Ana Rita, a sus 94 años, una de las productoras de zapote más importante de Antioquia

Ana Rita Vélez no quiere dejar de trabajar ni un día de su vida. Lleva más de 45 años entregando frutas al Éxito y alimentando a toda Colombia
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Doña Rita se niega a dedicar el resto de su vida a otra cosa. Quiere seguir yendo de domingo a domingo a vender las frutas que cosecha en la Central Mayorista de Antioquia, que cada día mueve nueve mil toneladas de alimento para todo el país. Aunque ya tenga 94 años, haya sufrido una fractura de cadera hace apenas unos meses y tenga que empezar su jornada a las 2:00 de la mañana, no quiere dejar de trabajar.

Ella dice que es feliz haciendo eso porque las frutas que ella y su familia siembran y cosechan en una finca en Sopetrán, un municipio a unos 40 kilómetros de Medellín, sirven para alimentar a Antioquia y a muchos otros departamentos del país. Ella no exagera, porque doña Ana Rita Vélez Villa es una de las proveedoras más antiguas del Éxito.

Ella le entrega a la cadena de supermercados enormes cargas de mango, maracuyá, papaya, berenjenas. Pueden pedirle toneladas de esos productos, pero uno de los más importantes para la región es el zapote, el cual ella siembra en su finca. Es decir que muchos de los zapotes que se comen en el país fueron sembrados por doña Rita y disfrutados por los colombianos.

Ana Rita se convirtió en una importante productora de frutas por su tenacidad. En su juventud, cuando la vida la puso en Sopetrán, sola y con sus siete hijos muy pequeños, se fue a la central mayorista a vender los huevos de tres gallinas que tenía. Así lo empezó a hacer a diario hasta que con los ahorros de la venta de los huevos pudo comprar otra gallina, luego una vaca, después dos y ampliar el negocio. Consiguió comprarse uno de los 1.500 locales que hay en la central mayorista donde se encontró, hace 45 años, uno de los aliados más fuertes que la empezó a acompañar y a hacerla crecer. El Éxito empezó a trabajar con Ana Rita y a vender sus productos para que todos los colombianos tuvieran acceso a ellos. Tal ha sido la fuerza de esta alianza que hoy en 2019 aún continúa y Ana Rita sólo dice agradecida: «yo administro bien mi propia finquita desde el 71 y así mismo solo tengo agradecimiento con el Éxito, con ellos he sacado a mis hijos adelante, los nietos, los bisnietos. Todas la familia.»

Hoy en día, junto a sus hijos y algunos nietos ya tienen tres locales. La base económica de tres generaciones de la familia gira alrededor de las frutas y de una cadena de supermercados que le puso el ojo a sus productos. Y es que mientras ella  puede dar frutas muy frescas y de alta calidad, miembros de la cadena de supermercados se han encargado de capacitarla en el manejo de sus cultivos, en cómo almacenarlos, transportarlos y mantenerlos frescos para que sean distribuidos después. Doña Rita puede puede entregar hasta 15 toneladas de frutas.

Ella dice que por eso no quiere dejar de trabajar. No importa que sea de domingo a domingo. Lo cierto es ella tiene a sus amigos y familia, además hace que su fruta llegue a casi todo el país por medio de los almacenes de cadena que le han ayudado a crecer durante casi medio siglo . “¿Para qué pido más”, dice.

Compártelo:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El cruce de caminos que permite cada día sembrar país

Vea más contenidos