La poesía, eso que nos queda

"Ese género menospreciado por algunos rescata algo de nuestra infancia perdida y resignifica el olvido, la muerte, el amor y el desamor"

Por: Roberto Núñez Pérez
junio 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La poesía, eso que nos queda
Foto: Pixabay

Fueron pocas veces las que Dante, el autor de La divina comedia, vio a su amada Beatriz. Sin embargo, para siempre ella marcaría su espíritu e inspiraría una de las más grandes obras de la literatura universal. Su muerte lo devastó, sin embargo lo llevó a decidir “a no hablar de aquella alma bienaventurada hasta tanto que pudiera hablar de ella más dignamente”, como lo expresó en su libro La vida nueva. De su dolor y decisión nacerían sus mejores textos.

Gustavo Adolfo Bécquer, el romántico español, también escribió sus mejores poemas a partir de sus trágicos amores o desamores. Por su lado, Wilfred Owen creó sus Poemas de guerra con base en su experiencia en el frente durante la Primera Guerra Mundial. Podríamos citar a muchos otros poetas quienes a partir de la tragedia personal o colectiva construyeron magníficas obras literarias. Por lo pronto, basta.

Y no quiero decir con lo anterior que solo con base en el dolor se pueda escribir. También se puede cantar a la alegría, a la vida bohemia y al sexo. Los ejemplos abundan: Li Bo, Anacreonte, Bukowski. Claro está, las emociones por sí sola no bastan. Como afirma el poeta brasileño Carlos Drummond en su poema Búsqueda de la poesía: “lo que piensas y sientes, eso todavía no es poesía”. Lo que intento recalcar es que al final de la alegría o la tragedia, nos queda la poesía. Ese género menospreciado por algunos rescata algo de nuestra infancia perdida y resignifica el olvido, la muerte, el amor y el desamor.

En los tiempos de pandemia que vivimos llama la atención la circulación de poemas por las redes virtuales. No voy a hablar de la calidad de ellos, lo que merecería otro artículo. Quiero resaltar aquí el hecho de que es la poesía la que nos ayuda a sobrevivir. Los amigos se envían vídeos o textos para compartir y soportar tan duros días. Se siguen realizando encuentros poéticos, esta vez de manera virtual, como el que se llevó a cabo el 31 de mayo: por iniciativa del Movimiento Poético Mundial, poetas de 12 países compartieron sus escritos.

Bien nos lo recuerda el poeta Nezahualcoyotl:

¿Con qué he de irme?

 ¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra?

 ¿Cómo ha de actuar mi corazón?

 ¿Acaso en vano venimos a vivir,

 a brotar sobre la tierra?

 Dejemos al menos flores

 Dejemos al menos cantos

Al final, lo que queda claro es que todo pasa y que de nuestras alegría, placeres, miedos y terrores solo nos quedará eso: la poesía.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Proyecto cultural para Bucaramanga

Proyecto cultural para Bucaramanga

Nota Ciudadana
La poesía se toma Bogotá

La poesía se toma Bogotá

Nota Ciudadana
Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Nota Ciudadana
Elogio del amargado

Elogio del amargado