente de la sexualidad de Rivera", aduce Donato, "porque la mayoría de cartas no se reproducen completas en la biografía de Eduardo Neale Silva, quien declara que no se ha reproducido el contenido completo por petición de la familia".

Artículo de la doctora Donato, incluído en la reedición de 'La Vorágine', de la Universidad Nacional.

Como quiera que sea, la amorosa despedida de la carta dio pie para que la investigadora escribiera un artículo sobre la masculinidad de Arturo Cova, donde resalta el machismo exacerbado y la misoginia imperante, pero además la ironización de esa masculinidad patriarcal. Aquí algunos apartes:

"(...) Esta carta plantea dos cuestiones muy interesantes: por un lado, su mutilación. Por otro, su cierre. El documento termina con una afectuosa despedida (ya citada). Este romántico modo de despedirse del destinatario, podría explicarse por qué fue mutilado en su saludo, y gracias a un maravilloso descuido del censurador, nos ha quedado este pequeño vestigio de las referencias personales que contenían el documento (...)".

"(...) En la biografía de Neale Silva se afirma que los dos amigos (Franco Zapata y José Eustasio Rivera) vivieron en el mismo apartamento en Bogotá durante dos años. ¿Acaso sus años de convivencia fueron de romance? No lo sabemos, porque el biógrafo esquiva esos detalles, e incluso hace constantemente la advertencia de que no puede reproducir la totalidad de las cartas citadas en la biografía, por petición expresa de la familia. ¿Se trata de una censura a causa de la condición sexual de Rivera? (...)"

"(...) ¿Acaso esta negativa obedece a ocultar algo 'escandaloso'? Sería de gran utilidad para una nueva biografía, que los archivos ocultos permitieran el acceso, porque hoy ya no es motivo de censura una probable homosexualidad o bisexualidad del autor. Es hora ya, 100 años después, de conocer la condición de un hombre que ironizaba la masculinidad que se le impuso: es hora de reconocer la riqueza completa de la obra y vida de José Eustasio Rivera, porque no hay otra forma de hacerle un homenaje, que reivindicando sin censura su libertad".

-¿Qué tanto puede haber de la vida de José Eustasio Rivera en la de su alter ego, el poeta Arturo Cova, cuando se dice que los escritores dejan jirones de su propia entraña en la ficción?

"Hay que entender la ironía de 'La Vorágine' a partir de la ironización de la masculinidad de Arturo Cova. En lugar de sentirnos identificados con Cova, llegamos a despreciarlo: seduce y golpea a la mujer de su mejor amigo, fantasea con que violen colectivamente a Alicia, su propia pareja; se alegra de la muerte de sus compañeros de viaje, y cree tener más talento que el que en realidad tiene. Al tiempo, vemos un personaje egoísta, violento y misógino”, afirma Donato en su artículo.

"El Año de nuestra Vorágine"

En los 100 años de celebración de la publicación de 'La Vorágine', traducida a varios idiomas, con una versión cinematográfica mexicana, dos adaptaciones para televisión, la primera, una telenovela de 1975, protagonizada por María Hijuelos y Julio César Luna; y una miniserie de 1990, con Florina Lemaitre y Armando Gutiérrez, y reediciones literarias como la del Ministerio de Cultura, cobra singular importancia la reedición de la Universidad Nacional de Colombia, que rescata la primera voluntad de José Eustasio Rivera, publicada en 1924 por la editorial Cromos, acorde con los cambios y correcciones que se hicieron de los manuscritos.

Para su director editorial, el profesor Carlos Guillermo Páramo Bonilla, "'La Vorágine' ha sido llamada 'la gran novela de la selva', 'la gran novela sobre la Violencia', o 'la gran novela sobre el capitalismo y las economías extractivas'”.

