Los errores de negociación en la política de 'paz total' del gobierno Petro

Los errores de negociación en la política de 'paz total' del gobierno Petro

La única forma de garantizar una paz total es con una política que potencie a las Fuerzas Militares y aumente su margen de maniobra y capacidad

Por: Juan David Restrepo
noviembre 21, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Los errores de negociación en la política de 'paz total' del gobierno Petro

Una de las principales propuestas del gobierno del presidente Gustavo Petro, es la negociación y desmovilización de los grupos armados ilegales en Colombia, además del sometimiento a la justicia de las bandas criminales que operan en el territorio. De estos grupos, principalmente se busca negociar con las fuerzas residuales de las FARC, con el ELN y con el AGC.

El presidente Petro busca con esta política sea la que termine o reduzca de forma sustancial la situación de conflicto armado interno en Colombia, por lo que ha dispuesto mesas de diálogo con cualquier grupo ilegal que busque acercarse a un proceso de negociación.

A pesar de que la iniciativa del gobierno Petro sea loable y de alguna manera lleve buenas intenciones, el hecho es que se está quedando atrás en conseguir una verdadera paz total o un sometimiento de los actores armados que operan en el territorio nacional.

El gobierno actúa de buena voluntad y está dispuesto a dar concesiones y beneficios para los grupos armados, sin embargo, estos grupos no están dispuestos a hacer lo mismo y más hacia un Estado que no consideran legítimo y con el cuál están en pie de guerra. De esta forma, los actos de buena voluntad del gobierno están siendo interpretados como actos de debilidad.

Y no es para menos, el gobierno está aumentando esta percepción no sólo frente a estos grupos sino hacia la población civil, por lo que se está cometiendo el error de mostrarse en igualdad de condiciones con estos grupos y no en sentido de autoridad de poder, el cual está respaldado legal y legítimamente, lo que le permite ejercer el control del territorio y la población del país.

De esta forma, el gobierno está cometiendo dos errores que se traducirán en una crisis de seguridad y política más adelante en Colombia.

  1. No crear una política de seguridad y defensa nacional fuerte
  2. Buscar negociaciones con los grupos y no imponer su voluntad y la fuerza del Estado por encima de los intereses de estos grupos.

En el primer punto, la única forma en que se pueda garantizar una paz total es con una política de seguridad fortalecida que potencie a las Fuerzas Militares y aumente su margen de maniobra y capacidad.

El presidente debe percatarse que la única manera de llegar a una paz total es a través de una guerra total contra estos grupos, donde su fuerza quede tan reducida que sólo les quede cómo única opción negociar. Sin esta reducción de capacidad de los grupos armados, lo único que estaría haciendo con ellos es darles tiempo y oportunidades para fortalecerse a costa de la inactividad de la Fuerza Pública.

En el segundo punto, los intereses de estos grupos, ligado a su financiación, sobrepasa cualquier propuesta económica que el gobierno pueda ofrecerles, por lo que en este punto no puede haber negociación alguna. Estos grupos ilegales sobreviven de rentas de narcotráfico, extorsión, secuestros, contrabando, etc; lo que les ha dado la ocasión de amasar enormes fortunas.

El gobierno debe perseguir las rentas y la financiación de estos grupos, además de arrebatarles el control territorial de forma más contundente para evitar que proliferen sus acciones. Sin financiación y control territorial, además de operaciones militares a sus cabecillas, provocará que estos grupos se vean en la condición desesperada de negociar. Es allí donde el gobierno puede ofrecerles el sometimiento o la derrota militar, ya queda a decisión de los líderes de estos grupos cuál escoger.

De acuerdo con las ideas presentadas, acciones complejas, una postura de fuerza y decisiones difíciles son necesarias para conseguir la paz total y no sólo una extrovertida voluntad de negociación.

Sin embargo, el presidente no está preparado para este peso de Estado debido a que muchas de sus acciones están basadas en matices ideológicos  o sentimientos morales ajenos al pragmatismo político.

Tal y como esta materia va tomando cariz en el tiempo que lleva el actual gobierno, se puede prever que pronto el señor presidente facilitará una crisis de seguridad considerable en el país, dejando a Colombia anticipadamente en una total debilidad y no una paz total.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
He tomado cursos de escritura creativa para ser escritor(a) pero sigo siendo un(a) idiota, ¿qué hago?

He tomado cursos de escritura creativa para ser escritor(a) pero sigo siendo un(a) idiota, ¿qué hago?

Nota Ciudadana
Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--