De amores y de odios

Que Epa haya perdido seguidores por un desliz mediático no tiene relevancia; lo importante allí es el odio infernal que surge cuando alguien tiene otra ideología

Por: Erwin Lechuga
septiembre 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De amores y de odios

 

"Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento"

William Shakespeare

 

Un día te levantas y eres ejemplo de emprendimiento, al otro día haces un video con un político reconocido, y entonces te insultan y señalan como un lastre de persona.

Esa es la realidad en Colombia, una nación en la que las personas se creen moralmente intachables, mientras que asienten que la destrucción de bienes públicos es un error y dejarse ver con un personaje de la política nacional es un delito.

Este es el infierno en el que se metió una de las virtuosas de redes sociales, quien en un acto de imprudencia, quiso arroparse bajo la imagen de un expresidente, buscando protección, según ella, ante el acoso estatal en su contra, como si el señor fuese el dueño del Estado, ¡por favor!

Que la susodicha en cuestión haya perdido seguidores por su desliz mediático es un hecho irrelevante que solo preocupa al vulgo de existencia vacua, en lo que sí es necesario hacer una profunda reflexión es en ese odio infernal que emerge del interior de la sociedad cada vez que se piensa o se actúa en contraposición a la ideología de la horda de zombis.

Creo que la providencia divina, si en ella nos queremos afirmar, nos hizo diferentes por la sencilla razón: que son precisamente esas diferencias las que nos enseñan, las que nos permiten evolucionar como personas y como sociedad.

¿Quién ha dicho que una posición ideológica o una afinidad por X individuo faculta a terceros a agredir a una persona con improperios? ¿Qué les hace creer a los que insultan detrás de una red social que son mejores?

Yo defiendo la discrepancia en las ideas, en la concepción con que se aprecia el mundo, en el empleo de la argumentación como forma de proponer soluciones, pero nunca podré sentir empatía por la forma brutal con la que algunos tiñeron de rojo los campos de Colombia, y mucho menos con aquellos que hoy dicen defender sus ideales con la pretensión de imponérselo a los demás.

Estos caudillos de pasados cuestionables utilizan a ejércitos de hienas que se abalanzan sobre las personas como presas, cuando no les complace algún comentario o dato que adule al dios que veneran.

La polarización ideológica en la cual estamos nadando, gracias a elementos que se sienten investidos de la verdad absoluta, es insostenible, tan insostenible es que casi hemos llegado al punto en el que hay que pedir permiso para expresarse, porque de lo contrario, más de uno se ofende y te quiere colocar una diana en la espalda que te identifica con algún ideario político.

Si hay algo que considero precioso en esta vida es la de poder pensar por sí mismo, de tener la libertad de discernir, por tu propio raciocinio, entre lo cierto, lo falso y lo dudoso, nada de que Gustavito, Alvarito, Jaimito y mucho menos Alexito me dijo.

Como dicen por ahí, el palo no está para cucharas. No nos podemos dar el lujo de permitir seguir ahondado el lenguaje del odio, de la polarización, de caer en la trampa de la retórica populista de un cambio que nunca llega, y lo más grave, sin reales propuestas de cambio que impacten de manera positiva la sociedad, que en últimas eso es lo que todos esperamos. Hemos sido, somos y seremos los únicos responsables del destino que en las próximas elecciones tracemos para nuestro país, usemos la razón y no el corazón.

 

-.
0
800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Una justicia de mentiritas para Uribe

Una justicia de mentiritas para Uribe

Uribe reconoce la rabia que le tienen los jóvenes

Uribe reconoce la rabia que le tienen los jóvenes

El rechazo que provoca Uribe en los estudiantes de la Universidad de New York

El rechazo que provoca Uribe en los estudiantes de la Universidad de New York

Nota Ciudadana
La lingüística amañada de Uribe y sus peones

La lingüística amañada de Uribe y sus peones