Así a Petro no le guste, los chilenos decidieron revivir a Pinochet

Así a Petro no le guste, los chilenos decidieron revivir a Pinochet

El 4 de septiembre será recordado como el día en que Chile echó un ‘reversazo’ en su democracia. Podían renovar la constitución pinochetista y votaron por el no

Por: Aníbal Arévalo Rosero
septiembre 07, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Así a Petro no le guste, los chilenos decidieron revivir a Pinochet

El 4 de septiembre de 2022 será recordado como el día en que Chile echa un ‘reversazo’ en su democracia. Pues bien, para este día se había convocado al pueblo chileno para que se diera la oportunidad de renovar la constitución pinochetista. Las opciones eran dos: apruebo o rechazo el borrador de la nueva constitución chilena; para ello, las campañas proselitistas habían comenzado a principios del mes de agosto en favor o en contra.

Ya en los días previos al día de las votaciones se conocía la opción que iban a elegir los chilenos: por amplia mayoría ganaría el ‘rechazo’, motivo de preocupación no solo en medio de los analistas de ese país sino de Latinoamérica, porque se estaba dando una fuerte estocada a la democracia de la región.

La extrema derecha chilena se valió de mecanismos non sanctos para imponer su voluntad sobre las grandes mayorías inconformes. Para ello acudieron a las peores formas de generar miedo entre los chilenos como decir que se va a eliminar la policía, que los mapuches tendrían mayor relevancia sobre la demás población, que se prohibiría la religión, que estaría permitido el aborto días antes del nacimiento, tantas y tantas mentiras juntas que era inverosímil que esto sea así.

La repetición invadió el ciberespacio con publicaciones absurdas en las redes sociales, como que los chilenos perderían la pensión, que se acabarían las entidades encargadas de prestar el servicio de salud, que Chile se convertiría en otra Venezuela, que se acabaría la propiedad privada. Es decir, emplearon estrategias como las impulsadas por el estratega Steve Banon en los Estados Unidos durante la primera campaña de Trump. Banon para ese tiempo era el vicepresidente de Cambridge Analítica, la misma empresa que orientó la campaña con el tema del brexit que ocasionó que el Reino Unido saliera de la Unión Europea, con grandes perjuicios para las partes, cuando la Unión Europea ha tenido una moneda más fuerte que el dólar.

Creemos que es un duro golpe para Chile y Latinoamérica porque el continente ha venido avanzando en democracia. Ya vimos como esa alianza nefasta como fue el Grupo de Lima, fundada para derrocar a Nicolás Maduro se fue erosionando por su propio peso. El intervencionismo no debe tener espacio en asuntos hemisféricos ni globales. Este tipo de acciones no solo busca acabar con la democracia, sino que ponen en vilo la vida en el planeta al promover industrias contaminantes, negarse a firmar tratados internacionales o, sencillamente, firmarlos y no cumplirlos.

En Chile lo que se buscaba es enterrar la Constitución de 1980, impulsada por Augusto Pinochet que se impuso bajo la teoría del miedo. Pinochet se cuidó de montar una constitución sin libertades para los futuros mandatarios, garantizando grandes beneficios para las grandes empresas en detrimento de la población. Esas élites fueron empujadas para arrasar los derechos de los ciudadanos.

Hace tres años en Chile los jóvenes protestaron en el estallido social con el propósito de redactar una nueva constitución, pero tantas muertes y lisiados ahora parecen en vano. El propio presidente, Gabriel Boric fue líder de ese estallido social. Hoy los resultados en las urnas nos dicen que el miedo pudo más. En aquella oportunidad, el 80 por ciento de los ciudadanos dijo estar de acuerdo con cambiar la Constitución

La nueva Constitución proponía que la naturaleza tiene derechos, llevar salud, educación, vivienda para todos; se menciona la paridad de géneros o el derecho al agua como temas nuevos. Sin duda es una propuesta que rompe moldes, se sintoniza con la mayor parte de la ciudadanía.

La salida a la crisis es la renovación de la Constitución para terminar de una vez por todas con esos síntomas de una dictadura pavorosa. Los chilenos están viviendo una situación similar a la de los colombianos en el 2016 cuando se llevó a Cabo el plebiscito por la paz, buscando refrendar los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Farc. La campaña del miedo triunfó con argumentos similares, como que se iba a rebajar el pago de pensiones para entregarles parte a los guerrilleros.

La Constitución de Chile iba a ser la más innovadora y moderna del mundo, redactada por 155 miembros (en su mayoría mujeres) y con 388 artículos. La democracia chilena perdió una gran oportunidad, porque ahora lo político lo determinan las redes sociales. Las mayorías también se pueden equivocar.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
El infierno del odio (Kurosawa, 1963): cuando el odio no hace que merezca seguir viviendo

El infierno del odio (Kurosawa, 1963): cuando el odio no hace que merezca seguir viviendo

Nota Ciudadana
El ABC de la reforma pensional

El ABC de la reforma pensional

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus