Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

La calidad de la educación: el principio de la pobreza

“No hay un sitio más propicio para promover la pobreza que la escuela, suena contradictorio, pero es la verdad”

Por: José Darwin Lenis Mejía
febrero 16, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La calidad de la educación: el principio de la pobreza
Foto: Archivo laotracara.co

La escuela moderna, arrastra un problema que se masifica cada día más a escala mundial, la pobreza, una “pandemia social” que contrariamente a ser combatida en el espacio escolar, es auspiciada y agenciada de forma natural por sus agentes. Para el efectivo control poblacional, la escuela crea las famosas competencias escolares, las cuales circulan en una escuela vieja, pero “light” conquistada y determinada por el consumo de un mercado comercial de oferta y demanda absolutamente dominante y voraz.

No hay un sitio más propicio para promover la pobreza que la escuela, suena contradictorio, pero es la verdad. La escuela como centro de control hoy es quien regula el pensamiento y determina con mayor celeridad cuales son las competencias para ser incluido y acepado en la sociedad del siglo XXI o modernidad liquida propuesta por Bauman,  donde el competir promueve un individualismo del ‘sálvese quien pueda’. Competir por sobrevivir hace que nuestras vidas se definan por la precariedad y la incertidumbre en las lógicas del mercado cambiante. La escuela se ha extendido para gobernar más y pretendiendo educar mejor ha estandarizado todo, hasta el pensamiento,  ahora se educa más y se forma menos, ya que se enseña más de lo mismo, para nuestro caso la jornada única, más matemáticas, más lenguaje.

Hoy se puede ser moderno sin ser educado, porque en las distintas formas de escuela prevalece constituirse como trabajador utilitario, servicial y eficiente. Una especie de pobre moderno donde la proclama es hacer y vivir, pero sin pensar. Allí está la dificultad, no pensar engendra la principal pobreza humana, de orden cognitivo-crítico.

Un pueblo no educado, es fácilmente gobernado, lo que convierte al ciudadano en un espectador quejoso de sus realidades sociales, sin proponer solución alguna. Para Vargas Llosa, esto constituye la civilización del espectáculo, “la de un mundo donde el primer lugar en la tabla de valores vigente lo ocupa el entretenimiento, donde divertirse, escapar del aburrimiento, es la pasión universal” y es una forma creativa de “liberarse” de la dura realidad de la pobreza que invade según DANE al 28% de la población colombiana y a más de 800 millones en el mundo según FMI. La pobreza se controla con una especie de psicopoder que le hace creer a la gente que es libre, cuando en realidad el sistema es quien está explotando su libertad y sus carencias.  La pobreza es el gran negocio de estas épocas, la escuela pedagógica está quedando atrás y su labor casi que es la de una alfabetizadora tradicional que mantiene el statu quo de más pobres, más vulnerables, más dominables.

La pobreza como concepto es una creación social y un obstáculo práctico que se  agencia desde el sector económico para imposibilitar que la población reconozca sus derechos, se revele e imagine otras realidades. La pobreza en la historia ha tenido varias transformaciones, rostros o formas de ser entendida. En la actualidad se instala en el control de la psiquis por lo que su núcleo central es, disponer un sujeto  que no piense, que disfrute de lo audiovisual, sin mayores ilusiones de concretar en su vida práctica realizaciones personales, al que hay que restringirle el acceso a bienes materiales para facilitar ser gobernados y explotados. Ser pobre significa tener menores posibilidades de disfrute de la vida, de los bienes y los desarrollo que la ciencia y la sociedad ha construido, ser pobre es la negación de ejercer poder y hoy una forma de negocio lucrativo supremamente rentable.

En la escuela la pobreza se expande a escala planetaria cuando la calidad educativa es un discurso de resultados eficientistas y no de exigencias integrales, cuando un profesor no planea y hace lo que le corresponde, cuando se mira en el espejo de lo global y las oportunidades son escasas o cuando el Estado arrecia con mayores impuestos y menos servicios sociales. Para revertir la trampa de la pobreza se requiere desescolarizar la escuela, despedagogizar el control de una pedagogía impuesta al servicio del supremo poder monetario, erradicar las escuelas pobres y/o para pobres, al igual que establecer la garantía-equidad del derecho educativo.

Finalmente, vale preguntarnos ¿En qué escuelas estamos?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2070

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Discriminación de colombianas en Argentina

Discriminación de colombianas en Argentina

Un periodista peruano habló en su contra en un programa radial, incitando a la xenofobia.
Las  franquicias gringas que invadieron a Colombia

Las franquicias gringas que invadieron a Colombia

Desde hace más de 30 años las cadenas extranjeras de alimentos y bebidas se tomaron al país.
La era Pekerman solo ha sido una ilusión óptica

La era Pekerman solo ha sido una ilusión óptica

'Ha empezado a derrumbarse por la falta de individualidades y la carencia de juego colectivo'
“Voté por el No y me siento estafado”

“Voté por el No y me siento estafado”

"Lo que se está evidenciando es que ni ellos mismos sabían, ni saben, y más peligroso aún, no sabrán qué hacer con el triunfo del NO."