Camilo Daza, el primer piloto de Colombia que venció la muerte

Camilo Daza, el primer colombiano en pilotear un avión en el país

Este piloto cucuteño le dio la oportunidad a los colombianos de volar por los aires y dedicó su vida a ello, además, venció varias veces a la muerte

Por:
agosto 26, 2023
Camilo Daza, el primer colombiano en pilotear un avión en el país

El joven soñador que fue considerado el precursor de la aviación colombiana, en 1919 manejó su primer avión e hizo historia. Camilo Daza, nacido en Pamplona, Cúcuta, el 25 de junio de 1898. Inició su sueño en 1910,  cuando a sus doce años escuchó la hazaña de los hermanos Wright que sorprendieron al mundo al remontarse en una máquina más pesada que el aire. Esta fue la vida del primer piloto de Colombia.

Desde sus ocho años, Daza ya mostraba al mundo su interés por volar, un día y a modo de travesura infantil, en el aislamiento de “La Caldera”, hacienda de su padre cerca a Pamplona en el Municipio de Mutiscua, arrancó un bastidor de una ventana, se lo sujetó por la parte de la espalda y se arrojó del tejado. Se dió un buen golpe y estuvo poco más de una semana sin conocimiento a consecuencia de semejante caída. Así inició su icónica carrera.

Sin embargo, en su adolescencia estuvo lejos de ese sueño, sus padres lo matricularon en la Escuela Industrial de Tarraza, cerca de Barcelona. Allí conoció un piloto, el español, Siavador Elila, de quien rapidmanete se hizo amigo, lo que lo motivó a regresar a sus anhelos de volar por los aires. Pero no fue fácil, , sus padres ya le habían dejado claro que no querían verlo en un oficio que arriesgara su vida y decidieron dejar de ayudarle económicamente para que declinara.

Pero eso no fue impedimento, pues tuvo varios trabajos para subsidiar su carrera. Se empleó como camarero en un hotel, luego en una panadería, y por último, como obrero en una fábrica de botones. Consiguió todo lo que se propuso, en 1919, fue el primer colombiano que manejó un avión, y en marzo de 1920, obtuvo de la Curtis el diploma de piloto y de mecánico de aviación.

Además, la compra de un avión, al que le dio el nombre de “Santander” que vendría a ser la primera máquina de su género conocida en Colombia, cuyo privilegio fue en Cúcuta, en su primer vuelo sobre el cielo nortesantandereano el 2 de septiembre de 1922.  Y no solo le bastó con ser  el precursor de la aviación colombiana,  sino que constituyó la primera empresa de esa área,  fue la Compañía Nortesantandereana de Aviación. Tal empresa la constituyeron cincuenta socios, entre familiares de Camilo, admiradores y amigos.

Lastimosamente, su avión,  le fue decomisado en Maracaibo por espacio de un año, bajo la sindicación de que era un avión de guerra para bombardear el palacio del presidente Juan Vicente Gómez. Pero era solo el principio, luego, adquirió otro avión y le fue mucho mejor, su nombre era , ‘el Bolívar’ con el cual realizó numerosos vuelos. El más famoso, fue efectuado a Pamplona el 16 de marzo de 1922, el cual concluyó en un arborizaje, obligado por la imprudencia de la multitud que invadió la pista.

Con este querido avión, hizo un total de seiscientos vuelos recreativos, además, en una de esas ocasiones le declaró sus sentimientos a dos mil metros de altura a Genoveva Mojíca, sobre el campo de Palonegro. Poco después ella se convirtió en su esposa.

Camilo Daza, también fue muy famoso por salvarse de la muerte muchas veces. Una vez, el Bolívar se consumió entre las llamas porque  el avión voló sobre los eucaliptos que estaban en el campo, rozó un ala contra uno de ellos y se fue a tierra. El piloto y su mecánico Eugenio Moreno lograron salvarse de milagro. Incluso, el diario El Tiempo, escribió sobre eso. Además, en España se especializó en aeronavegación y sufrió el más grave de los 37 accidentes aéreos de su vida, pero siguió intacto.

En 1942 fue reincorporado a la Fuerza Aérea, dirigió el Centro de Instrucción Aérea en la base de Madrid y volvió al retiro militar con el grado de Coronel. Ingresó entonces al cuerpo de pilotos fundadores de la aerolínea Lansa. Su edad no fue un impedimento, a los cincuenta y ocho años fue piloto de helicóptero. Además, después fue nombrado director técnico para las obras de construcción del aeropuerto internacional Eldorado en Bogotá.

Y por supuesto, cercano al final de su vida, le dieron un mérito por la hazaña que fue su carrera. En 1973, el gobierno nacional le confirió el grado de Brigadier General de Aviación con categoría honoraria. Dos años después, el 18 de marzo de 1975, en el Hospital Militar de Bogotá, falleció a sus 76 años. Dejando una huella y forjando un impecable camino para que todos los pilotos póstumos a su vida tuviesen una guía y ejemplo. 

| Ver también: Óscar Llinás, el colombiano que diseña hoteles de lujo

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
En un taller reparando estufas nació Haceb, la única marca nacional de electrodomésticos que queda en pie

En un taller reparando estufas nació Haceb, la única marca nacional de electrodomésticos que queda en pie

Así viven más de 800 personas en la pequeña isla colombiana que es la más densamente poblada del mundo

Así viven más de 800 personas en la pequeña isla colombiana que es la más densamente poblada del mundo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--