De dioses inventados

La desconfianza hacia lo desconocido pudo ser el desencadenantes para la creación de relatos que tratan de explicar lo que aún no somos capaces de comprender

Por: victor rojas
abril 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De dioses inventados
Foto: Pixabay

Al principio el ser humano no entendía algunos fenómenos que sucedían en la naturaleza y eso le causaba grandes temores. Desconfianza natural a lo desconocido. Por eso, cuando caían esos mortales rayos y retumbantes truenos creía que encima de las nubes vivía gente muy poderosa. A esos ruidos y movimientos de arriba los llamó dios, que en lenguaje raso la palabra debería significar todo lo que nace del miedo. El ser humano entonces inventó varias y divertidas narraciones para tratar de explicar todo lo que estaba sucediendo en las alturas y que él no veía, pero tampoco nadie bajaba a contarle. Sorprende el vuelo de la imaginación que tienen la mayoría de esos relatos mitológicos.

El hombre egipcio, que era el más cuerdo de los fabuladores de la humanidad, creyó que esos mismos fenómenos naturales que tanto desasosiego le producían eran dioses. Entonces consideró que sobre las nubes existían seres superiores que tenían los atributos que los hombres carecían y los animales poseían. Las alas, por ejemplo. A partir de esa falsa creencia empezó a concebir animales con rasgos humanos. Así nació, entre otros, el mito de Horus, el dios del cielo. Esta deidad, como todos sabemos, tiene cabeza de halcón y cuerpo de hombre. Nace de la relación carnal entre Osiris y su hermana Isis. Lo tenebroso es que Osiris lo engendra después de que su propio hermano le propinó una muerte cruel. Pero esa es otra leyenda que de paso nos recuerda otra historia más execrable y reciente. Horus era guerrero y sabio y tuerto y se hacía llamar el Señor del cielo. Debajo de su agudo pico de rapiña descolgaba una barba cuadricular. En su nombre se moría y se mataba en ferales combates.

Algo parecido concibieron los hindús con Rakshasa, personificado en forma de felino con atributos de púgil de lucha libre, es decir, rudo y abultado por tensos músculos. Un Rakshasa era grotesco y carente de piedad. Hacía sopa de menudencias con los seres humanos que atrapaba cuando le daba hambre. Su primo Pishaca nada tenía que envidiarles a los sargentos del Cono Sur y sus cámaras de tortura. Toda esa brutalidad de las deidades contra su pueblo se debía a que los hindúes siempre se vieron a sí mismos como dioses caídos en desgracia y que fueron arrojados sin memoria a la Tierra por no haber sabido manejar la modestia, esa cualidad que eternamente debe tener alguien con poderes divinos.

Los griegos, por su parte, crearon a Zeus y su poderoso cetro. Este dios era el dueño del temeroso trueno y de una variada familia. Tenía de fiel guardaespaldas a un águila de sedoso plumaje que enviaba de visita a quienes creían en él. Zeus contrajo nupcias con Hera, su hermana, a quien le era infiel cada vez que la pasión lo doblegaba. Su cielo tenía el pomposo nombre de Olimpo. Zeus era fuerte y de inigualable belleza. Sus ojos eran divinos y su cabello abundante y ensortijado. De barba refinada y larga. En su nombre se combatía contra otros bárbaros de flechas menos certeras.

Mientras tanto en la tierra de la Ultima Thule, que así se les decía a los hoy llamados países nórdicos, los vikingos crearon a Odín, dios supremo de la poesía y la guerra. Odín era dueño de un caballo de ocho patas, una lanza que nunca fallaba y una prole divertida. Sus detectives privados eran dos cuervos asolapados. A Odín lo crearon más infiel que Zeus. Contrajo nupcias con Frigg, hija de su más acérrimo enemigo. Pero también le picaba el ojo a su sobrina Freya y en un viaje de diversiones que hizo en tierras ajenas, dejó embarazada a Gunlöd una diosa virgen quien luego parió un hombre viejo. El cielo de Odín se llamaba Valhalla y allí iban solo los valientes. Odín tenía greñas grasosas y barba larga pero rala y era tuerto. Había perdido un ojo por ambicioso al querer hacerse del inconmensurable conocimiento del mundo. A pesar de tener un parche en un ojo, todo lo veía a plenitud, nada podía pasar a sus espaldas. En su nombre los vikingos se atrevieron a sitiar París y degollar a cuanto monje encontraban caminando por los caminos de herradura de York.

