Replica de Eduardo Romano: ‘Cuando el pasado se convierte en herramienta política de desprestigio’

Eduardo Romano envía esta replica por el artículo ‘El neonazi que se metió a la política’, escrito por el periodista Gustavo Rugeles.

Por: Eduardo Romano
abril 25, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Replica de Eduardo Romano: ‘Cuando el pasado se convierte en herramienta política de desprestigio’

De mi preceptor: el no haber sido de la facción de los Verdes ni de los Azules, ni partidario de los parinularios ni de los escutarios; el soportar las fatigas y tener pocas necesidades; el trabajo con esfuerzo personal y la abstención de excesivas tareas, y la desfavorable acogida a la calumnia.

Marco Aurelio Meditaciones

La era de oro se cuenta como el amanecer de la cultura, la de bronce como el brillo de los actos heroicos o renombrados, la de hierro como la decadencia de la cultura, la virtud y la razón, momentos históricos que contemplamos como etapas naturales de la civilización, ciclos referenciales que anteceden a nuestra época, la de la información, la reafirmación de la antitética, la inversión de los valores, la irresponsabilidad informativa, y el comercio de la verdad.

Mi nombre es Eduardo Romano, Politólogo de la Universidad Nacional, quien participó en asociaciones skinhead durante su estancia en el colegio y comienzos de la universidad, lo cual no niego y sostengo recalcando el motivo que me obligó a participar en dichas agrupaciones de amigos que en un momento se convirtieron en un refugio para una juventud amenazada por la falta de oportunidades, debo agregar que mi amor por la historia, los principios y la necesidad de vivir las aventuras de los libros, me llevaron a explorar ideales políticos y sociales donde la lealtad, el honor y la fraternidad fueran un ideal de cambio.

Lastimosamente cuando se actúa al calor de la juventud y la audacia nubla la prudencia, mi inmadurez me llevó a tomar la decisión de trabajar en agrupaciones skinhead, decisión infortunada que generó un estigma que hasta el día de hoy me acompaña y que es utilizado en algunos casos para tergiversar las acciones buenas que he realizado, hoy me arrepiento, mas no

de mis acciones, pues mi proceder siempre ha sido correcto y no tengo ningún tipo de antecedente judicial ni disciplinario, me arrepiento de no haber encaminado a tantos compañeros valiosos en un rumbo fructífero, de principios y de virtud, lejano al improcedente e impráctico de las asociaciones de skinheads.

Finalmente puedo decir que actualmente trabajo con agrupaciones cristianas, no soy católico, mas tengo buena amistad con diferentes confesiones, mi trabajo y mi gran deseo es el de ayudar a muchos de aquellos muchachos, compañeros, contradictores, y nuevos activistas a retomar el camino de principios orientados a la libertad, la virtud y la honra.

 

A continuación me permito hacer unas rectificaciones.

1. No soy Uribista, muy por el contrario, soy contradictor de muchas de las políticas que se implementaron durante el gobierno del señor Álvaro Uribe, no tengo ninguna afinidad ideológica ni laboral con el Centro Democrático, incluso me parece que muchos de sus más reconocidos líderes como el Señor Yamhure son un ejemplo de falta de ética, integridad política y lealtad.

2. Sobre mi trabajo público, el cual es social más que político, es de amplio conocimiento, tanto de Uribistas como de diversos sectores, que jamás me he comprometido con campañas electorales pues mi mayor motivación es la política por causas, comunidades negras, indígenas, desplazados, víctimas de la guerrilla y victimas del paramilitarismo.

3. Exijo respeto por los líderes comunitarios Manuel Moya Y Graciano Blandón quienes no solo entregaron su vida por un ideal de justicia, autonomía y libertad, sino que también eran ejemplo social para una nación fría y materialista como la nuestra.

4.Exijo respeto para el señor José Jaime Uscategui, un hombre admirable, fiel a su familia y a sus principios con quien no comparto más que una simpatía por su entrega, declaro que no he trabajado con él y que su causa es tan limpia que no debe verse desvirtuada por las decisiones de juventud de Eduardo Romano.

5. Exijo respeto para la doctora María Fernanda Cabal, con quien no tengo ningún vínculo más que la simpatía por la causa de las víctimas de la guerrilla, las comunidades desplazadas y la justicia social.

6. Exijo al medio virtual LAS DOS ORILLAS se comprometa con la ética y la calidad periodística, pues los artículos del señor Rúgeles no solo son desenfocados, ideologizados, sino que además, presentan unos errores de redacción y ortografía insalvables.

7. Aclaro que el Movimiento Vanguardia Nacional (Que en ningún momento fue fascista) dio por finalizado su trabajo hace ya tres años, una agrupación digna compuesta por hombres y mujeres íntegros quienes no son responsables de las decisiones de juventud de su compañero Eduardo Romano.

8. Aclaro que no tengo nada que ver con el Movimiento Restauración Nacional y aunque no comparto algunas de sus posiciones, tengo totalmente claro que no son neonazis.

9. Aclaro que hace mucho tiempo no tenía contacto con el Señor Alfredo Devía, por tanto no puedo dar opiniones sobre las circunstancias de su deceso, pues no es de hombres honrados hablar de quien no puede defenderse, todo lo que debí decirle, se lo dije en vida, y juzgar sus acciones, con sus aciertos y sus errores corresponden a Dios y no al hombre.

10. Agradezco al Señor Rúgeles el haberse tomado el trabajo de escribir sobre mí, a pesar de haber pasado ya varios años de los tiempos en que pedía mi consejo y apoyo para sus proyectos políticos personales. Para finalizar, huelga dejar muy en claro dos cosas: En primer lugar, que mi actuación anterior, concomitante, y posterior a mi militancia en agrupaciones skinhead, siempre fue orientada por el honor, el deber y el amor total a mi país, y aunque erradas en su accionar, considero que todos tenemos derecho a madurar y reconocer nuestros errores con el ánimo de reivindicarlos, con lo cual estará muy de acuerdo el señor Gustavo Adolfo Rúgeles, somos ciudadanos libres, y esto nos diferencia de las dictaduras y totalitarismos, reconocemos que la gente puede cambiar y ser una herramienta de progreso para su país, tal y lo hizo el gran compositor griego Mikis Theodorakis quien militó en su juventud en grupos fascistas, y después fue un defensor férreo de la libertad y la justicia, lo hicieron Gustavo Petro, Navarro Wolf, Ever Bustamante y muchos otros partidarios del colectivismo que pone al Estado por encima de las libertades de la persona, y reclamo el mismo derecho, como un ciudadano colombiano, como un hombre libre, y como una persona que no se ata a los errores del pasado, sino que lucha por la reivindicación de los mismos, quien a diferencia de los caudillos locales ya mencionados, jamás ha cometido un acto terrorista contra otro ciudadano. En segundo, es menester recordar al Señor Rúgeles, la figura de Elfialtes, las termópilas no hubieran sido lo mismo sin personajes dispuestos a vender su dignidad con sus antiguas amistades por un puñado de monedas, deseo que su éxito crezca, que en su alma perdure la verdad y el dolor que hace pasar a más de una familia con sus artículos difamantes,

calumniantes e injuriosos, rebosantes de cobardía e infamia.

 

Eduardo Romano

-.
0
3817
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Uribe y su peor invento

Uribe y su peor invento

Nota Ciudadana
Caricatura: La falta de empatía de María Fernanda Cabal

Caricatura: La falta de empatía de María Fernanda Cabal

Nota Ciudadana
Si Uribe tuviera una milésima de heroísmo nos diría la verdad

Si Uribe tuviera una milésima de heroísmo nos diría la verdad

Nota Ciudadana
Kmuschicoin, la criptomoneda hecha en Boyacá

Kmuschicoin, la criptomoneda hecha en Boyacá