Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Padres y abuelos suelen mostrar en sus redes las fotos de estos seres queridos en todas las poses habidas y por haber como muestra de su gran amor y su orgullo 

Por: Edgar Uruburu
mayo 21, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Si usted está en WhatsApp, Instagram o demás plataformas digitales es inevitable ver cómo la mayoría de abuelas, abuelos, madres, padres, tías, tíos, hermanas y hermanos en sus estados, y procesos de comunicación muestran las fotos de sus hijos, nietos y sobrinos. Qué orgullo y alegría es “mostrarlos en los estados” con sus encantos, dotes, dones y belleza son la esperanza de la familia. Todos los amigos saben cuánto los aman.

Pero esos mismos personajes, en la mayoría de los casos, son quienes odian a la primera línea, a los estudiantes, maestros y trabajadores que protestan. Hablan mal todo el tiempo de esa “plaga”, de esos malandrines que están carcomiendo a la sociedad. Es su opinión, que tergiversada en forma mentirosa y perniciosa y multiplicarse de manera irresponsable le hace daño a la familia, la sociedad y el país.

Todos quieren enviar a sus seres queridos a los mejores colegios y a las universidades más prestigiosas con la esperanza de que no sea uno más del montón, un simple trabajador de una industria o una empresa desconocida; sus anhelos son verlos convertidos en grandes empresarios, profesionales y políticos.

Muchos lo logran y el resultado es el éxito, pero hay muchos otros que ni siquiera pueden comenzar una carrera y es ahí donde las historias cambian y esas juventudes también quieren tener sus oportunidades y saben que no todo es color de rosa. Conocen y saben de la pobreza y su manera de pensar da un giro hacia la realidad, ven el mundo con otros ojos y son más conscientes y necesitan que la sociedad sea más equitativa. Piensan menos en la individualidad y buscan la unión, porque ésta hace la fuerza.

La colectividad es el nuevo camino, pero desafortunadamente sus padres, abuelos, tíos, otros familiares y los manipuladores de oficio los tildan de izquierdistas, comunistas, mamertos e infinidad de términos más.

Pero qué pasaría si ese ser amado toma esa ruta, diferente a la del padre, del abuelo, de “los normales” y sabe que no puede ni debe seguir el camino de quienes le han precedido, porque quiere ayudar a cambiar y nivelar los estándares obsoletos de la humanidad. Entones, ¿dejarán de amarlo y comenzarán a odiarlo, como lo hacen con los de la primera línea y todo aquello que la rodea?

Con una “primera línea maltrecha” porque los Medios y sus retransmisores mediocres la han difundido de boca en boca, porque los derechistas acérrimos, quienes no aceptan nada que no esté en “línea” con sus pensamientos e ideas y entre ellos están todos sus defensores. Y ¿cómo se le podría calificar? ¿La línea roja? ¿Línea de sangre? Y es ahí donde la unión familiar y el entorno se irá desvertebrando por culpa de una democracia herida de muerte.

Usted tendrá dividido su corazón, por un lado, sintiendo odio por todo aquello a lo cual sus hijos y nietos se han adherido y por el otro lado, adorando y siguiendo al pie de la letra los horrores escritos en las cartillas que los líderes-dioses de los partidos han diseñado para manipularles. ¿Qué rumbo tomarán finalmente? ¿Empuñaran el revólver y se unirán a los paramilitares, a las autodefensas, como lo expresa la mujer, talvez madre y abuela, que aparece en este video? (1) O ¿irán a abrazar a sus hijos o nietos dándoles consejos y apoyando sus ideales?

Aunque talvez sean ellos quienes resulten aconsejándoles y haciéndoles entender cuánto tiempo han estado equivocados, por seguir a aquellos que lo único que les importa es el dinero, la fama y el ego. Talvez, en esos momentos comprenderán que ellos lo único que pretenden es mantener el odio y la guerra. No les importa si la pelea es entre familiares, amigos o conocidos. Sólo saben que deben mantenerlos en conflicto para que nunca piensen en el Poder, ni para ellos ni para sus descendientes.

Pero las nuevas generaciones ya están comprendiendo que ese camino las mantendrá en la pobreza, el abandono, la mediocridad y si continúan igual que sus antecesores serán súbditas por siempre. No, esas nuevas oleadas de Juventud no se quieren quedar relegadas, abajo y en la ignominia; ellas quieren ascender muy alto y combatir la corrupción, el odio y la inequidad. Ellos y ellas quieren ser líderes y lideresas de un nuevo país, de una nueva Latinoamérica y un nuevo mundo… Sí, ese que cuando llegaron los conquistadores lo llamaron de esa manera, pero sólo de palabra más no de hecho, porque su deseo era enriquecerse y para ello sometieron a los indígenas, les robaron sus tierras, sus tesoros y los sometieron, los minimizaron y para cumplir más fácil con su objetivo trajeron a los nativos de un lejano continente llamado África y los esclavizaron.

Nunca hemos tenido nada. Todo ha pertenecido a los ladrones conquistadores de antes y de ahora. Nuestros antepasados lo tenían todo y desde esos tiempos remotos los usurpadores han saqueado todo lo que pueden. Y usted pelea contra su hermano, contra los indígenas, contra los de la Primera línea y “contra todo lo que huela a izquierda”.

Todo se da de esa manera porque una gran mayoría no está capacitada ni política, ni culturalmente, ni socialmente. Y con esto no estoy diciendo que son brutos; pero tienen su mente y el cerebro lavado “para odiar a los mamertos, a aquellos que tuvieron un arma en la mano, así no sea cierto, o no la hayan disparado, o a quienes dispararon menos veces que aquellos que sí lo hicieron para acribillar a 6.402 inocentes.

Sin leer y verificar que las estadísticas, desde el gobierno de Uribe, ya mostraban que el paramilitarismo había asesinado muchas más personas que todas las guerrillas juntas y así mismo ocurría con las desapariciones forzadas por parte de las AUC, autodefensas Unidas de Colombia y el ejército Nacional.

Y con el tiempo se han ido descubriendo más y más crímenes, entre los cuales se cuentan los de cientos de líderes sociales, cuyo único pecado fue luchar por mejores oportunidades para sus comunidades y sus pueblos. Las cifras de la comisión de la Verdad en informes recientes corroboran que esto es verdad (2)

Es por eso que, si sus hijos y nietos un día toman el camino de la izquierda, o simplemente van tras los pasos de aquellos que tienen la esperanza de un nuevo y mejor país, porque saben quién miente y quien dice la verdad, porque se informan mejor y porque son conscientes que el cambio comienza con uno mismo. Entonces, usted tendrá que decidir si se queda con el estigma de la guerra y la muerte o escoge el camino de la esperanza, la paz y la vida.

Un ejemplo de esto es el caso de Carlos Pizarro León Gómez (3), fundador junto con Jaime Bateman del M-19 y uno de sus máximos dirigentes, hijo de un vicealmirante de la Naval colombiana, Juan Antonio Pizarro (4), y quien también fue el máximo Comandante del ejército de la República. Un hombre que teniendo una vida pudiente le pudo más su profundo sentido de justicia e igualdad social. Cambió los lujos y el dinero por la lucha armada y luego política, convencido de que de esa manera podía ayudar a quienes tenían muy poco o no tenían nada.

Dejó las armas luego de un acuerdo con el gobierno de Virgilio Barco y se lanzó como candidato a la presidencia, en representación de la Alianza democrática M-19. Sus opciones eran muy fuertes, pero el 26 de abril de 1990 (a los 39 años) las balas asesinas, de esos que usted defiende y sus ancestros, le cegaron la vida, le arrebataron el sueño de una nueva Colombia, de ser presidente y al país lo privaron de comenzar “un cambio”, ese que talvez nos habría conducido al mundo del desarrollo y la convivencia pacífica.

Detrás de esta historia están un padre, una madre y una familia que sufrió y sigue sufriendo el dolor atroz de la guerra. (5) (6) Pero a muy pocos les importa porque no lo han vivido en carne propia y porque no llevan en el alma el deseo sincero de la hermandad y de la verdadera justicia social.

De las víctimas de los 6.402 falsos positivos, muchos ni siquiera tenían idea de que es izquierda y qué es derecha. ¿Qué pensarían y harían ustedes si uno de ellos fuese un familiar suyo? (7)

Los creyentes dicen que un día los criminales recibirán sus castigos:

“Arriba hay un Dios que todo lo ve”

Digo yo: “Con todas las injusticias y crímenes de lesa humanidad que hay en el mundo creo que Dios siempre se ha hecho el de la vista gorda”

 

 

 

 

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
El santafereño que deseaba en silencio que Bucaramanga ganara su primera estrella en 75 años

El santafereño que deseaba en silencio que Bucaramanga ganara su primera estrella en 75 años

Nota Ciudadana
Los mejores 5 restaurantes en centros comerciales de Bogotá

Los mejores 5 restaurantes en centros comerciales de Bogotá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--