¡A comer cuaresmeros!

¡A comer cuaresmeros!

Cuentan los mayores que hace algunos años lo único que se comía en el Valle en la Cuaresma eran estos bizcochos

Por: Fabio Larrahondo Viáfara
febrero 27, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¡A comer cuaresmeros!

Los cuaresmeros más reconocidos en el Valle del Cauca los hacen en el corregimiento de Ricaurte, municipio de Bolívar. Estos son los mismos que adquieren especial recordación en tiempos de la Cuaresma, como se denomina a los 40 días que anteceden a la Semana Santa, periodo donde la iglesia nos invita a ser auténticos.

Siguiendo con el Valle, también tienen reconocimiento ancestral los cuaresmeros que se hacen en Zarzal, Guacarí, Ginebra, Palmira, Cerrito, Yumbo y Florida, sin olvidar que varias décadas atrás era lo único que se consumía en 40 días de recogimiento y ayuno como preparativo para los días santos.

Y es oportunidad propicia para recordar los cuaresmeros que se hacían en mi familia. Nuestra mamá, Rosalía Viáfara, era experta y siempre pensaré que eran los más ricos de la comarca. Desde muy temprano, por estas épocas, nuestro papá, Ricaurte Larrahondo, comenzaba a alistar el horno de barro, mientras que en la casa se cumplía con los preparativos.

En las labores participábamos todos los de la familia y amigos. Este encuentro lo llevamos siempre vivos y por estos días adquieren más presencia en los recuerdos. Desde moler el maíz hasta que salían del horno de barro era la cadena de elaboración.

Todo sucedía en la Hacienda- Trapiche Río Fraile, entre El Cabuyal y San Antonio de Los Caballeros, pertenecientes a Candelaria y Florida, respectivamente. Allí tenían fama los cuaresmeros de la familia. No se fallaba en hacerlos.

 Los preparativos consistían en moler el maíz, mezclar con huevos y chicharrón de cerdo y amasar… Cuando estaba lista la masa se utilizaban moldes y ya el horno estaba caliente, listo para recibir esta especie de panes especiales. Eran introducidos cuidadosamente en bandejas o latas. 

Mientras se cumplía con este paso, junto al horno se daban a largas, variadas y entretenidas conversaciones. El aroma se extendía a medida que se acercaban al punto deseado. Era el momento de “las pruebas para saber cómo iban quedando”. Inolvidable encuentro.

Se hacían en la noche y se guardaban en canastos y talegas. Al otro día, como se era costumbre, se regalaba cuaresmeros a familias de otras haciendas y familiares que vivían en otros sitios. Se conservaban bien tapados para que no perdieran su delicioso aroma y para que no se quebraran.

Durante estos 40 días, este horneado era el desayuno y el “algo” para la tarde, siempre con café negro o aguapanela. Toda una delicia. Toda una tradición.

Ecos de tradición

Por estos días en el Valle del Cauca aparecen los cuaresmeros en distintos sitios, pues la tradición se conserva, aunque no con el ímpetu de antes, cuando consumirlos era una verdadera y sabrosa obligación, hacían parte del ayuno.

En los municipios que les mencioné al comienzo se encuentran durante todo el año, aunque llega a ser difícil conseguirlos, con excepción de Ricaurte, donde representan medio de ingresos para muchas familias que los ofrecen a los feligreses que van al Santuario del Divino Ecce Homo. La imagen sagrada está en una tablilla de madera encontrada muchas décadas atrás en un río por un comerciante que estaba casi muerto de la sed.

Allí se llega para cumplir promesas o “mandas”, como para elevar oraciones y hacer rogativas en busca de salud, mejores condiciones de vida, reencuentros y para sentir alivio en el alma mediante esta cita cargada de fe.

En Ricaurte se vende en la puerta de muchas casas, en vitrinas, tiendas y sitios especializados. Están por todos lados, en especial en cercanías al santuario y en las vías que conducen a este templo de oración.

En Palmira hay un sitio tradicional de venta de dulces, colaciones, pasteles y muchas otras muestras de las tradiciones vallecaucanas, incluyendo los cuaresmeros. Se trata de “La tienda de las Córdobas”, tan mentada como el mismo Parque Bolívar y tan ancestral como el desaparecido café “Matacan”.

En las plazas de mercado de varios municipios vallecaucanos se les puede conseguir, tal como sucede en Florida, donde son habituales como las “Empanadas de cambray”, los “envueltos de choclo” y las mismas “Panochas de choclo”. En el vecino municipio de Pradera igualmente se les podrá conseguir.

Cali, tan cosmopolita y epicentro de migraciones del Pacífico y de otras latitudes tiene espacio para esta tradición y por eso los cuaresmeros se ofrecen en algunas tiendas de barrio y en pasillos de centros comerciales donde se abre espacio a mecatería vallecaucana. En estos lugares se les expenden empacados y tienen “buen movimiento”, de acuerdo con una dependiente.

Zarzal les da acogida a lo largo del año. Este es un municipio donde muchas de sus costumbres se mantienen firmes, entre ellas la elaboración de este alimento que, las publicaciones especializadas, lo clasifican dentro de los biscochos o bizcochuelos. Su historia se combina con aquellas épocas en que se comía Coclí, ave que, por fortuna, ha vuelto a cruzar los cielos campesinos en el Valle.
 
En los municipios mencionados, lo mismo que en Guacarí y Ginebra se siguen haciendo en horno de barro y también surgen conversaciones y traguitos van y vienen. No se haba de política, porque está aleja a los amigos y entrompa a familiares.

Ha comenzado la antesala o preparación para la Semana Santa y la tradición indica que estamos en tiempo de Cuaresma, precisamente cuando familias que no olvidan ni relegan las tradiciones sueñan con que a sus mesas lleguen cuaresmeros, así tengan que ir a otros municipios a buscarlos o prepararlos siguiendo recetas compiladas de las voces de las abuelas.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
¿Invisibilidad estadística?: El DANE y la deuda de un conteo real de la población afro en Colombia

¿Invisibilidad estadística?: El DANE y la deuda de un conteo real de la población afro en Colombia

Nota Ciudadana
Desprestigio: el precio que Petro debe pagar por cumplir su palabra

Desprestigio: el precio que Petro debe pagar por cumplir su palabra

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--