Los trapos rojos del hambre en la pandemia que nunca se fueron de Bogotá

Los trapos rojos del hambre en la pandemia que nunca se fueron de Bogotá

El hambre necesita intervenciones urgentes en Bogotá. Los trapos rojos vistos durante la pandemia colgados en puertas y ventanas permanecen en muchos lugares

Por: David Saavedra Murcia, Concejal de Bogotá
marzo 12, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Los trapos rojos del hambre en la pandemia que nunca se fueron de Bogotá

Los trapos rojos que se vieron en Bogotá durante la pandemia colgados en las puertas y ventanas de las casas en algunas localidades como grito de hambruna, no se han ido de la ciudad.

La histórica pobreza del país ya no se está izando en las puertas y ventanas de las casas de miles de hogares, es una realidad dolorosa que sigue en la capital del país y que necesita acciones urgentes y concretas. En Bogotá, cerca del 25% de la población está pasando hambre, las familias se están acostando con uno o dos platos de comida al día por falta de recursos según la FAO.

La principal causa de la reducción del acceso alimentos es, sin duda, la inflación que se ha registrado en los últimos años y, que, a pesar de los esfuerzos del Banco de la República por medio de su política monetaria, no sede lo suficiente. La inflación hace que el dinero rinda menos ya que los salarios no suben a la misma velocidad que el costo de vida, por lo que una familia de 4 personas que antes hacia mercado para 15 días con 400 mil o 500 mil, ahora pueda estar viendo que esa misma cantidad de dinero le alcanza para unos 10 días no más.

A esto hay que sumarle otro problema y es que la oferta alimentaria pública en Bogotá, es decir, la que se encuentra en las plazas de mercado administradas por el Distrito, no está cubriendo buena parte de la ciudad, por ejemplo, amplios sectores de las localidades de Suba y Engativá. Esto hace que los costos de los alimentos suban por el transporte de llevarlos desde Paloquemao, Corabastos o la plaza del Quirigua a barrios alejados.

Entre 2017 y 2021 se observa un aumento en la ciudad de 6.3% puntos porcentuales en los hogares donde se redujo el consumo de alimentos por falta de dinero u otros recursos. Las localidades que más tuvieron aumento fueron: Usme (20.3%), Bosa (19.1%), Ciudad Bolívar (18.2%), Tunjuelito (16.9%), Los Mártires (15.1%).

Uno de los puntos que más me ha llamado la atención, es el de las localidades donde empezó a ser más visible el hambre y que, históricamente, tenían niveles más bajos, Chapinero: de 1% a 2.6%, Engativá: de 2.8% a 7.3% y Suba: de 3.2% a 9.3%.

En materia de delgadez en adultos mayores de 65 años, llama la atención que en Bogotá se pasó del 10.7% en 2021 al 12.4% cerrando 2023. De igual forma, la proporción de bajo peso al nacer en niños y niñas en la ciudad, paso del 13.5% en 2020 al 16.1% finalizando el 2023.

Lo más preocupante es que la población más afectada por malnutrición son los niños entre los 0 y los 8 años, esta situación puede generar graves problemas de salud como: afectaciones al proceso de desarrollo motor y crecimiento físico, efectos negativos en el desarrollo cognitivo y reducción del coeficiente intelectual.  (OMS, 2005).

Según los expertos, la mala alimentación de niños y niñas puede afectar de manera importante el rendimiento académico, a partir de reducción de los niveles de atención y la capacidad de aprehensión de elementos de orden matemático o asociados a la comprensión de lectura, así mismo un niño mal alimentado tendrá mayores niveles de fatiga física y esto puede afectar su capacidad de aprendiz

Desde el Concejo de Bogotá, se anunció la creación de la bancada de la lucha contra el hambre, encabeza del Concejal David Saavedra, con el fin de poner en evidencia esta gran tragedia y diseñar estrategias efectivas que permitan enfrentar este flagelo que está tocando a la puerta de los hogares en la capital del país.

Hay que poner a funcionar de manera plena el servicio de comedores comunitarios para brindar alimento a las cerca de 484 mil personas con riesgo de inseguridad alimentaria severa y realizar una depuración de las bases de datos.

Entendiendo el rol estratégico que pueden tener los Bancos de Alimentos, se necesita identificar oportunidades de articulación operativa que permitan, entre otras, mejorar la distribución de alimentos hacia los territorios más afectados y ubicados en las zonas periféricas de la ciudad. Así mismo, se busca explorar la posibilidad de tramitar incentivos tributarios a la donación de alimentos y que haya una red de apoyo con transportadores para llevar los alimentos a donde se necesitan, expresó el Cabildante.

Finalmente, un componente estructural de la lucha contra el hambre es que haya empleo y empresa. Por eso, trabajaremos para impulsar la generación de apoyos a la nómina para que las pequeñas y medianas empresas cuenten con un alivio en el pago de los salarios y así se disminuya el desempleo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Síndrome de Estocolmo: el alimento de la corrupción en Colombia

Síndrome de Estocolmo: el alimento de la corrupción en Colombia

Nota Ciudadana
En el Caribe comes o pagas energía

En el Caribe comes o pagas energía

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--