El basural en el que se convirtió el centro de Bogotá, ¿le pondrá ojo el nuevo alcalde Galán?

El basural en el que se convirtió el centro de Bogotá, ¿le pondrá ojo el nuevo alcalde Galán?

Es preocupante que en el empalme de la alcaldesa saliente Claudia López y el alcalde Galán no se encuentra agendado esta grave crisis del centro de la capital

Por: Juan Carlos Niño Niño
noviembre 09, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El basural en el que se convirtió el centro de Bogotá, ¿le pondrá ojo el nuevo alcalde Galán?

Aprovechando el receso legislativo “post” electoral, confieso a mis lectores que me duele mucho caminar por el Centro de Bogotá, porque se rompió –en mil pedazos- la cultura ciudadana y el respeto al espacio público, implementado a finales del Siglo pasado por los alcaldes Antanas Mockus y Enrique Peñalosa, y que ningún otro Alcalde lamentablemente le dio continuidad, siendo relegado entonces a los recuerdos extintos y lejanos de la Capital del País, como los sobrevivientes rieles de acero de los desaparecidos tranvías, o las cuatro pilas con fuentes de agua en la Plaza de Bolívar.

Al descender de la Estación Museo del Oro en Transmilenio –dominado éste por delincuencia común, vendedores informales, migrantes, mendigos y escandalosos “intérpretes” de rap y hip hop- se encuentra el peatón con un basurero en los andenes y las calles: miles y miles de papeles, desperdicios, cajas de cartón, plásticos, vidrios y excrementos, que inician su impune desfile por la Avenida Jiménez y la Carrera Séptima, convertida ésta en un verdadero Maicao, dominado completamente por los vendedores informales, desde que el entonces Alcalde Gustavo Petro les puso a disposición la peatonal en la antigua Calle Real –Carrera 7, entre calles 10 y 19- en donde es casi imposible desplazarse a pie, porque está inundada de sendos “cambuches” comerciales, con el altísimo riesgo de un “raponazo” o atraco a mano armada, en donde el ciudadano o el mismo “turista” descartan de plano el histórico y famoso “Septimazo”.

Encuesta de cultura ambiental revela cuántos hogares separan los residuos en Bogotá

Al cruzar por el andén del Parque Santander –contiguo al Banco de la República y al frente de la Iglesia de San Francisco- tuve en los últimos años dos impactantes y angustiantes encuentros inesperados, como para concluir que el Centro de Bogotá enfrenta su más grave crisis en los últimos cien años:

Una adolescente con acento venezolano se interpuso en mi camino para ofrecerme servicios sexuales; como también un individuo que sin ningún recato y con total frialdad me ofreció una “multicanasta” de sustancias alucinógenas, sin dejar de coordinar al mismo tiempo el supuesto negocio con otras personas, aterrándome aún más porque en casi treinta años de trabajar cerca a este emblemático lugar, nunca había presenciado semejante escena, aun cuando este lugar es conocido desde hace años por su relativo riesgo para el peatón.

Y es que sin desconocer las causas económicas y sociales de la venta informal -salvaguardada por la Corte Constitucional, y reconocida acertadamente por Petro como una alternativa para el crecimiento económico- es lamentable que esta actividad esté ocupando cada vez más los espacios de la Plaza de Bolívar -inundada igualmente de basuras- en donde es previsible que esta actividad se termine ejerciendo en las calles de La Candelaria –patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de la humanidad- teniendo como antecedente hace diez años el “piqueteadero” informal que se instaló a un par de cuadras del Chorro de Quevedo, que obviamente tenía pésimas y denigrantes condiciones de salubridad.

La ausencia de una formulación, implementación y evaluación de una política pública para vendedores informales -como lo señala la Ley 1988 de 2019, a la que contribuyó con varias proposiciones el Senador José Vicente Carreño- dejan a la deriva a esta población en el centro de Bogotá, lo que impide entonces espacios dignos de trabajo, acceso a seguridad social y aceptables ingresos económicos, porque indudablemente una solución integral no es simplemente permitir que estas personas trabajan en la calles, exponiendo a este grupo social a las complejas y peligrosas situaciones de la Ciudad.

La Plaza La Mariposa –en la Estación Jiménez, entre Carrera 10 y Avenida Caracas- fue construida a principios de Siglo por el Alcalde Enrique Peñalosa, en un intento de recuperar el espacio público en San Victorino –incluida la escultura “La gran mariposa” del maestro Édgar Negret- pero que desafortunadamente al día de hoy no queda ni el rastro, contando ahora con las mismas características del centro –anteriormente descritas- con el agravante de una supuesta prostitución infantil y venta de sustancias alucinógenas, atiborrado igualmente de basuras, que incluso pasan la Avenida Jiménez y se instalan de manera impune en la entrada de la mencionada Estación de Transmilenio, hasta tal punto que se considera uno de los sitios más peligrosos de Bogotá.

Coletilla: Es preocupante que en el empalme de la Alcaldesa Saliente Claudia López y el Alcalde Entrante Carlos Fernando Galán, no se encuentra agendado esta grave crisis del centro de la Capital, como si esta problemática se conociera, pero no se tuviere ninguna intención de afrontarla, en donde los ciudadanos se preguntan si esta desafortunada radiografía se va a replicar en el Corredor Verde de Claudia López –Carrera 7, entre Calle 1 y 40- y por qué no a los modernos y cómodos espacios del Metro Elevado en la Capital.

A estas alturas, ¿el tenebroso Barrio Santa Fe podría terminar de extender sus tentáculos a todo el centro de Bogotá?

*Asesor Legislativo – Escritor

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
La arcaica y obsoleta rosca artística bogotana, ¿en serio no hay más?

La arcaica y obsoleta rosca artística bogotana, ¿en serio no hay más?

Nota Ciudadana
Caricatura: Miedo a la verdad

Caricatura: Miedo a la verdad

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus