Monopoly, edición bitcoin

Una mirada a raíz de las criptomonedas y la política mundial

Por: Germán Vargas G.
junio 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Monopoly, edición bitcoin

La continuidad gran recesión-confinamiento (double-dip) también saboteó al reformismo. Y seguimos sin tocar fondo, teniendo en cuenta que Santiago Montenegro, desde Asofondos, propuso “reducir el uso del efectivo” para mitigar la informalidad laboral.

El Salvador también está en manos de prestidigitadores. Improvisando, adoptó el bitcoin para “generar empleos”, aunque debería auditar la composición del portafolio de inversión de Bukele, autócrata de ‘«Nuebas» Ideas’ y victimario de ‘Ideas «Vuenas»’, quien, a pesar de permutar esas letras de cambio, dejó en evidencia sus desenfocados propósitos y desarticulados argumentos.

En Colombia, el costo de las insensibles transacciones financieras apenas cedió cuando Barguil reguló esa fuente de enriquecimiento, que confunde *free lunch* con *gourmet*, cual restaurante que cobra casi lo mismo por servir agua o aquello que prepara. Abusiva, esa creatividad del valor agregado pretende mutar la banca de consumo en inversión, y vender como producto natural uno artificial.

Los presuntos beneficios de las criptomonedas se diluyen porque su promesa de valor es la volatilidad. En ese casino, coinbase parece una inestable montaña rusa; tether defraudó como ‘banco central’ (USDT); el petro carece de reservas y garantías; Facebook abortó diem; y un paraíso fiscal emitió durante la pandemia sand, vinculándola al dólar estadounidense.

Entretanto, China prohibió esas divisas para posicionar el ciberyuan durante los Olímpicos de Beijing, 2022. Emitido por el Banco Popular, sería manipulado por aquel gobierno que usa “dos sistemas”, según le convenga, para influir en el ahorro o consumo: capitalismo financiero puro, desde la creación del papel moneda en ese imperio (siglo VII), pasando por el mercader de Venecia en el antiguo mundo (siglo XVII), hasta nuestros días, no cambiaron la miseria, tasa *natural* de desempleo, inequidad y usura.

En cualquier caso, ese país promete descifrar el futuro revolucionando las transacciones, sin requerir conexión para integrar las zonas rurales, y regulando la competencia desleal de los *gig-antes* que intentan robarle poder al Partido Comunista, especulando con la tecnología y otros commodities, mientras que en occidente los oligopolios nos obligan a pagar sobreprecios para maximizar sus ganancias.

Incluso capitalizaron la doble tributación-elusión (double irish with dutch sandwich), con la excusa de compensar ciertas desventajas de las economías de escala y las guerras económicas (monetarias-comerciales). Al respecto, el impuesto global es insuficiente para corregir tantas ideas *obsoletas y malas*, que inocularon durante décadas fallas de mercado, cuya corrupción fue tramitada por abogados, contadores, economistas y financieros, agentes que actúan como ingenieros (fiscales) con licencia para matar al estado de bienestar.

El Banco Mundial no ayudará a El Salvador, porque bitcoin sustituyó a los billetes de alta denominación, que tienden a retirar los bancos centrales pues facilitan la financiación del narcotráfico o terrorismo, y la comisión de fraudes piramidales-bursátiles, fugas de capitales y lavado de dinero.

Monetaristas, cambiando Tío Rico por Monopoly, simplemente pronuncian de manera diferente lo mismo: “tomayto, tomahto”.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Nayib Bukele: mano dura, tuitero grande

Nayib Bukele: mano dura, tuitero grande

El nuevo presidente de Guatemala amaneció arrodillado a Trump

El nuevo presidente de Guatemala amaneció arrodillado a Trump

Nota Ciudadana
Ojo con las pirámides de inversión en bitcoins: Me-Coin

Ojo con las pirámides de inversión en bitcoins: Me-Coin

Así se tramó la “caída” de Gina y del plebiscito