“Todas son afirmaciones correctas, pero no totales -explica el catedrático-. En tiempos del calentamiento global y de la trágica desforestación amazónica, también es una gran novela sobre el maltrato a la tierra. Tanto más: 'La Vorágine' es una impresionante síntesis de la mitología occidental sobre la Frontera. Ahí está el trágico espíritu de un Occidente que no tiene límites. Que no soluciona la crisis, que es devorado por la selva”.

“Pero en 'La Vorágine' también está la celebración de la diversidad, la región amazoniroquense se despliega como un continente pródigo en paisajes, especies, emociones, sociedades, y personas de la más distinta naturaleza. Leer 'La Vorágine' es viajar a un país espléndido que en un siglo no ha cambiado ni para bien ni para mal".

"En 'La Vorágine' los géneros narrativos se suceden o entremezclan. La memoria pasa al diario, el diario pasa a la carta, la carta da lugar al telegrama, casi todo está escrito sobre un elocuente libro de Contaduría que, de no haber sido apropiado por su protagonista -el poeta Arturo Cova-, habría servido para seguir consignando sin empacho las iniquidades de la explotación cauchera y la esclavización de los pueblos indígenas y los mestizos, atrapados por el espejismo de hacerse ricos".

“Su autor, José Eustasio Rivera, se graduó de nuestra facultad de Derecho en 1917, cuando todavía quedaba en la calle 8ª con carrera 8ª, en Bogotá, donde hoy tiene su sitio la Academia Colombiana de Historia. Por lo mismo, es curioso que nunca, hasta la fecha, la universidad haya celebrado la figura de Rivera, nuestro egresado. No hay un solo hito en nuestros campos y currículos que le hagan homenaje”.

La edición de la Universidad Nacional que reedita por primera vez la de Cromos de 1924 y la coteja con los manuscritos de La Vorágine

“Y hay todavía una razón de mayor peso para reparar esta omisión: 'La Vorágine' encierra y está imbuida en el espíritu y la misión de la Universidad. Se preocupa por la construcción y el devenir de la Nación, por el problema de las comunicaciones, por cómo preservar sus recursos para el bien común. Rivera no solo escribió sobre la Frontera: escribió desde la Frontera y allí escribió una obra de Frontera, como lo demuestran los manuscritos de la novela, felizmente albergados por la Biblioteca Nacional de Colombia”.

'La Vorágine' es una obra de incuestionable valor antropológico, psicológico, social, político y cultural y, claro, literario, porque interpela a la nación y a sus fronteras como lugares para pensar y obrar; porque se preocupa por las muchas de las raíces de la Violencia; por que se maravilla con los paisajes, con otras culturas, como se maravilla con la Lengua; porque encierra el cometido histórico de la Universidad Nacional, ha llegado la hora de que la reclamemos como nuestra”.

“El 'Año Vorágine' cuenta ya con una robusta agenda que inicia con la edición que hemos preparado en la Facultad de Ciencias Humanas, a nombre de nuestra Universidad, de la versión de 1924 (nunca antes reeditada), acompañada por un cotejo con los manuscritos de la Biblioteca Nacional y 15 textos de invitación a su lectura, escritos desde distintas disciplinas", concluye el decano.

Ha llegado el gran día de la presentación ‘La Vorágine’ (Primera Edición 1924), este primero de mayo de 2024, en el marco de la 36 Feria Internacional del Libro de Bogotá, programada para las 4:00 pm, en la sala “María Mercedes Carranza”. Con la moderación de Mario Jursich, intervendrán: Carlos Guillermo Paramo Bonilla, Norma Donato Rodríguez y Jineth Ardila.

Todos cordialmente invitados a esta especial celebración.     

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
El triunfal regreso de Víctor Hugo Cabrera, el actor que encontró el éxito siendo un antigalán

El triunfal regreso de Víctor Hugo Cabrera, el actor que encontró el éxito siendo un antigalán

WeiBook, la empresa colombiana que vuelve digitales las peluquerías y ya es un éxito en varios países

WeiBook, la empresa colombiana que vuelve digitales las peluquerías y ya es un éxito en varios países

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--