Cuarentena en Colombia: la vida en tiempos de panmiedo

Relato ciudadano sobre la vida en pandemia en Colombia y la reflexión que hay que tener en pro al auto cuidado mental de las personas

Por: Henry Orozco
junio 18, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Cuarentena en Colombia: la vida en tiempos de panmiedo
Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

En mi casa somos seis o bueno, ocho, contando las mascotas a quien casi todos nos dio por humanizar. A veces en casa también pasa, mi papá le hace pucheros a Juaco y hasta lo trata como si fuese otro nieto más.

Acá todos estamos sanos, por lo menos del Covid-19 al que nos le escondemos todos los días, a puerta cerrada y con el corazón en la mano y que, si no nos ha afectado físicamente, quizá ya nos ha dejado huella mental.

Nuestra casa tiene cuatro habitaciones y un solo baño, dando gracias a que los animales aún no saben usarlo. Vivimos en un pueblo conservador de Antioquia, en el que ya hicieron misa al barrio en cuarentena y se pegaron de la santa devoción para que cuando alguien estornudara no contagiara al que cantaba las alabanzas a veinte centímetros de distancia, y encomendaron las manos del padre que repartía la sagrada eucaristía a la protección divina además de consagrar el alcohol antibacterial.

Pero todo esto que les cuento es material para otra historia, y no precisamente una de realismo mágico. En lo que verdaderamente quiero ahondar es en el cómo nos ha cambiado la vida en un abrir y cerrar de ojos o, mejor dicho, en lo que dura un estornudo.

Siempre he sido un amante de los viajes, cortos, largos, costosos, sin dinero, en voluntariados, acampando o simplemente gorriándome el paseo familiar. Cada vez que tengo –o tenía—posibilidad, me escapaba de mi zona de confort a darme un respirito en el río, en el mar, en otro pueblo cercano o en alguno de los tantos y bellos departamentos que tiene nuestra Nación ya que viajar al extranjero en mi no fue una opción por factores económicos y por el miedo de desprenderme demasiado tiempo de mi familia sin tener certeza de regresar a casa.

Y sí, aunque me encanta viajar, también debo reconocer que soy un poco miedoso ante la vida, por ejemplo, le tengo pánico a volar en avión aunque me subo a ellos por el deseo de poder conocer nuevos territorios y vivir experiencias que a fin de cuentas hacen que valga la pena cagarme del miedo en esos artefactos del demonio, mismos que surcan los aires y que en Colombia el presidente les dio permisividad en cuarentena, para no afectar la economía familiar.

El caso es que siempre que puedo me las ingenio para viajar y en cuarentena lo más parecido que he hecho a ello es ir a una finca, en mi propio pueblo, y sentirme el criminal más grande del planeta por infringir la norma mientras me desplazo a menos de cinco kilómetros, con mi familia, con la que vivo y que no está enferma de Covid-19 si no de estar todos los días, encerrados, en las mismas cuatro paredes y sin suficiente aire para oxigenar su cerebro. Es por esto que hoy estoy nuevamente acá, contra las letras y expuesto a narrar una versión de la realidad desde lo que se vive en mi pueblo: Marinilla, o bueno, lo que creo y debe estar sintiendo cualquier habitante en el mundo.

