Opinión

La polarización se acaba por W. O.

¿Está realmente dividida la opinión pública en Colombia en dos extremos opuestos ante la próxima elección presidencial?

Por:
enero 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La polarización se acaba por W. O.

¿Existe actualmente la polarización política en Colombia o es sólo el enfrentamiento de parte de un mismo grupo político que detentaba el poder y se siente traicionado, con otra que lo ganó a sus expensas? ¿Puede decirse que hay polarización política si los dirigentes políticos con apoyo popular abarcan toda la gama del espectro ideológico más o menos repartido en partes iguales? Vale la pena recordar que la polarización política se define como el proceso por el cual la opinión pública se divide en dos extremos opuestos. ¿Es ese el caso de Colombia ante la próxima elección presidencial?

Argumentos al canto. Primero, los dos grupos que forman los extremos políticos: la Fuerza Unida Revolucionaria del Común, Farc, de extrema izquierda marxista-leninista, y el grupo significativo de ciudadanos que lidera el exprocurador Alejandro Ordóñez, de extrema derecha, religioso ultramontano, registran menos del 2 % de apoyo en las encuestas, muy por debajo del margen de error. Segundo, el mundo político está tan poco polarizado que hace esfuerzos desesperados por unir grupos políticos con alguna identidad ideológica porque ninguno se siente con la fuerza suficiente para pasar solo a la segunda vuelta electoral, que es lo contrario a la polarización en la cual hay cortes dramáticos y masivos en la opinión pública. Tercero, el candidato presidencial que lidera en las encuestas, Sergio Fajardo, tiene como tema de campaña la superación de la confrontación política alrededor del acuerdo de paz, por considerar que es un logro importante  que hay que apoyar y desarrollar de acuerdo a las disposiciones legales, pero que hoy hay otros temas que preocupan más a los colombianos: la corrupción, la falta de educación de calidad, el desempleo y por supuesto, la concordia política.

Poco se menciona el hecho de que para pelear se necesitan dos y uno de los protagonistas de la polarización creada por el acuerdo de paz, el presidente Juan Manuel Santos, a quien la historia le reconocerá sus logros en la pacificación de la Nación, como se lo ha reconocido la comunidad internacional, abandona la escena sin heredero político, puesto que en una decisión que raya entre lo incomprensible  y lo increíble, su partido, que fue durante su mandato la principal fuerza parlamentaria, no tiene candidato presidencial. Y el otro protagonista el expresidente Álvaro Uribe Vélez, permanece en la palestra con un candidato sin carisma ni experencia, reconocido por su mesura, como Iván Duque, forzado a buscar una alianza antes de la primera vuelta. O sea, la polarización se acaba por W.O.

 

 

Polarización hubo en Colombia cuando se estableció
el sistema de las dos vueltas
y los dos partidos tradicionales aún mantenían su fuerza electoral

 

El sistema de las dos vueltas electorales tiene como propósito generar una mayor gobernabilidad al Presidente de la República. Agrupar en la segunda vuelta alrededor de los dos candidatos mayoritarios a grupos políticos que puedan identificar  intereses comunes y hacer pactos y concesiones. Forzosamente el mundo político se divide en dos pero nada hay más alejado de la polarización que eso, porque es justamente un resultado de acuerdos entre los diferentes grupos que se enfrentaron en la primera vuelta. Polarización hubo en Colombia cuando se estableció el sistema y los dos partidos tradicionales aún mantenían su fuerza electoral, de modo que en las elecciones en las cuales resultaron triunfadores Ernesto Samper y Andrés Pastrana la segunda vuelta fue simplemente la repetición de la primera. Luego vino Álvaro Uribe, quien interpreto fielmente el querer nacional de combatir las Farc, que le alcanzó para reformar la Constitución en beneficio propio y ganar dos elecciones en la primera vuelta. Las dos elecciones donde ganó Juan Manuel Santos, fueron producto de alianzas políticas y solo entonces el sistema de las dos vueltas se vio en acción. La próxima elección presidencial es la madurez de ese sistema. Los cuatro candidatos que encabezan las encuestas tienen intenciones de voto cercanas, representan diversos enfoques políticos, unos más cercanos que otros, todos apoyan con sus respectivas reservas el acuerdo de paz, y alrededor de dos de ellos terminará agrupándose todo el espectro político. O sea, la definición de una sociedad pluralista no polarizada. ¿Será que nos estamos civilizando y no nos hemos dado cuenta?

-Publicidad-
0
827
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El naufragio de la derecha

El naufragio de la derecha

Sin Congreso no hay Gobierno

Sin Congreso no hay Gobierno

Por qué no nos ha llevado el diablo

Por qué no nos ha llevado el diablo

Un curioso abuso de las mayorías

Un curioso abuso de las mayorías

Un monje cibernético

Un monje cibernético

Una versión sorprendente

Una versión sorprendente

Un ciego con un fusil

Un ciego con un fusil

Entre varios fuegos

Entre varios fuegos