Opinión

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

Las imágenes de la literatura hacen parte de su repertorio y son el motor de su trabajo al que yuxtapone la unívoca cadena de comidas que no cambia nunca

Por:
octubre 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor
Gonzalo Fuenmayor, Macondo

Por fin podemos salir a galerías y observar obras de arte cumpliendo todos los protocolos que nos obliga el miedo. En la galería El Museo me interesó la exposición de Los Macondos, Gonzalo Fuenmayor presenta una serie de dibujos en carboncillo donde el logotipo icónico de la cadena de comidas rápidas McDonald’s se fusiona de manera natural con el nombre del pueblo mítico de Cien Años de Soledad: “Macondo”. El lugar de comida rápida, barata e insípida que es una cadena comercial donde todo es exactamente igual, el artista da el salto al vacío y llega al Macondo de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez donde las generaciones cambian, donde la vida está en otra parte, donde los personajes tienen identidad propia. Un lugar donde solo es posible en su realismo mágico.

La obra de Gonzalo Fuenmayor refleja la doble identidad cultural que marca su visión del mundo y su práctica artística: la colombiana y la norteamericana. Su abuelo Alfonso Fuenmayor fue uno de los representantes del Grupo Barranquilla. Conjunto de grandes creadores donde García Márquez fue uno de ellos y quienes fueron los mayores trasgresores del siglo XX en Colombia mientras buscaban en su mundo tropical, la fuerza del Caribe.

 

 

Gonzalo Fuenmayor nació en 1977, oyendo el ímpetu, el atrevimiento y las proezas de ese mundo que salió y floreció en varias direcciones creativas de un lugar pequeño y perdido que se llamó “La Cueva” en Barranquilla, que es su ciudad natal. Es imposible que esa dimensión de mente no haya permeado toda esa actividad profesional que se ha desarrollado en Estados Unidos. Vive y trabaja en Miami.

El artista retoma los pequeños mundos universales para aplicarlos a sus investigaciones artísticas donde trabaja en carboncillo. Las imágenes de la literatura hacen parte de su repertorio y es el motor fundamental de su trabajo y le yuxtapone la unívoca cadena de comidas que no cambia nunca. El estándar es la marca y el sabor. Y como lo ha hecho hasta el cansancio Antonio Caro con la tipografía de Coca-Cola para escribir Colombia. Fuenmayor utiliza las letras de Mac Donald para encontrarle aviso a Macondo.

 

En su trabajo lo he visto trabajando el racimo del banano que se remonta a los crímenes y a los cadáveres de la United Fruit Company, y las voces de sus líderes al olvido en los ferrocarriles. En estos trabajos une lo natural de la fruta con el adorno del candelabro. Imágenes contradictorias que llevan su carga de ironía.

 

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cómo entender la barbarie

Cómo entender la barbarie

La sexualidad de la naturaleza

La sexualidad de la naturaleza

La seducción y la ironía

La seducción y la ironía

Botero, un seductor de la sensibilidad

Botero, un seductor de la sensibilidad

El hombre que cambió el destino

El hombre que cambió el destino

De heroína muda a reina del Pop

De heroína muda a reina del Pop

Verbo América

Verbo América

La construcción de lo americano

La construcción de lo americano