Las obstinadas familias que buscan oro con 'La Nativa'

Las obstinadas familias que buscan oro con 'La Nativa'

En el Bajo Cauca, varias familias prosiguen en la minería mientras buscan otra forma de lograr su sustento. Una familia creó La Nativa: su herramienta de trabajo

Por: Carmelo Antonio Rodriguez Payares
abril 11, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Las obstinadas familias que buscan oro con 'La Nativa'

Nativa, del latín natīvus, es un adjetivo que hace referencia a aquel perteneciente o relativo al lugar en que ha nacido, y esa definición que nos trae el diccionario de la RAE le sirvió a Yondrid Cossio Correa, uno de los artífices de esta crónica, para ponerle el nombre a la máquina que se ideó con su familia como herramienta de trabajo – en el sentido figurado, por cierto -, para ejercer una actividad que ellos heredaron de sus ancestros y que por muchas razones que nadie ha logrado entender, distintos gobiernos de hace más de 30 años no han podido o no han querido, ¡vaya uno a saber!, darle una reglamentación que les permita a quienes la ejercen, hacer ese trabajo sin la zozobra diaria de tener que enfrentar un pelotón de uniformados que, amparados en el ominoso Decreto 2235 del 2012, procedan a incinerar un aparato que para muchos de ellos es el medio para llevar el pan a sus mesas con honradez, mientras que para los que conducen la nave del Estado sea, por el contrario, la fuente de ingresos que alimenta al dragón de los violentos.-

Así fue como los calificó el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, horas después de conocer la reacción de varios mineros al enterarse de primera mano sobre la quema de varios de estos aparatos que deambulan por las aguas de los ríos contaminados del Bajo Cauca a la buena de Dios y a la mala del diablo, hecho que fue tomado como el Florero de Llorente para iniciar un paro que ya cumple un mes, y por lo que se intuye parece que se quedará en una especie de limbo merced a que ninguna de las partes, los mineros y el Gobierno, saben cómo carajo se desata semejante nudo gordiano, solo por la indelicadeza de no consultarles a las personas de sentido común que sin cobrarles un peso, les podrían ayudar a salir del embrollo, pero al parecer esto irá para largo.-

Y mientras aquellos buscan una salida, ojalá pronta y pacífica, digamos que por el otro lado una familia, de ascendencia chocoana que echó raíces en El Bagre, ha dedicado todos sus esfuerzos en una tarea que si no fuera real, la podríamos comparar con lo que hace más de 415 años describió ese gran talento literario como lo fue Don Miguel de Cervantes Saavedra en su magistral obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, cuando puso a su protagonista a enfrentarse con unos supuestos gigantes, mientras que la realidad decía que no eran otra cosa que “molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino”.- Pero no hubo poder humano que le hiciera entrar en razón al Quijote, ni siquiera su fiel escudero y es por eso que cobra valor la tenacidad de esta familia, que a pesar de saber que se enfrentan a un verdadero gigante, no dan su brazo a torcer.- Por el contrario, son los primeros en reclamar una rápida ley para subsanar las consecuencias que le ha traído a toda la región esta nueva crisis.-

Pues bien, los hijos del estimado Romelio Cossio Aguilar, un personaje que fue definitivo en la consecución de la municipalidad de El Bagre por allá por el año de 1979 y hoy jubilado de la compañía minera, y de la docente Wenceslada Correa Lemos, ambos con más de 50 años de permanencia en la población, decidieron hacer rancho aparte animados por el tercero de ellos, Yondrid, un tecnólogo electromecánico, quien invitó a Alex y de paso al resto, es decir, a Karol, Nayibe y Mónica, de que ya era el momento para iniciar lo que muchos expertos llaman un “emprendimiento”, pero a escala superior porque se trataba de construir una draga con lo aprendido en sus trabajos en la actual Mineros Aluvial, en donde estuvieron vinculados, tanto Alex como Yondrid.-

Y fue así como en el mes de octubre del año pasado se dieron a la tarea, cual Noé en la construcción de su Arca, de hacer realidad un sueño como era el de tener una máquina capaz de extraer el oro en una tierra por la que hace más de medio siglo pasaron las dragas de la entonces compañía Pato Consolidated Gold Dredging Limited, las mismas que a falta de una normativa eficaz dejaron a su paso centenares de miles de metros cúbicos de cascajo a la intemperie en lo que podría considerarse como la primera etapa de la devastación del Bajo Cauca antioqueño, solo que para esa época no existían las rígidas normas que hoy buscan defender a todo el planeta cuando tenemos al frente la realidad del cambio climático.- Esas eran otras etapas en donde todos creíamos a pie juntillas que nuestros recursos naturales eran infinitos.-