Las tribus de los desiertos del Medio Oriente no podían pasar ajenas a tener explicación de las cosas que pasaban en el cielo. Ni más faltaba. Entonces crearon a Jehová, un dios con todo el poder habido y por haber. Superior a Zeus y más omnipotente que Odín. Jehová es amo y señor de todas las cosas que hay entre el cielo y la tierra. Hizo al primer ser humano a su imagen y semejanza de un pegote de barro. Por tal motivo se sabe que es hombre, pero nadie le conoce mujer. Sin embargo, tiene un hijo que siempre se sienta a su derecha después de haber resucitado de la brutal muerte que los humanos le propiciaron. A la izquierda de este dios se sienta una figura amorfa que siempre da la impresión que su existencia no era necesaria. Jehová tiene por mensajeros a un puñado de hombres alados que, al decir verdad, son plagio de las deidades del antiguo Egipto. Los llama arcángeles y el preferido de ellos es Gabriel, cuyo cuerpo de ser humano está dotado con unas poderosas alas de pájaro sin nombre, pero tan largas que le permiten viajar del cielo a la tierra en un abrir y cerrar de ojos. Así lo hizo cuando Jehová lo envió a la aldea de Nazaret para que con el dedo índice derecho embarazara a una campesina pobre sin quitarle la virginidad.

El cielo de este dios se llama Edén y allí solo llegan los pobres que sufren en la Tierra. A Jehová se le conoce por vengativo e iracundo. Ha destruido ciudades enteras porque la gente se olvida de él y una vez ahogó hasta los peces y demás animales del agua con un diluvio universal. Su semoviente preferido es un cordero que tiene atribuciones de quitar el pecado del mundo. Los ojos de Jehová son bellos y azules. De cutis terso y su cabello también es abundante y ensortijado. Al igual que algunos dioses que le antecedieron, lleva barba bien cuidada y bigote acicalado. Su ropaje es de color blanco, al estilo de los árabes citadinos. Su mitología ha sido impuesta desde hace cerca de 1300 años a punta de espadas, trabucos y torturas. Sin embargo, en los últimos años sus seguidores se aprovechan de la gente ignara para atemorizarla con pésimas obras de teatro en su otrora sagrado y respetado templo. Anteriormente multiplicaba panes y peces, ahora multiplica monedas y billetes libres de impuestos. En su nombre se han desatado las últimas guerras de la humanidad. Se calcula que tendrá vigencia solo un par de siglos más, ya que el ser humano empieza a darse cuenta que se necesita de una nueva mitología para entender el universo que al parecer es más grande y profundo de lo que hasta el momento se cree que es. Pero sobre todo porque Jehová deja pasar el tiempo muy rápido y, fuera de eso, empieza a parecerse demasiado a sus figuras de barro, con cuentas bancarias en el paraíso y teléfonos móviles de última gama.

(Mientras tanto tú pegas un grito de desesperación por el encierro al cual te tienen obligado para que no te contagies del COVID-19).

-.
0
1802
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los jóvenes que quieren matar a Dios en Colombia

Los jóvenes que quieren matar a Dios en Colombia

Padre, quiero hablar con usted: no creo en Dios

Padre, quiero hablar con usted: no creo en Dios

¿Qué hacer frente a una enfermedad terminal, cáncer, esclerosis o alzhéimer?

¿Qué hacer frente a una enfermedad terminal, cáncer, esclerosis o alzhéimer?

Nota Ciudadana
Reconociendo a Albert Einstein

Reconociendo a Albert Einstein