Bogotá: La metrópoli que iba a ser

La improvisación de las administraciones no la dejaron surgir

Por: Sergio Mendoza
agosto 29, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Bogotá: La metrópoli que iba a ser
vivareal.com.co

Nací y crecí en una ciudad donde el caos imperaba, recuerdo aquella Carrera 13 intransitable y apoderaba de vendedores ambulantes, la Avenida Caracas con trancones interminables, las basuras por todos lados, el miedo terrorista y la falta de entusiasmo que imperaba en todos los bogotanos y mientras para los inmigrantes era un infierno al que se sometían por ser la capital, en realidad añoraban profundamente sus lugares de origen. Esa fue la Bogotá oscura y siniestra de los años 80 de la que cual fui testigo.

De pronto esta ciudad, a pesar de su suerte, empezó a cambiar y en un momento el entusiasmo de los bogotanos por arrebatarle la ciudad a la politiquería cuyo único propósito era mantener un fortín, eligió un académico que con educación y orden llevó a la ciudad por el camino de la trasparencia y la institucionalidad. El ánimo de los bogotanos comenzó a cambiar e inclusive los foráneos comenzaron a sentir apropiación por ella. Tal fue el entusiasmo, que el alcalde renunció para intentar ser presidente pero de ese episodio solo queda el sin sabor de la renuncia.

Después Bogotá elegiría un alcalde desconocido para evitar que la ciudad volviera a caer en las garras de la politiquería, este nuevo alcalde sorprendería al aprovechar la institucionalidad creada para trasformar la ciudad, y la ciudad en tiempo record se trasformó como nunca habíamos pensado que se podría; Comenzó a tener espacios públicos de primera calidad como parques y bibliotecas, los humedales se recuperaron, conocimos las ciclorutas, se combatió la piratería con Metrovivienda e inauguramos Trasmilenio, “más promesas, menos obras” rezaba irónicamente un grafiti. En ese entonces Bogotá vivía 2.600 metros mas cerca de las estrellas.

Seguidamente el ex alcalde volvió a ser elegido pidiendo perdón a los bogotanos por haber renunciado, y ya perdonado el entusiasmo creció cada día más; los foráneos comenzaron a sentirse bogotanos y los bogotanos mas orgullosos que nunca nos sentíamos de la capital. Tal era el sentimiento que la gente pagaba voluntariamente 10% más de sus impuestos para que el progreso de la ciudad fuera más rápido, y Bogotá rápidamente se convirtiera en la metrópoli que merecía ser por ser la ciudad mas rica y prospera del país.

La ciudad parecía encarrilada, el nuevo alcalde con gran habilidad e inteligencia continuó construyendo sobre lo construido, y se enfocó en el aspecto social ampliando programas de alimentación y asistencia como su tendencia política le guiaba. Todo parecía estar bien y el futuro asegurado, pero nadie se percataría que la ciudad calladamente había vuelto a ser tomada por la politiquería.

Y fue ahí cuando la politiquería bajo la promesa de convertir a la ciudad en una meropoli con el metro, volvió con todas sus garras a la ciudad. Otra vez Bogotá era un fortín político. Y construir sobre lo construido fue remplazado por robar lo construido. La institucionalidad y la trasparecía desaparecieron y la ciudad como en tiempos de vikingos fue saqueada y destruida.

La ciudad despertó indignada con lo que sucedía y Desesperada por retomar el rumbo perdido. Pero esta vez la politiquería sería mas hábil y rápidamente salió a denunciar lo que ellos mismos hacían y con una cantidad de promesas populistas e irreales pudieron permanecer en la alcaldía bajo otro nombre y la falsa bandera de la anticorrupción.

Pero al poco tiempo comenzamos a descubrir a un gobernante autoritario formado en oposición y no en proposición que aprovechó la falta de institucionalidad y de trasparencia heredada de su antiguo partido para hacer lo que quiso sin importar la ley, y así los bogotanos conocimos que es destruir lo construido: Esquema de basuras, POT, ALO, Comedores Comunitarios, Colegios en Concesión, trasmilenio, etc. En un afán ególatra y mesiánico, no de corregir el rumbo de la ciudad, sino de utilizarla para ser presidente sin importar cuanta corrupción, ineptitud, y mentiras se requiriera.

Hoy el panorama es de una ciudad tomada por la improvisación, la falta de planeación y el desorden en espera de otra oportunidad. Caminar por la carrera 13 recuerda esa ciudad oscura y caótica de mi niñez que ya creíamos superada. Los foráneos otra vez son foráneos, y los bogotanos otra vez estamos resignados a la ciudad que no es.

Pero soy bogotano y el entusiasmo es más fuerte, y de las peores crisis se producen los cambios más importantes. Sueño con ver mi ciudad como un ejemplo mundial de urbanismo, de calidad de vida, de cultura ciudadana. Sueño con una ciudad tan apropiada de sus cerros como de su rio. Sueño con una ciudad donde todos seamos iguales y con las mismas oportunidades, y aunque no tengamos la misma casa, todos tengamos una. Sueño con una ciudad gobernada por los intereses de los ciudadanos y no por los intereses de los políticos. Sueño que Bogotá se convierta en una verdadera metrópoli a pesar de sí misma.

@DonQuestion

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1429

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Así está el panorama de los candidatos a alcaldías del país

Así está el panorama de los candidatos a alcaldías del país

Nota Ciudadana
¡Bogotá no aguanta más procesos de revocatoria!

¡Bogotá no aguanta más procesos de revocatoria!

Nota Ciudadana
Bogotá: una Alemania entre Guerras

Bogotá: una Alemania entre Guerras

"El pez apestoso" el grafitero que embellece las calles bogotanas