Entonces se hizo realidad la maqueta y los planos dibujados en los papeles y que por meses estuvieron en las mentes de sus creadores, para ver flotar el aparato al que nadie puso en duda que el nombre le caía de perlas: La Nativa, como lo reafirma hoy toda la familia cuando subrayan que ha sido el fruto de los bagreños, que creen en su gente de tal manera que hoy tienen un equipo compuesto por 10 trabajadores de oficios varios, 2 operadores de las retroexcavadoras, 2 ayudantes para esos aparatos, 4 operadores de la draga, 1 capitán, 1 mecánico, 2 soldadores, 2 en la parte logística, 1 secretaria y 2 mujeres que se encargan de preparar la comida a todo el personal que, en tiempos normales de trabajo, ocupan las 24 horas que trae un día.- Solo que ahora, por razones fáciles de entender, se encuentran de brazos cruzados.-

“Pero esto no fue ni a la loca ni a las tontas”, le dice al redactor el responsable del proyecto, al precisar que antes de armar la draga ya habían entrado en buenos tratos con el señor Abraham Córdoba, dueño de unas tierras con muchas posibilidades de llevar el mineral en sus entrañas, no obstante haber sido explotadas, como ya se dijo.- Están ubicadas en el sector de Cocohondo en Jobo, en la margen izquierda del río Nechí, en donde dicho sea de paso funciona una sociedad minera conocida como Emijon, bajo la tutela y el ojo vigilante de Mineros Aluvial y que ya lleva más de nueve años de actividades sin mayores tropiezos.-

Y con el panorama despejado y dispuestos a esperar una respuesta positiva de parte de la empresa más grande asentada en la región, para trabajar de manera conjunta en la extracción del oro, La Nativa comenzó sus actividades bajo las actuales normas y con un plan de respeto a la naturaleza con el fin de facilitar su entrada a un proceso de formalización que nunca ha llegado, hasta que los sorprendió el paro con las quemas de unas máquinas cercanas, pero siempre dispuestos a dar la cara, tanto por el origen de los dineros invertidos en su proyecto, así como en la legalidad de los contratos de las 23 personas que también creyeron en la iniciativa, pero que hoy esperan una respuesta.- Fue asi como a la empresa Mineros se le elevó la consulta sobre una posibilidad de trabajar en uno de los sitios que ya no explota pero que es intocable porque pertenece a un título expedido a perpetuidad, y ha sido imposible conocer una respuesta, dice Yondrid quien no pierde las esperanzas en su justa causa porque su ADN es la minería.-

Ellos, por supuesto, no pertenecen a lo que en otras épocas se llamaba la rancia aristocracia que pertenecen a familias pudientes, por el contrario, muchos los hemos visto crecer al lado nuestro, en el sector de Bijao, prestándole ayuda al que puede y es esa la razón por la cual le han pedido al gobierno, de muchas maneras, que los escuchen, que no son ningunos palafreneros ni testaferros de carteles algunos y prueba de ello es su otra actividad en la fincal Agrominera la Mano de Dios, en donde tienen arboles para la reforestación de los terrenos.- Alli están las semillas sembradas de roble, guayabo, mango, cantagallo, zuribio, almendro y otras especies propias de la región.-

Eso si, a todos los mineros del Bajo Cauca les cabe una especie de mea culpa porque no pueden, de la noche a la mañana, salirse de manera fácil de lo que le ha pasado a nuestros espejos de agua, lagunas, ríos y demás, pero también se sabe que ellos como a cualquiera, se les puede permitir una segunda oportunidad sobre la tierra y que el gobierno actual les permita poner en practica la reinvindicacion de un territorio que nunca tuvo la culpa de llevar en sus entrañas ese material que causa la codicia de muchos: el oro.-

No es sino leer algunos apartes de la historia que dice: “Al pisar Colón por vez primera tierra americana, en la isla Guanahaní (San Salvador), el 12 de octubre de 1492, observó que las azagayas de sus habitantes eran “unas varas sin fierro”.- Al día siguiente, en el Diario de su primera navegación y descubrimiento, anotó: “Y yo estaba atento y trabajaba de saber si había oro, y vide que algunos de ellos [indios de San Salvador] traían un pedazuelo colgado en un agujero que tienen a la nariz, y por señas pude entender que yendo al sur o volviendo a la isla por el sur, que estaba allí un rey que tenía grandes vasos de ello, y tenía mucho”.- Es este el primer relato sobre la existencia del oro y la falta del uso del hierro en los aborígenes del Nuevo Mundo.-

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Nota Ciudadana
Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--