Yo nunca he cometido un delito ni nada parecido que me haga tenerle miedo a la policía a tal punto de sentir un delirio de persecución, digamos que lo más cercano a ello han sido mis adolescentes y malas experiencias con la marihuana o las veces que salí a manifestar algún descontento estatal, de forma pacífica, y terminaba corriendo ahogado, escondiéndomele al ESMAD porque nos perseguían sin causa alguna, con sus gases lacrimógenos y artefactos extraños iguales a los con que mataron a Dilan Cruz. El caso es que no siento que sea un ser humano conflictivo ni mucho menos alguien con saldos pendientes ante la justicia; sin embargo, en cuarentena me he llegado a sentir el hombre más criminal, incluso, como si hubiese sido partícipe de asesinato racista, con rodilla en cuello y opresión de aire a hombre indefenso, o como si hubiese matado a mi propio hermano por problemas de tolerancia en casa; pero eso también es insumo para otra historia. Acá, en realidad, lo que les vengo a contar es como esta pandemia ha perturbado mi mente a tal punto que si salgo media hora de casa ya me siento un criminal deseando estar escondido, como rata o político que siente culpa, aunque a los últimos rápido se les olvida y resultan siendo más sensatos y sensibles los roedores; miedo a ver un policía o soldado en la calle como me pasaba hace once años cuando era menor de edad y que hasta del cabello me llegaron a agarrar para meterme a un camión, hacinado, de jóvenes que no alcanzamos a huir de la reclusa militar.

Les quiero contar de ese miedo que se esparce en las calles, en Colombia, y qué míseramente es la forma más efectiva para hacer que la gente atienda a cuidar sus vidas, aunque también a muchos ni esos les valga y que sin ánimo de sonar xenófobo, menos les importa a muchos de los extranjeros que hoy recorren cientos de municipios en Colombia, sin Dios ni ley y que se aglomeran cada día en el coto de mi pueblo, a enumerar a cuantas personas ven pasar, –supongo--.

En fin, volviendo al punto, esta cuarentena nos ha hecho a muchos vivir en el miedo y el descontento, nos ha hecho tener que tomar una calle en contravía, buscar la vía habilitada para pasar, cambiar de acera al ver al policía y acelerar un poco más cuando el agente de tránsito esta cerca o casi encima. Nos ha hecho saludar con el vidrio arriba, mirar a los cercanos por encima de los hombros, aunque nos reventemos de ganas de abrazarles, o besarles. Abstenernos de comernos la empanada así nos multen por comprarlas desde tiempos remotos al Covid-19, y recibir la bolsa del domicilio con miedo, como si compráramos algo ilegal, casi a puerta cerrada y a las narices del domiciliario.

Le hemos cogido miedo al amor, a las expresiones de cariño, a un beso, un abrazo, una caricia, un apretón de manos; le tememos más a una gripa que “a una ira de Dios”; nos da miedo ver y escuchar las noticias, queremos vivir absortos de la realidad. Nos refugiamos tras un retazo de tela en cara y preferimos untarnos el alcohol a beberlo. Hasta parece intencional que le metan fragancia de tequila al alcohol que nos ponemos en los sitios públicos para hacerlo más familiar a nosotros y que disfrutemos usarlo.

Tememos, aún más, al nefasto sistema de salud y al mal acostumbrado abandono estatal; nos da miedo ver morir más gente en este país de hambre que por Covid-19, ver incrementar las cifras de violencia intrafamiliar, los abusos en casa a menores de edad, el aumento desmedido de suicidios, la desesperación a no saber como afrontar esta situación porque nunca nadie nos lo enseñó; los problemas de tolerancia con los vecinos que antes trabajaban gran parte de su día y que ahora ponen el equipo a sonar más duro, y hasta más altas horas de la madrugada mientras les dura su fiesta en cuarentena.

Le tenemos miedo a nuestros amigos de siempre, a los primos, a las tías que viven en otras partes y que de vez en cuando vienen a visitar. Le hemos aprendido a esta pandemia más a temer que a esperanzarnos, y ese miedo nos va a terminar de joder a todos, como panmiedo infundido más que pandemia desatada.

@SoyHenryOrozco

-.
0
202
La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

La Fundación para la Libertad de Prensa regaña a Roy Barreras por violar libertad de revista Semana

La Fundación para la Libertad de Prensa regaña a Roy Barreras por violar libertad de revista Semana

Así va la primera marcha contra las reformas del presidente Petro

Así va la primera marcha contra las reformas del presidente Petro

El secretario de Transparencia de Presidencia, otro que lleva su perro al trabajo

El secretario de Transparencia de Presidencia, otro que lleva su perro al trabajo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus